Coordinadora Nacional: Trabajadores del salmón preocupados por proyecto de ley

Marta Oyarzo, presidenta del Sindicato Nº 2 Yadrán y vocera de la Coordinadora, manifestó que “me preocupa que el Estado y el Congreso no consideren hasta ahora un plan de sustentabilidad para la industria”. Fuente: Aqua, 6 de julio de 2019.


La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Industria del Salmón y Ramas Afines, a través de sus organizaciones asociadas, manifestó su preocupación y rechazo al proyecto de ley que están impulsando en la Comisión de Medio Ambiente los senadores Guido Girardi, Jimena Ordenes, Isabel Allende y Carolina Goic.

Según lo explicado, estos congresistas “pretenden imponer un proyecto que complica las concesiones acuícolas, reduciendo los años de otorgamiento”. Además –dijeron–, estas no podrán ubicarse dentro de zonas de protección oficial y deberán mantener una distancia de 1,5 millas. El proyecto también solicita que las concesiones que no puedan ubicarse en zonas de protección ancestral, así como se complica la instalación en Magallanes.

Para la coordinadora, lo anterior “es sumamente preocupante debido a que hasta hoy día no existe una declaración de ley de caladeros de pesca que determine cuáles son las zonas habilitadas para que la industria pueda relocalizarse. Desde nuestro punto de vista, esto es inquietante, ya que, de  persistir este proyecto, tal cual está, puede terminar con la industria  y terminar  con nuestra fuente laboral. Eso sería sumamente grave para todos los que dependemos de este rubro”.

Marta Oyarzo, presidenta del Sindicato Nº 2 Yadrán y vocera de la Coordinadora, manifestó que  “me preocupa que el Estado y el Congreso no consideren hasta ahora un plan de sustentabilidad para la industria, que no consideren la opinión de los trabajadores y que se legislé con poca empatía hacia la  fuente de empleos más grandes de las regiones del sur”. Añadió que “cada vez que la industria se pasado por alguna inestabilidad, hemos sido nosotros los afectados. Recuerdo el año 2010, cuando se desato el  virus ISA y los trabajadores de la industria trabajamos limpiando las calles por $150.000”.

Por su parte, Danilo Barría, presidente del Sindicato Nº1 Pacific Star, expuso que “está bien que se regule, que se mejoren los estándares de la industria para que esta sea sustentable, pero esto no tiene por qué ser acosta de la estabilidad laboral de los trabajadores. Se tiene que legislar considerando y escuchando  todas las variantes, en lo social, ambiental y sobre todo lo laboral, sin olvidar que la salmonicultura es uno de los polos más importantes de desarrollo en las regiones del sur”.

Desde Fetracal, su presidente, Mauricio Navarrete, manifestó que “la industria debe ser regulada, pero sustentablemente para que no se vea afectado el trabajador. Reconozco que hoy día la industria aún le quedan muchas cosas por mejorar, pero se ha ido avanzando. Por lo mismo, creo que también el Estado debe avanzar en justa medida con estándares que mejoren la actividad y permitan la existencia de la salmonicultura en el tiempo”.

Similar opinión tuvo Sandra Barros, secretaria del Sindicato Nº3 de Los Fiordos, quien expresó que “respecto del proyecto de ley impulsado por el  senador Guido Girardi, considero que de llegar a ejecutarse seremos nosotros los afectado, ya que podemos perder nuestras fuentes de empleo y no podemos permitir que el Gobierno haga oídos sordos. Por lo tanto, ante una posible inestabilidad deben considerar un  seguro de para los trabajadores que sean afectados por posibles disminuciones o cierre de centros de cultivos”.

Finalmente, Elizabeth Pulgar, presidenta del sindicato Interempresa Trusal-Salmones Pacific Star,  expuso que “hoy, nuevamente, nos encontramos con una amenaza en el ámbito laboral, en el 2016 se nos prometió que la industria seria regulada para que fuera sustentable y esto lograría la estabilidad  laboral, pero hoy nos enfrentamos a un nuevo riesgo. Creo que el Congreso debería conocer un poco más a  la industria, y dejar de repetir lo mismo. La industria del salmón actualmente mueve al país en la economía. Es cierto  que se han cometido errores medioambientales y sanitario, pero se ha trabajado para no volver a cometerlos, y lo más  lamentable de esto que ahora que la industria está repuntando y que se han creado más fuentes empleos, se tenga esta nueva amenaza. Solo queda esperar que como trabajadores seamos escuchado alguna vez, y si este proyecto de ley llega a ser aprobado se cuente con un plan de contingencia para la gran cesantía que quedará”.

Los comentarios están cerrados.