Descargas de agua más caliente y más salada al mar, las principales críticas a desaladoras

Empresas que las promueven responden a cuestionamientos y sostienen que los beneficios resultan incuestionables en los procesamientos de agua de mar, para lo cual existen resguardos ambientales. Fuente: El Mercurio, 11 de octubre de 2019.


Empresas que las promueven responden a cuestionamientos y sostienen que los beneficios resultan incuestionables en los procesamientos de agua de mar, para lo cual existen resguardos ambientales.
Si bien las plantas desaladoras surgen hoy como una opción para la crisis hídrica en el país, hay grupos ambientalistas y comunidades locales que han mostrado reparos a los proyectos, en momentos en que desde el Gobierno plantean que estas plantas reserven el 5% del agua que produzcan para uso público.

  1. SALMUERA

Uno de los cuestionamientos consiste en que el proceso de ‘osmosis inversa’, empleado en la producción de agua de mar desalada, retornaría dos a tres veces más sal al lecho marino, dañando el medio ambiente. Frente a esta postura, algunas firmas que las promueven sostienen que se devuelve la misma cantidad de salmuera, aunque con menos concentración de agua.

2. SUSTENTABILIDAD

Liesbeth van der Meer, directora ejecutiva de Oceana, asegura que las plantas desaladoras aumentan la temperatura del agua del mar y reducen la cantidad de oxígeno en el agua, causando graves daños a la vida acuática. ‘Hay que tener claro que la extracción del agua desde el mar hacia el continente no es selectiva, es decir, no solo se saca agua, sino también pequeños invertebrados y larvas que son esenciales para el equilibrio del ecosistema marino’, afirma.

Pero para Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero, los beneficios económicos y sociales de la desalinización sobrepasan con creces los impactos en el ecosistema marino, ante los cuales se aplican medidas de mitigación. ‘Los impactos ambientales son evaluados en el SEIA, en el cual existe una preocupación central en que las salmueras descargadas no dañen los ecosistemas marinos. El conocimiento sobre la capacidad de dilución y la distribución de los puntos de descarga de la salmuera son los que permiten evitar esos impactos’, afirma.

3. ECOSISTEMA

Desde la empresa sanitaria Aguas Antofagasta, que provee con agua desalada de mar a gran parte del borde costero de la región, plantean que cuentan con un plan de vigilancia ambiental. ‘Se ha podido establecer que la composición biológica del entorno marino donde se descarga la salmuera no se ha visto afectada negativamente durante los 15 años de funcionamiento de la planta desaladora’, afirmaron desde la empresa.

Para Enzo García, candidato a doctor en Ciencias Ambientales de la U. de Concepción, en lo que respecta a la descarga de efluentes líquidos (salmuera), y en como toda actividad antrópica, existe un impacto sobre los sistemas marinos. ‘No obstante, resultados preliminares obtenidos por nuestro equipo de trabajo dan cuenta de efectos en un área acotada al campo cercano de descarga’, opina, agregando que el principal desecho de estos procesos consiste en un vertido líquido de alta salinidad comúnmente denominado salmuera.

4. DISTRIBUCIÓN

Según registros del Ministerio de Obras Públicas (MOP), actualmente se producen en el país 5.570 litros por segundo de agua de mar desalinizada, tras la operación de 23 plantas, en su mayoría con fines industriales y mineros.

Sara Larraín, directora de Chile Sustentable, comenta que debe haber planificación territorial y regulación ante la progresiva expansión de plantas desaladoras. ‘Hay casos en que hay cuatro mineras juntas y cada una está haciendo su propia planta desalinizadora y destruyendo el borde costero y las caletas. Eso significa cuatro ductos de succión, cuatro lugares de depósito de salmuera o cuatro emisarios que diluyen sal en el océano, incrementando la salinidad’, reflexiona.

5. ENERGÍA

Según expertos, el consumo energético sigue siendo alto en estas plantas, y a menos que se usen energías renovables, los combustibles fósiles empleados aumentan las emisiones de CO2.

Desde Aguas Antofagasta precisan que se proyecta un progresivo aumento de energías renovables, debido que hasta el momento estas no permitirían sustentar la totalidad de estas operaciones. ‘Si no fuera por la desalación del 30% del agua, el 50% de Antofagasta no contaría con el suministro, generando así turnos para abastecer a los diferentes sectores de la ciudad, mientras que para Mejillones sería crítico, ya que no se podría abastecer a toda la localidad’, informaron.


Publicado en: Resumen de prensa

Etiquetas: desaladoras Destacado Minería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *