Archivos secretos del crudo iraní: el trabajador enfermo que ENAP ocultó tras intoxicación masiva

Un olor desconocido comenzó a emanar desde el Terminal Marítimo en Quintero de ENAP y se debieron tomar medidas de urgencia. Primero se sellaron piscinas con espuma, pero ésta se comenzó a volar con el viento. Luego se puso una carpa, pero un trabajador de la faena se enfermó. La seremi de Medio Ambiente de la región de Valparaíso también sufrió síntomas de intoxicación. Los testimonios, diligencias y documentos los revela BioBioChile. Fuente: Biobío Chile, 4 de septiembre de 2019.


Eran las 03:15 horas de la madrugada del 31 de agosto de 2018 cuando Alejandro Espinoza, asesor de prevención de riesgos de Suatrans -empresa especialista en atención de emergencias medioambientales-, dio aviso de lo que ocurría al interior del Terminal Marítimo de ENAP en Quintero. Tomó contacto de urgencia con la central de comunicaciones. Su aviso era simple, pero no menos preocupante: uno de los operarios había caído enfermo.

La firma externa fue contratada un par de días antes por la petrolera estatal. ¿Su misión? Quitar los residuos que se acumularon en piscinas. A éste se le había agregado un secuestrante (o aditivo) compuesto por formaldehído -que es cancerígeno- para disminuir los altísimos y peligrosos niveles de ácido sulfhídrico con los que venía desde Medio Oriente.

Tal como reveló BioBioChile, fue ese procedimiento -sumado al almacenaje a la intemperie- el que provocó emanaciones al interior de la planta previo a las intoxicaciones masivas en Quintero y Puchuncaví y a la hospitalización de dos funcionarias de la PDI que visitaron las instalaciones de la compañía. Pero eso no es todo, pues la seremi de Medio Ambiente también sufrió las consecuencias de la contaminación.

BBCL accedió a nuevos datos de la carpeta de investigación que lleva el Ministerio Público, en la que constan testimonios reservados de testigos y trabajadores, además de la primera declaración en calidad de imputado que se tomó a uno de los empleados de alto rango de ENAP.

Los documentos contienen también informes con las diligencias realizadas por la PDI, donde se detalla que la firma nacional no informó a las autoridades de los olores emanados ni las improvisadas medidas de contingencia que tomaron una que vez que se percataron de lo que ocurría en el recinto, que se encuentra bajo la lupa de Fiscalía.

Adios, Cabo Victoria

Tras la emanación de un potente hedor reportado por los propios trabajadores, debido al drenaje del agua que contenía el crudo iraní, ENAP debió reaccionar rápido.

Atrás había quedado el Cabo Victoria, buque que el 9 de agosto de 2018 ya había descargado miles de metros cúbicos de Iranian Heavy en Quintero, tras zarpar desde la región del Bío Bío. El agua extraída del crudo quedó en piscinas y el extraño olor -que había sido advertido por primera vez a las 19:30 horas del 17 de ese mes- aún se mantenía en el Terminal Marítimo de la estatal en la región de Valparaíso.

Los ejecutivos debieron ponerse a la obra. Primero, se ordenó que no se volviera a drenar el crudo y se convocaron reuniones, donde se discutió por primera vez de manera oficial el tema de las emanaciones, que ya llevaban tres días siendo percibidas en la planta.

En ese escenario fue que Hugo Salas, uno de los prevencionistas de riesgo del terminal, sugirió una solución improvisada para detener los olores: cubrir todas las piscinas donde hubo aguas filtradas del crudo iraní con espuma.

Pese a que ésta era utilizada comúnmente en caso de incendios, la idea hizo sentido y se procedió con el sellado.

“En este caso se aplicó para evitar la evaporación de gases y en algunos casos para evitar que continuaran saliendo olores, como medida paliativa”, declaró Salas ante la Brigada Investigadora Metropolitana de Delitos Contra el Medio Ambiente (Bidema) de la PDI, el 6 de junio de 2019.

El proceso era simple y la espuma -que viene en tambores- estaba en el mismo terminal. El componente se conectó a un dosificador, manguera y pitón “de alta expansión” de boca ancha, “cosa de generar un colchón rápido” para cubrir las piscinas.

En un principio las labores estuvieron a cargo de Restec, empresa externa dedicada a la seguridad industrial, y luego por operadores de ENAP, una vez que aprendieron la técnica.

El proceso resultó ser útil, pues según el propio Salas “disminuyó notoriamente la emanación de olores desde las piscinas” del terminal. Aunque… tenía una dificultad, pues -dependiendo de las condiciones del viento- literalmente se volaba y había que repetir el procedimiento.

Por eso, cuando personal de la PDI llegó a inspeccionar la planta de ENAP la noche del 25 de agosto de 2018, se encontró con la espuma repartida por Remodelación.

Parte del equipo de la policía civil lo conformaba la subcomisaria Alicia Saavedra, quien declaró: “Al recorrer el sector, me percaté de la presencia de restos de espuma, que se encontraba en ciertas partes de la piscina. Al parecer se había disuelto o había sido llevada por el viento”.

“Esta también estaba presente en ciertas áreas del suelo y de los estanques API. De forma inmediata iniciamos los peritajes respectivos”, acotó.

Ella también resultó intoxicada tras visitar la estatal, pero no es la única funcionaria pública que sufrió los efectos de la contaminación tras la inspección a varias empresas. Según consta en las pesquisas del Ministerio Público, la seremi de Medio Ambiente de la región de Valparaíso, María Victoria Gazmuri, también está dentro de los afectados.

“También estaba personal de la Seremi de Salud y uno de ellos consulta si sentían dolor de cabeza y varios funcionarios señalamos que efectivamente teníamos cefalea”, declaró la autoridad ante la PDI en calidad de testigo.

Pese a ello, el olor siguió. Así consta en actas de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) contenidas en la investigación del Ministerio Público. La primera de ellas hace referencia a la fiscalización registrada el 22 de agosto entre las 10:45 y 17:40 horas, ocasión en la que Sergio de la Barrera y Patricia Jelves, funcionarios de esa entidad, consignaron “fuertes olores al ingresar a las instalaciones” de ENAP, específicamente en las piscinas de los sectores Ampliación y Remodelación.

Dos días más tarde el propio de la Barrera -quien es jefe regional del organismo- volvió a reportar “un fuerte olor que era emitido de la superficie del líquido acumulado”.

Extracto de declaración de Hugo Salas
Extracto de declaración de Hugo Salas

En ese contexto, se optó por una nueva alternativa: cubrir con carpas.

“Recuerdo que en una ocasión, no recuerdo el día exacto, se comenzó a volatilizar la espuma, por lo que se apuró el tema del encarpado, para evitar que siguiera sucediendo”, agregó Salas.

Un informe de la PDI, en tanto, concluyó que “a modo de contrarrestar la emanación de olores, la empresa ENAP consignó en minutas y novedades que a contar del 20 y/o 22 de agosto del 2018 se agregó espuma, agua y lavó los separadores (piscinas), con lo cual se colige que intentaron moderar o disminuir el problema de la emanación de olores”.

Piscina encarpada tras volarse la espuma | Fotografía contenida en la carpeta investigativa
Piscina encarpada tras volarse la espuma | Fotografía contenida en la carpeta investigativa

Una vez que se concretó la nueva medida de mitigación, se debía retirar el líquido de la única piscina permitida para tratar estos excesos, antes de ser descargados al mar mediante un emisario. Hasta allí también eran enviadas aguas de otros procesos de la planta.

La transferencia de una piscina a otra, sin embargo, no estuvo exenta de complicaciones y es parte crucial de la investigación, pues el agua filtrada debía pasar por tuberías y luego una canaleta que estaba a abierta.

El traspaso de una zona a otra habría contribuido a que las emanaciones se prolongaran por varios días, según explicó el prevencionista Hugo Salas.

“Sin duda que el movimiento del agua en recorrido, se agita y puede facilitar la liberación de gases, lo que se tradujo en malos olores, pero no fue algo continuo, más bien esporádico y que dependiendo del viento o condición climática se sentía más o menos intenso”, detalló.

Canaleta al aire libre por donde pasó el líquido drenado | Fotografía contenida en la carpeta del Ministerio Público
Canaleta al aire libre por donde pasó el líquido drenado | Fotografía contenida en la carpeta del Ministerio PúblicoAl policlínico
Luego de cubrir la piscina, se debían retirar los residuos. Para ello se requirió de personal de Suatrans, empresa especialista en atención de emergencias medioambientales.

Según consta en la bitácora de trabajos de esa compañía, el equipo llegó a las 09:03 horas del 26 de agosto de 2018 a las dependencias de la estatal.

Una hora y 20 minutos después, tras una reunión con el jefe de Operaciones Terrestres del terminal, Carlos Lizana y con el Departamento de Prevención de Riesgos de ENAP, se decidió comenzar con las obras y se solicita evaluar la posibilidad de ingresar personal extra para retirar el producto restante.

Los trabajos comenzaron con la conexión de un camión de vacío y partieron succionando los residuos desde arriba de la carpa. No obstante, ENAP evaluó positivamente las labores, por lo que abrieron la cobertura y se permitió que los operarios entraran a la laguna. Todo ello, para que pudieran trabajar más rápido y bajo la mirada atenta de Edmundo Piraino, gerente de la Refinería Aconcagua, quien se presentó en el lugar.

Pero, el ejecutivo apuró aún más el proceso y solicitó a Suatrans aumentar nuevamente la dotación. El proceso continuó sin novedades, aunque bajo una advertencia: se sugiere precaución extra, pues las protestas en Quintero ya se habían desatado. Los ánimos estaban encendidos, habían manifestantes en el cordón industrial y cualquier movimiento podía llamar la atención de la población.

Edmundo Piraino, gerente Refinería Aconcagua | enap.cl
Edmundo Piraino, gerente Refinería Aconcagua | enap.cl

Fue así como se llegó al 31 de agosto. Esa noche se desarrollaba de manera normal, al igual que otras, salvo un sobresalto: una falla en el equipo de iluminación los dejó a oscuras. La situación logró superarse casi una hora después, pasadas las 01:00 horas.

Las faenas prosiguieron, pero a eso de las 03:15 de la madrugada Alejandro Espinoza, asesor de prevención de riesgos de Suatrans, dio un llamado de emergencia. Uno de los operadores de la empresa había caído enfermo.

“Se había sentido mal, presentando mareos y dolor de cabeza, por lo que se siguieron los protocolos de seguridad, siendo retirado del lugar con el apoyo del Sr. Carlos Joansen -operador rescatista de Suatrans”, consta en el registro de la firma.

Inmediatamente fue llevado al policlínico de ENAP en Concón, ubicado a unos 20 kilómetros del terminal. Allí fue recibido y monitoreado hasta que a las 05:21 horas fue atendido por el médico de turno de la estatal. El facultativo estimó que ya no tenía complicaciones.

Consultado ENAP por esta situación señalaron que estos hechos “ocurrieron muchos días después de las intoxicaciones y se produjeron con ocasión de una maniobra que nada tiene que ver con el crudo iraní”.

“Se trató de una limpieza de lodos de una piscina de decantación, que se mantiene periódicamente y que acumula aguas de todos los estanques del terminal. El trabajador resultó con mareos producto por el uso del equipo de respiración autónoma y se reincorporó a sus labores de manera inmediata. Vincular este hecho con las intoxicaciones de los días 20 y 21 es malicioso”.

El otro estanque

Hay puntos que faltan por aclarar. Cuando la emergencia estaba declarada, el director del terminal, Juan Pablo Rhodes, llevó a una fiscalizadora de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) a los estanques en los que jamás hubo crudo iraní, pese a que él conocía todos los detalles de la llegada del Iranian Heavy y de los problemas derivados del drenaje.

Extracto de declaración del prevencionista Hugo Salas.
Extracto de declaración del prevencionista Hugo Salas.

Según declaró el coordinador de Mantenimiento Mayor de Estanques, Marco Aurelio Montiel Pinochet, -quien fue llamado para acompañar la visita de la SMA- dichos contenedores estaban en mantención.

De todos modos, durante el recorrido, la funcionaria de la SMA sintió un olor en la piscina, pero cuando consultó a Rhodes, éste “le respondió que se trataba de un olor normal del terminal, sin mencionar nada del crudo iraní, secuestrante o drenaje”, detalló Montiel.

Juan Pablo Rhodes, director del Terminal Marítimo ENAP Quintero | enap.cl
Juan Pablo Rhodes, director del Terminal Marítimo ENAP Quintero | enap.cl

Finalmente, la mujer terminó asociando erróneamente el olor al proceso de mantención de los estanques que nada tenían que ver y eso se tomó en primera instancia como argumento para que el intendente de la región de Valparaíso, Jorge Martínez y la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, salieran a culpar públicamente a ENAP por esa faena.

Más lapidario aún es el informe de la Bidema Metropolitana de la PDI enviado a la fiscal del caso, Ana María Aldana, y firmado por el comisario Héctor Chaura.

La conclusión al respecto, consignada en el documento, se adjunta a continuación:

“Al análisis de los antecedentes expuestos en la presente causa, es posible concluir que tanto los trabajadores como la jefatura de la empresa ENAP, entre ellos el director del Terminal Marítimo Quintero, Juan Pablo Rhodes Valenzuela y jefe del Área Terrestre, Carlos Lizana Guerrero, estuvieron en conocimiento de lo sucedido al interior de la empresa, aplicando medidas de mitigación que permite confirmar que se generaron olores que emanaron de dichas instalaciones, situación que no fue informada debidamente a las autoridades, a pesar de los hechos acontecidos en las comuna de Quintero y Puchuncaví durante el mes de agosto de 2018”.

“Se ha recibido a las autoridades en más de 200 fiscalizaciones en la zona desde agosto de 2018 a la fecha y en cada una de esas ocasiones, los fiscalizadores pudieron inspeccionar las instalaciones que ellos señalaron y solicitaron visitar, constando siempre en las actas la colaboración del personal de ENAP”, explicaron desde la estatal.

“A las autoridades se les alertó la existencia de drenajes los días previos a las intoxicaciones y por este motivo se visitaron todas las instalaciones del terminal, cumpliendo con todas las medidas de seguridad que exigen esta clase de visitas”, añadieron.

Asimismo, respondieron que “no es efectivo” que no se informara oportunamente sobre la llegada del crudo iraní “como todo proceso de carga o descarga de crudo realizado en los terminales de ENAP, la descarga del crudo iraní fue informada y coordinada con las autoridades competentes”.

“El crudo iraní no tiene ningún tipo de restricción por su calidad; se comercializa en todo el mundo y proviene de una de las cinco potencias mundiales en la producción de crudo. Se trata de un buen producto que resulta absurdo demonizar y presentar como un veneno”, detallaron.

Flashback y el primer imputado

Eran las 18:44 horas del sábado 4 de agosto de 2018 cuando Bomberos volvió a autorizar el ingreso a Mallplaza Trébol en Talcahuano. Aún faltaba poco más de dos semanas para que se desataran las intoxicaciones en la región de Valparaíso y el principal centro comercial de Concepción había sido cerrado momentos antes.

Los clientes debieron ser evacuados rápidamente, al igual que en la Clínica Biobío, ubicada a un costado, a raíz de la emanación de un gas desconocido.

Miles de personas que se desplazaban por el sector quedaron atrapadas en el taco que se formó. Uno de los afectados era Carlos Lizana, jefe de Operaciones Terrestres del Terminal Marítimo de ENAP Quintero.

El ingeniero había llegado hasta la región días antes para tomar conocimiento del procedimiento que realizaría la Refinería Bío Bío al crudo iraní que llegó desde Medio Oriente y que luego sería enviado a la denominada Zona de Sacrificio.

Lizana visitó la planta ubicada en Hualpén y Oxiquim en Coronel, para conversar sobre los riesgos del formaldehído, aditivo que se le agregó al Iranian Heavy y consiguió el préstamo de un formaldemeter, dispositivo que permite monitorear el proceso de inyección.

Se había alojado en el Hotel Ibis, frente al centro comercial. Esperó su taxi, pero se tuvo que mover, porque el chofer no podía avanzar por la congestión que generó la emergencia en el sector.

Precisamente Lizana es el primer funcionario de la estatal en declarar en calidad de imputado por las intoxicaciones masivas ocurridas en 2018. BioBioChile tuvo acceso exclusivo a su testimonio, contenido en la carpeta de Fiscalía, en el que explicó su viaje.

“Yo vine a Bío Bío a tomar conocimiento de todas las consideraciones de seguridad para el manejo del aditivo. Cuando vine ya se había definido que el crudo se iba aditivar porque presentaba riesgo en el manejo del crudo sin aditivar, riesgo a las personas principalmente”, sostuvo el profesional, añadiendo que dentro de sus funciones no es normal viajar a dicha refinería.

La declaración (ver archivo adjunto) tuvo lugar en Concepción el 29 de julio de 2019. En ella se refirió también a los hechos ocurridos en el terminal de Quintero, desde la llegada del crudo iraní hasta lo ocurrido al operario de Suatrans. El ingeniero civil químico llegó acompañado de los abogados Alejandro Godoy Donoso y Cristian Muga Aitken. Este último, adquirió notoriedad pública como defensor del sacerdote Fernando Karadima.

Sobre lo ocurrido al trabajador derivado al policlínico de la petrolera, Lizana sostuvo que no recordaba los detalles, aunque reconoció que “con seguridad” se lo hicieron saber. “Me lo debió reportar el operador jefe en el mail que envía al final del turno”, añadió.

-¿Se considera incidente o accidente (los síntomas del trabajador)?

“Habría que preguntar a prevención de riesgos, lo común es que si hay algún golpe es un accidente, pero esto que se siente mal un trabajador, y luego regrese al trabajo, es algo que un prevencionista debiera saber”.

-¿Fue informado a la autoridad sanitaria?

“Lo desconozco”.

-“¿Quién debía reportarlo?

“Está el reporte, tomó conocimiento con Juan Pablo Rhodes, pero creo que es el prevencionista operativo quien se dedica a la parte administrativa de esto, quien informa para el debido registro, pero no estoy seguro cómo funciona el mecanismo de reporte de incidentes. Está también el registro en el Poli (Policlínico de ENAP en la Refinería Concón de Aconcagua)”.

Pese a los esfuerzos de BBCL por conocer el nombre del trabajador afectado, éste se mantiene sin identificar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *