Detectan nueve plantas con riesgo de contaminación similar a la que ocasionó crisis sanitaria en Osorno

Las plantas con problemas están ubicadas entre las regiones de O'Higgins y Los Lagos. Fuente: El Mostrador, 1 de agosto de 2019.


Cuando la situación en Osorno, ciudad que estuvo más de una semana sin agua potable, comenzaba a calmarse, una nueva fiscalización pone en alerta a otras sanitarias que presentan riesgo de contaminación similar a la que provocó el corte de suministro.

Los equipos de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), junto a funcionarios de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) inspeccionaron 108 plantas de producción de agua de un total de 174 a nivel nacional que tienen puntos de captación externa, es decir, que reciben agua desde ríos, lagos o fuentes distintas a pozos profundos.

Los resultados de la fiscalización que duró 10 días, detectaron que la situación está en óptimas condiciones, salvo en 9 plantas -un 8% del total- las que presentan riesgo de contaminación del agua con combustible vinculado a los equipos de generación eléctrica, lo que podría provocar un escenario similar a lo que pasó en Osorno.

Según informa el diario El Mercurio, se trata de sistemas medianos o pequeños, los cuales deben implementar soluciones urgentes. Los problemas se constataron en las regiones de O’Higgins (2 casos), Biobío (3), La Araucanía (1), Los Ríos (1) y Los Lagos (2), estos últimos vinculados a Essal, la responsable del derrame en Osorno.

De acuerdo al subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, quien supervisó la fiscalización, la SEC entregó instrucciones directas en tres de estos casos, para reducir los riesgos. En tanto, la SISS advirtió a todas las plantas, «pero con un especial énfasis en los sistemas de captación y disposición física y protocolos operacionales asociados a los grupos electrógenos de respaldo».

La autoridad fiscalizadora les dijo a las empresas que tenían que adoptar «medidas urgentes», para disminuir los peligros de contaminación del agua cruda con combustibles y «asegurar el cumplimiento normativo». En los 9 casos detectados no haía protocolos redactados «lo suficientemente robustos dada la experiencia en Osorno».

Estas empresas tienen 2 semanas para implementar uno, cuando vuelvan a ser fiscalizadas. Además tendrán que autoevaluarse en cuanto a sus sistemas operacionales y protocolos. Para esto, tienen 10 días.

Las restantes 66 empresas serán fiscalizadas durante agosto.

Los comentarios están cerrados.