Plantaciones masivas no es lo mismo que restauración forestal

Declaración de organizaciones de la sociedad civi.


Durante las últimas semanas, las organizaciones de la sociedad civil hemos observado con preocupación la confusión instalada en la discusión acerca de cuáles son los mecanismos más efectivos para absorber y mantener confinado el exceso de CO2, que está contribuyendo a la elevación paulatina de la temperatura de la Tierra y nos está llevando a una Emergencia Climática de proporciones. En una situación de emergencia, como la que se vaticina por el mundo científico, no se puede estar confundiendo a la población con medidas insuficientes o con meros oportunismos, para simplemente mantener el statu quo que, justamente, ha sido uno de los factores que nos han llevado a esta situación. No se puede seguir haciendo más de lo mismo.

A nivel mundial hay consenso en que los ecosistemas forestales nativos son determinantes para contribuir a capturar y confinar el CO2 excedente. En este sentido, es urgente defender y realzar el rol de los ecosistemas forestales nativos, ya que estudios científicos globales recientes que han sido publicados en prestigiosas revistas científicas como Nature y Science, así como otros estudios realizados en Chile, destacan a la restauración de ecosistemas forestales nativos como la solución más eficaz para mitigar el cambio climático. Lamentablemente, esta información no se ha difundido de la manera esperada en Chile, ya que a través de distintos medios de comunicación se ha desvirtuado el mensaje, destacando solamente a la plantación masiva de árboles, lo que está muy lejos de la restauración forestal. Para los ojos de la ciudadanía, puede parecer razonable la plantación masiva de árboles con fines de almacenaje de carbono, sin embargo, estos árboles deben permanecer en pie por el mayor tiempo posible para mantener el carbono almacenado y, por lo tanto, los objetivos y la ejecución del manejo forestal deberán estar en línea con ese fin. Si no es así, lo único que estamos haciendo es fomentar el mismo modelo forestal conocido, de extensas plantaciones de pino o eucalipto que se cosechan cada 10 o 20 años a tala rasa cuyo uso principal es pulpa o papel que esta lejos de fijar CO2.

El fomento a la restauración de ecosistemas forestales nativos es una excelente oportunidad para recuperar millones de hectáreas de bosques naturales y formaciones xerofíticas que hoy en Chile se encuentran en un avanzado estado de degradación, donde a través de un manejo que se oriente más allá de las plantaciones masivas se puede reducir la fragmentación, recuperar su biodiversidad, sanidad, crecimiento y cobertura. Muchas acciones para este fin no requieren de grandes inversiones; así lo han demostrado varios proyectos financiados por el Estado (Fondo de Investigación de Bosque Nativo). Si se orienta el fomento forestal en esta línea, también se podrían generar muchas opciones de trabajo en las comunidades locales, entregando una alternativa económica importante para el sustento económico de las familias del sector rural.

Ciudadanos y ciudadanas, hay que evitar caer en la confusión que se está generando a través de los medios de comunicación, pues las “clásicas” plantaciones forestales no son la respuesta más
adecuada para enfrentar al cambio climático, y tampoco convertirá a Chile en la Potencia Mundial Forestal Siglo XXI1, como se intentó reflejar en la reciente jornada de la Comisión Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación, del Senado. La evidencia científica es tajante y queremos destacar con firmeza que “la ciencia no se negocia”2, frase reflejada en la Conferencia Intersesional efectuada en Bonn del 27 de junio y que la hacemos nuestra, frente a la emergencia climática que se aproxima.

Como organizaciones de la sociedad civil, esperamos que el nuevo compromiso de reducción de emisiones que suscribirá Chile3 se enfoque de manera seria y coherente en aumentar la superficie de ecosistemas forestales nativos, trascendiendo más allá de realizar plantaciones masivas, implementando el manejo forestal en el tiempo para lograr el establecimiento y recuperación de ecosistemas y, en consecuencia, lograr un almacenaje de carbono perdurable.

Adhieren a esta declaración:

  1. Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN)
  2. Agrupación por la Conservación y Restauración de la Naturaleza – ACOREN
  3. Centro de Investigación para la Sustentabilidad, Universidad Andrés Bello
  4. Centro Ecoceanos
  5. Cerro, Vida y Resistencia del Valle de Aconcagua
  6. Colegio de Ingenieros en Recursos Naturales de Chile – CIRNACh
  7. Colegio de Ingenieros en Recursos Naturales de Chile A.G. – CIRN
  8.  Comité Pro-defensa de la Flora y Fauna – CODEFF
  9. Fundación Decide
  10.  Fundación Educándonos
  11. Fundación Plantae
  12. Fundación Terram
  13. Movimiento por la Defensa del Agua, la Tierra y la protección del Medio Ambiente – MODATIMA
  14.  ONG Asociación Ranita de Darwin
  15.  ONG FIMA
  16. ONG Greenlab
  17.  ONG Puchuncaví Nativo
  18. ONG Yanapanaku
  19. Red por la Defensa de la Cordillera
  20.  Red Chilena de Restauración Ecológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *