El histórico fallo a favor de las comunidades de Quintero y Puchuncaví

Editorial de Fundación Terram sobre fallo de la Corte Suprema por los episodios de contaminación masiva en la Bahía de Quintero.


Este martes, la Corte Suprema acogió los recursos de protección que interpusieron 18 organizaciones sociales –entre ellas Fundación Terram- y personas naturales, debido a los eventos de contaminación acaecidos los días 21 y 23 de agosto y 4 de septiembre de 2018 en las comunas de Quintero y Puchuncaví, los cuales dejaron más de mil habitantes de dichas comunidades en alarmantes estados de intoxicación.

Este fallo histórico viene a reconocer el deber del Estado de cautelar el derecho humano a vivir en un medio ambiente libre de contaminación y la salud de las personas, los cuales fueron evidentemente transgredidos por las empresas pertenecientes al Parque Industrial Ventanas (PIV) y el Estado de Chile, que desde 1954 ha destinado este territorio a un desgastante y constante sacrificio ambiental.

En el fallo, el máximo Tribunal reconoce a los responsables de esta tragedia, los cuales son: las empresas ENAP Refinerías S.A., Enel Generación Chile S.A., Copec S.A., Epoxa S.A., GNL Quintero S.A., Oxiquim S.A., Gasmar S.A., Codelco Chile División Ventanas, Cementos Bío Bío S.A., Puerto Ventanas S.A., Aes Gener S.A., Asfaltos Chilenos S.A.; y al del Estado de Chile materializados en órganos como el Ministerio del Medio Ambiente, el Ministerio de Salud, la Superintendencia del Medio Ambiente, la Dirección Regional de la Oficina Nacional de Emergencia de la Quinta Región, la Dirección Nacional de la Oficina Nacional de Emergencia, el Ministro del Interior, el Intendente de la Región de Valparaíso, la Secretaría Regional Ministerial de Medio Ambiente de Valparaíso, la Secretaría Regional Ministerial de Salud de Valparaíso, la Municipalidad de Quintero, la Municipalidad de Puchuncaví, el Servicio de Evaluación Ambiental, la Intendencia de la Región de Valparaíso y hasta el Sr. Presidente de la República, Sebastián Piñera.

Y a través de 15 medidas ordena que el Gobierno tome acciones concretas para dar una respuesta contundente a las comunidades afectadas y, con ello, da pie para que las organizaciones ciudadanas y locales fiscalicemos su cumplimiento a cabalidad, exigiendo, por ejemplo, la realización de estudios que determinen de una vez por todas la naturaleza y características precisas de los gases, elementos o compuestos producidos por todas y cada una de las fuentes presentes en la Bahía de Quintero; así también, exigiendo que las instalaciones y fuentes reduzcan sus emisiones a parámetros pertinentes que deberán ser dictados por la autoridad administrativa a la brevedad.

Desde Fundación Terram ha trabajado desde 2008 en esta y otras zonas de sacrificio, denunciando el actuar de las empresas y las faltas constitucionales en las que el Estado ha incurrido, las cuales han afectado a la salud de estas comunidades. Es así como también hemos sido testigo del camino que han trazado las organizaciones de Quintero y Puchuncaví para concientizar a la población nacional sobre su realidad, la cual sigue siendo urgente solucionar.

 

Revisa el fallo de la Corte Suprema aquí: Fallo Quintero
Revisa el análisis de Terram “La negligente realidad de la Bahía de Quintero”.

Los comentarios están cerrados.