Reingresan a evaluación ambiental proyecto solar por US$ 4.000 millones

La iniciativa está ligada a la firma coreana Andes Energy y ya contaría con recursos comprometidos para su desarrollo. Fuente: El Mercurio, 19 de julio de 2019.


Un nuevo intento está llevando adelante la firma coreana Andes Energy, tras reiniciar la tramitación del proyecto fotovoltaico Bundang-Gu. Esto, tras el rechazo que sufrió la iniciativa el año pasado, luego de que la Comisión deEvaluación ambiental de Antofagasta (CEA) decidiera no aprobar la iniciativa, debido a que los antecedentes presentados por la empresa no permitieron garantizar que no provocaría efectos sobre la salud de la población.

Hoy vuelven a la carga, completando los documentos exigidos por la autoridad, y con una inversión estimada en unos US$ 4.000 millones. Se espera que en operación normal la planta produzca energía a partir de una fuente solar. A su vez, integrará un sistema de almacenamiento térmico de manera que se incrementen las horas de operación, más allá de la puesta de sol. Cuenta con una capacidad instalada de 707 MW y otra central de Concentración Solar de Potencia de 300 MW.

‘Estamos aprovechando la oportunidad que nos da el compromiso del Gobierno de ir reemplazando centrales a carbón con este tipo de energía. Este no es un proyecto que se hizo para especular, la inversión está garantizada y vendrá de fondos asiáticos, precisamente de Corea y China’, comentó Cristian Lincoqueo, gerente de sustentabilidad de Andes Energy. Del mismo modo, el ejecutivo adelantó que en las próximas semanas ingresarán a estudio ambiental un proyecto similar, que se ubicará en la Región de Tarapacá.

EGP suma proyectos

Ayer también se dio el inicio del estudio ambiental de otro proyecto fotovoltaico, se trata de Sierra Gorda Solar, propiedad de Enel Green Power (EGP), brazo renovable de la compañía italiana. Se espera que la inversión asociada a esta planta sea de unos US$ 400 millones, con una capacidad instalada de 404 MW, una línea de transmisión eléctrica de 220 kV y una subestación elevadora, que permitirán la inyección de la energía generada al Sistema Interconectado del Norte Grande.

Durante su fase de construcción promediaría unas 430 plazas de trabajo. La iniciativa es parte del crecimiento de energías renovables que impulsa Enel, que a la fecha cuenta con tres proyectos en carpeta que iniciarán su proceso de construcción durante el segundo semestre. En geotermia la italiana apunta a la expansión Cerro Pabellón (33MW), además de un proyecto solar en Copiapó (380MW), y otro eólico en la Araucanía (133MW).

Los comentarios están cerrados.