Piñera inaugura Cardones-Polpaico y presidente de ISA defiende actuar «ético» en la región de Valparaíso

Jefe de Estado visitó la nueva subestación Cardones, en Copiapó, donde oficializó la puesta en marcha de la carretera eléctrica más grande del país y que mantiene un largo historial de conflictos en la Región de Valparaíso. Fuente: El Mercurio de Valparaíso, 21 junio de 2019.


Largos tres años y medio tuvo que esperar Interchile para que llegara este día. Ayer por la mañana, en las instalaciones de la nueva subestación Cardones (Copiapó), en la Región de Atacama, el Presidente Sebastián Piñera y el nuevo ministro de Energía Juan Carlos Jobet, dieron por inaugurada de manera definitiva la línea de transmisión eléctrica Cardones-Polpaico, que conecta cuatro regiones del país -entre ellas Valparaíso- a través de más de 1.700 torres de alta tensión en cerca de 753 kilómetros.

El proyecto, fuertemente resistido durante años por distintas comunidades de la zona, como la de La Dormida (Olmué), entró oficialmente en operación tras conectar el último tramo que les faltaba, Pan de Azúcar-Polpaico, de 500 kv, cuyo funcionamiento fue autorizado en una transmisión en directo que se realizó ayer con el Coordinador Eléctrico Nacional (CEN), con oficinas en Santiago.

Durante la ceremonia de este jueves, a la que también asistió el presidente de la empresa colombiana ISA -matriz de Interchile-, Bernardo Vargas, el Presidente Piñera destacó que la carretera eléctrica permitirá alimentar casi seis millones de viviendas mediante Energías Renovables No Convencionales (ERNC) que será transportada desde la zona norte del país, y que era justamente uno de los principales objetivos del proyecto dado el alto crecimiento que ha tenido dicho sector en el último tiempo.

«Todos sabemos que para el verdadero desarrollo integral, inclusivo y sustentable necesitamos integrar a nuestro país y establecer lazos que nos permita estar en permanente contacto. Por eso es que estamos dando un paso histórico al inaugurar el proyecto más importante en materia de transmisión de energía de los últimos treinta años, y que nos permitirá tener una matriz energética más económica, más sustentable, con energías limpias y sin carbón», sostuvo el Mandatario en su discurso de inauguración.

Recurso pendiente

Con la puesta en marcha del tendido eléctrico -que se comenzó a gestar durante el primer gobierno de Piñera, en 2012-, se deja atrás una larga historia de conflictos medioambientales con distintas comunidades y que provocó, en sus orígenes, una serie de acciones en la zona como la declaración conjunta de un grupo de alcaldes y parlamentarios en rechazo a la obra, o la propia comisión investigadora que se creó en la Cámara de Diputados y que concluyó que durante la tramitación del proyecto se vulneraron normas ambientales y existieron irregularidades en el proceso de participación ciudadana.

Sin embargo, y aun cuando la carretera ya se encuentra en funcionamiento, todavía queda pendiente la tramitación de un último recurso de nulidad que precisamente interpuso la comunidad La Dormida y que el Tribunal Ambiental de Santiago ordenó revisarlo.

Pese a ello, el presidente de ISA señaló ayer a este Diario que «estamos tranquilos porque sabemos qué hacemos las cosas bien», mientras que el gerente general de Interchile, Jorge Rodríguez, precisó que «todo proceso pendiente y todo tema legal tiene que ser (una) preocupación», agregando que «estamos atentos a tratarlos de la mejor manera».

Ambos personeros también tuvieron minutos para referirse a las complejidades por las que atravesó el proyecto durante su construcción, como la toma de una de las torres en Olmué y que se extendió por cerca de diez días, obligando la intervención del GOPE de Carabineros por la presencia de tres manifestantes a unos 40 metros de altura.

Defienden actuar

En esa línea, Vargas defendió de manera tajante el actuar de la compañía, insistiendo en que «nosotros somos protectores del medio ambiente, y ante todo somos éticos». «En el Grupo ISA no hacemos nada que se salga de esa línea. Jamás. Y eso funciona en un país, nosotros estaremos presentes, (aunque) así sea difícil», comentó el presidente.

«Las distintas realidades de cada región que atravesamos generaron situaciones muy desafiantes, muchas de ellas de imposible prever que se convirtieron en grandes obstáculos para el desarrollo del proyecto. Estos obstáculos nos dejaron sin duda grandes aprendizajes como empresa, así como también para el Gobierno en su interés de que continúe la llegada de inversionistas grandes de infraestructura al país», agregó Vargas.

Consultado sobre las diferencias que se encontraron en Chile, reconoció que «en los temas medioambientales creo que hay procesos que se pueden mejorar», sin antes agregar que «este países tan bueno para hacer infraestructura como cualquier otro en la región». Por su parte, el gerente general de Interchile apuntó a que existen «muchas lecciones tanto para la empresa como para las mismas autoridades».

«Nosotros ahora estamos en un proceso de recopilar y mirar cuáles son los puntos de mejoramiento que tienen que hacer cada una de las partes, porque hay muchos puntos por mejorar para las próximas ocasiones», puntualizó Rodríguez.

Los comentarios están cerrados.