Gerente de Enel niega que plantas de bocamina sean responsables de la contaminación por metales pesados en Coronel

El gerente de generación térmica, Michele Siciliano, realizó sus descargos ante las denuncias que hizo el alcalde de Coronel, Boris Chamorro, y aseguró que "la metabolización de los metales pesados es algo que está relacionado a lo que se toma o lo que se come". Fuente: El Mostrador, 21 junio de 2019.


El gerente de generación térmica de Enel, Michele Siciliano, respondió a las acusaciones hechas en El Mostrador por el alcalde de Coronel, Boris Chamorro, y negó que las plantas de bocamina 1 y 2, así como el vertedero de cenizas propiedad de la empresa eléctrica, sean las responsables del aumento de las enfermedades y la presencia de metales pesados en niños.

Chamorro denunció en el podcast Al límite del Colapso –conducido por el editor general del diario, Héctor Cossio– que estas centrales termoeléctricas, más otra perteneciente a Colbún, han generado graves consecuencias en la salud de la población, porque la comuna ha sido testigo del aumento de las enfermedades respiratorias, de los casos de cáncer y de fibrosis pulmonar, una enfermedad que hace 5 años no era conocida en la zona.

A ello, se suma la constatación de la presencia de metales pesados en niños, incluso menores a 4 años, de acuerdo a estudios del Instituto de Salud Pública, situación que –dijo– ha generado un panorama de «desesperanza».

Ante ello, desde la sede de Enel en Santiago Centro, Siciliano dijo a El Mostrador que, si bien entiende la preocupación del alcalde, sus acusaciones no son «exactamente» la verdad. «Las dos unidades generadoras de bocamina cuentan con la mejor tecnología medioambiental. Hay planta de sulfurización (…) hemos decidido nosotros, fuimos los pioneros en hacer el plan de descontaminación de Coronel, y transmitir online los datos de emisiones de la planta al SMA, a la autoridad que debe fiscalizar. Entonces, esa fiscalización nueva se puede hacer en cualquier momento. Estamos transfiriendo los datos que estamos monitoreando, y que podemos ver en la sala de control».

El ejecutivo también dijo que «en Coronel no estamos solo nosotros», aludiendo a la presencia en la zona de la termoeléctrica Santa María, de Colbún, ligada a la familia Matte, y negó que el vertedero de cenizas que se encuentra en el radio urbano de dicha ciudad tenga responsabilidad en la contaminación de metales pesados en menores de entre 0 y 4 años.

-¿Usted descarta que las dos plantas de Enel sean las que están generando esta contaminación?
-Yo creo que sí. Lo descarto.

Metales pesados

‘¿Dónde tenemos los metales pesados nosotros?», se pregunta. «En el carbón y en la ceniza», responde. «La ceniza la tenemos en el vertedero, porque una cosa que escucho frecuentemente es que el vertedero es la causa de los metales pesados en los niños. La ceniza no es un ril peligroso. ¿Cómo demostramos eso? Haciendo análisis sobre la ceniza, con laboratorios independientes, certificados, que tienen la obligación de tomar la muestra, hacerle análisis, y comunicar el resultado contemporáneamente a nosotros y a la autoridad. Entonces no hay posibilidad alguna de hacer algo raro’, afirma.

El ingeniero mecánico argumenta que los análisis de los metales pesados de la ceniza muestran una concentración que está siempre mucho más abajo de la norma. «La norma de diferimiento en Chile prevé que la concentración máxima es 5 miligramos por litro. El análisis muestra que para cualquier metal pesado, cadmio, níquel, mercurio, arsénico, estamos alrededor de los 0,05. En el tema de metales pesados, que es un tema importante, tenemos que ver cuál es la calidad de la vida de las personas, qué toman, qué comen, cuándo pasa, qué están haciendo, y buscar la forma de ver cuál es la causa de verdad».

La metabolización de los metales pesados –añade– «es algo que está relacionado a lo que se toma o lo que se come. Además, el área de Coronel es un área mineral, donde naturalmente en la tierra y en la napa, hay una concentración de metales pesados que en comparación con cualquier otro lugar del mundo, es más alta. En general, Chile es un territorio donde esta concentración de metales pesados es más alta porque es un territorio vulcánico. Es un fenómeno normal».

En ese sentido, el gerente de generación térmica descartó que sean las plantas de bocamina 1 y 2 las que estén generando la contaminación en Coronel. «En este momento, todos los estudios que hemos hecho de manera independiente, no muestran una relación causa-efecto entre funcionamiento de la planta y el incremento de los metales pesados en la sangre de los niños».

Y añade: «Está bien que esté preocupado el alcalde de Coronel. Nosotros también tenemos la voluntad de participar en lo que podemos, con nuestros conocimientos, con nuestros recursos, a mejorar la calidad de la vida, pero de verdad tenemos que responsablemente comunicar lo que pasa para no generar preocupaciones inútiles en la población».

Vertedero de cenizas

Respecto al vertedero, el ejecutivo sostiene que «a pesar de que el vertedero tiene todas las autorizaciones, el vertedero es una instalación que cuando fue construida, se hizo con una separación impermeable entre la tierra. Hay una obligación, que es consecuencia de la RCA, que nos obliga a cerrar el vertedero. Nosotros, en un marco más general, hemos decidido mejorar la modalidad de cierre. Esa operación nosotros la estamos haciendo. Hemos terminado prácticamente un piloto (…) la RCA nos obliga a poner material inerte, después tierra y vegetales. Nosotros estamos poniendo una membrana impermeable, arriba la ceniza, estamos incrementando esta parte de tierra y estamos poniendo una vegetación, un experimento para buscar cuál es la vegetación autóctona que puede durar para siempre».

Siciliano también mencionó que el proceso de cierre del vertedero de cenizas ya se está llevando a cabo, asegurando que para mayo o junio del próximo año, el 70% de la superficie del vertedero estará cerrada, y el 30% cerrará en 2027. Asimismo, sostiene que el objetivo es promover la llamada economía circular, a través de la reutilización de las cenizas. «En 2018 hemos producido 150 mil toneladas de ceniza. De esos 150 mil, el 50 por ciento lo hemos utilizado en forma diferente, no está en el vertedero. bocamina 2, en 2019, de toda la ceniza que produjo, el 95% no está en el vertedero, está reutilizada en industria cementera».

El ejecutivo asevera que «todo esto se hace cumpliendo la ley, con una certificación de cada gramo que sale de la planta para ir al vertedero, o sale de la planta para ir al sitio de reposición. Entonces no entiendo esto de que no se está haciendo nada de concreto».

Llamados infructuosos

Michele Siciliano dice que ha tratado de comunicarse con el alcalde Boris Chamorro durante los últimos tres años para buscar una solución a la situación de contaminación en Coronel. Sin embargo, asegura que no ha recibido respuesta. «Si por un lado entiendo la preocupación de la autoridad municipal, por otro lado no entiendo cómo esta preocupación no se manifiesta con una promoción de soluciones, con interlocución, buscando junto con nosotros o cualquier actor que está trabajando en Coronel para buscar soluciones. Yo pedí mil veces un encuentro con la autoridad municipal. Nunca, nunca fui recibido».

El gerente dijo que la empresa firmó hace dos años un memorándum de entendimiento para poner a disposición de la comunidad 2 millones de dólares para trasladar la escuela Medel –cercana a la planta de bocamina–, pero que todavía no saben a qué institución hacer la entrega.

«Si hay esa preocupación, ¿por qué no se soluciona con un hecho práctico? Nosotros tenemos toda la disposición. Yo tengo toda la disposición a buscar una forma de interlocución con el alcalde, con los asesores, con toda la comunidad. ¿Cuál es el problema? Esto es un tema de interlocución. Esos dos millones de dólares, ¿por qué no nos dan la posibilidad de entregarlo? ¿Por qué hemos demorado meses para tener el permiso para hacer el vertedero? ¿Por qué hemos demorado 2 años en tener el permiso para realizar la cobertura de la cancha de carbón? Si hay una preocupación, siempre en el marco de la ley, no queremos hacer nada fuera de la ley, pero parece raro dos años para tener una autorización que normalmente debería demorar 15 días», se pregunta.

Además, puntualiza que hay otros 360 millones de pesos para proyectos de la comunidad que «están bloqueados». Con todo esto, el ejecutivo dice tener toda la disponibilidad para colaborar y buscar una solución al conflicto.

Los comentarios están cerrados.