Gobierno evalúa cerrar fundición Ventanas de Codelco, en el contexto de la cumbre COP25

Foto: Contraplano.

Anuncio no ha sido oficializado, aunque expertos dicen que la decisión hace sentido desde un punto de vista reputacional y económico. Queda por ver el impacto en la pequeña minería que usa sus servicios. Fuente: El Mercurio, 8 de octubre de 2019.


El Gobierno evalúa la posibilidad de cerrar la fundición Ventanas de Codelco, ubicada en la zona de Quinteros y Puchuncaví. Así lo informó el mandatario Sebastián Piñera al Ministro de Ciencias, Andrés Couve, y a quien encabeza el Comité Científico organizado en el contexto de la cumbre climática COP 25, Maisa Rojas, en una reunión realizada la semana pasada, según fuentes que accedieron a detalles del encuentro. Las fuentes no pudieron informar la fecha en que se haría público ni el plazo para concretarlo. No obstante, el mandatario habría dicho que sería uno de los anuncios durante la cumbre climática de inicios de diciembre. Funcionarios de gobierno reconocieron que la reunión se llevó a cabo, aunque no confirmaron la decisión. Voceros de Codelco dijeron a El Mercurio que no estaban notificados.

Se trata, no obstante, de una medida que hace sentido en la industria. ‘Veo al Presidente muy comprometido con evitar las zonas de sacrificio, y Quintero y Puchuncaví es una de las icónicas’, dice el experto en minería Juan Carlos Guajardo, fundador y director ejecutivo de la empresa Plusmining. ‘La realización de la COP 25 y la visita de Greta Thunberg configura un panorama muy difícil para las compañías que están instaladas en la zona. Y ciertamente que abre un flanco, una posibilidad no menor de que el cierre de Ventanas se pueda producir’. Durante su estadía en Nueva York, en el contexto de la Asamblea General de la ONU, el Presidente Piñera dijo ‘no quiero ninguna zona de sacrificio en mi país y por eso hemos tomado acción, porque no basta con denunciar, se requiere también resolver’.

Se espera, además, que la joven activista sueca Greta Thunberg visite la zona durante la cumbre, alertada por episodios como los ocurridos en agosto de 2018, cuando la población se vio expuesta a nubes tóxicas, mayormente ligadas al anhídrido sulfuroso, una de las principales emisiones de la fundición. No obstante, Ventanas no es la única empresa que opera en el ‘cordón industrial’ entre Quintero y Puchuncaví; también están Oxiquim, aes gener, Gasmar, GNL, Cementos Biobío y Enap. ‘El impacto ambiental de Ventanas no es relevante, pues se rige por la nueva norma de emisiones’, dice Juan Ignacio Guzmán, gerente general de la consultora GEM. ‘Pero, y a diferencia del resto de las fundiciones de Codelco, convive en una zona con otros contaminantes donde es difícil determinar las fuentes y se tiende a culpar a los más grandes, un costo reputacional de difícil gestión’.

El factor económico

La decisión no solo hace sentido desde un punto de vista ambiental y reputacional, dicen los expertos. Esto, pues la división Ventanas arroja cifras negativas para Codelco. En la última década, la operación suma pérdidas de US$ 526 millones, sin mostrar ningún año en positivo. Ventanas, pese a tener casi 70 años de historia, fue adquirida por Codelco en 2005 desde manos de la Empresa Nacional de Minería (Enami), en una decisión que buscaba mantener los servicios de fundición que entregaba a una red de pequeñas mineras.

‘Entonces, se optó por descapitalizar Codelco para absorber esta unidad que entrega servicios subsidiados a un grupo de mineras para que no exporten solo el concentrado de cobre’, dice un exmiembro de la mesa directiva de Codelco, quien pide no dar su nombre. ‘Ventanas genera pérdidas equivalentes a las de la operación en El Salvador, pero de esa se habla mucho menos’.

Cambio en la ley

La decisión de cerrar Ventanas no es de la Corporación pues requiere un cambio de la Ley 19.993 de 2004, establecida al momento del traspaso de la propiedad. Por ella, la planta debe garantizar la capacidad de fusión y refinación necesaria para el tratamiento de los productos de la pequeña y mediana minería que envíe Enami. La opción de cerrar Ventanas fue evaluada a fines de 2018, cuando el Presidente Sebastián Piñera citó al ministro de Minería para abordar las implicancias del cierre de la planta, y en la que se evalúo su cierre. Entonces, se descartó hacerlo debido a informes que advertían de los efectos principalmente en la empleabilidad.

Según cifras que ha hecho pública la estatal durante los últimos meses, en ese recinto existen 800 trabajadores directos. No obstante, los expertos señalan que el Presidente podría optar por cerrar solo la fundición y mantener en funcionamiento la refinería de Ventanas que produce los cátodos a través de procesos eléctricos, con lo cual el impacto en el empleo sería mucho menor y reasignables a otras labores de la compañía.

La pequeña minería

El gran costo, dicen los expertos, estaría en el sistema de pequeñas mineras que actualmente llevan su concentrado de cobre para ser refinado a Ventanas. De acuerdo a la memoria anual de 2018 de la estatal, Ventanas da servicios a pequeños y medianos productores, entre los que se encuentran la familia Rendic (San Gerónimo), Ovalle (Las Cenizas), Solari (Haldeman), Callejas (Don Alberto) y Errázuriz (Tambillos).

‘El cierre de la fundición no es un gran tema operativo para Codelco; puede ajustarse fácilmente’, dice Guajardo, de Plusmining. ‘El problema es para la pequeña y mediana minería que tiene otra realidad, por su baja escala y la heterogeneidad de sus productos. Es el mayor desafío’, sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *