Minera Los Bronces podría generar más de 3% de todas las emisiones de carbono de Chile

El impacto de la mina subterránea podría ser catastrófico para Chile, país anfitrión de la COP 25 en diciembre. Según una investigación realizada por el medio de investigación británico DeSmog, la multinacional ha evadido el escrutinio público al financiar a grupos medioambientales locales y a la municipalidad de Lo Barnechea. Fuente: Interferencia, 16 de octubre de 2019.


‘Este proyecto representa un riesgo para el suministro de agua potable de Santiago y sus áreas silvestres’, comenta Ezio Costa, director ejecutivo de la ONG de justicia ambiental FIMA, sobre el proyecto de expansión subterránea de Los Bronces. De llevarse a cabo, asegura, ‘ellos no estarían considerando el impacto sobre el sistema climático global, arriesgando los compromisos de Chile en este tema’.

La minera británica Anglo American presentó en julio de este año el estudio de impacto ambiental para este proyecto de US$ 3.000 millones, ubicado a sólo 52 km de donde Chile recibirá al mundo para la próxima reunión anual sobre la crisis climática organizada por la ONU, conocida como COP25, a celebrarse en diciembre en Santiago.

La investigación de casi cinco meses destapó lo siguiente:

– El proyecto de Anglo American emitiría 3,5 millones de toneladas de gases invernadero tan solo por su producción de cemento, equivalente a cerca de 3,2% de las emisiones de Chile, según las estimaciones más conservadoras. Las más pesimistas sitúan esa cifra en 9,7%;

– Se levantarán chimeneas para ventilar las emisiones junto al glaciar La Paloma, el cual provee de agua potable a los 7 millones de habitantes de la capital;

– Se cree ‘altamente probable’ que el material particulado alcance al glaciar La Paloma, de acuerdo con un científico especializado en contaminación del aire. De esta forma, estaría traspasándose la línea roja que la misma multinacional anunció para la ejecución de su proyecto.

– Una asociación entre Anglo América y la municipalidad de Lo Barnechea, la cual ha recibido más de US$ 4 millones en financiamiento de la compañía minera y ha optado por una política de silencio respecto a los detalles del nuevo proyecto de Los Bronces.

– El financiamiento de Anglo American a varios grupos medioambientales, tanto locales como globales, ha llevado a que varios de estos sean reacios a criticar públicamente el megaproyecto minero en la cordillera.

Emisiones e impacto ambiental

Anglo American, una compañía que cotiza en la bolsa de valores de Londres, ha cavado túneles bajo el glaciar La Paloma con el fin de extraer cobre y unas 166 millones de toneladas de material bruto bajo el santuario de la naturaleza Yerba Loca. El volumen que extraerá equivale a 127 torres como el Costanera Center, el edificio más grande de Sudamérica con 300 metros de altura. Luego, la empresa planea rellenar la mina con más de 114 millones de toneladas de concreto.

La huella de carbono de las 3,4 millones de toneladas de cemento requeridas equivalen a 3,2% de todas las emisiones de Chile en 2016, o al total de emisiones de dióxido de carbono de los 20 países que menos contaminan en el planeta. El número asciende a 9,7% si es que Los Bronces Integrado (LBI, proyecto que incluye tanto la expansión subterránea de la mina como una ampliación a sus operaciones sobre tierra) logra que se concrete su plan de extender la vida útil de la mina del año 2036 al 2065.

A partir de las estimaciones de la propia empresa se analizó, con la ayuda de ingenieros en minas, cuánto puede extraer diariamente Anglo American durante los 14 años de esperanza de vida de sus operaciones. Consultados por las estimaciones, la multinacional no refutó la huella de carbono del cemento requerido, como tampoco las emisiones de dióxido de carbono asociadas a sus operaciones.

Anglo American, según su propio estudio medioambiental, también planea construir chimeneas que ventilarán las emisiones de vehículos diésel en la cara norte del glaciar La Paloma, a unos 3.600 metros de altura. En estas se ventilarán las emisiones de los camiones de diésel de 20 toneladas que trabajarán en altura removiendo un promedio de 32.500 toneladas de cobre por día durante, a lo menos, 14 años. La empresa confirmó vía email que dichas emisiones serían ventiladas en la entrada y salida del túnel minero.

La salida de la chimenea está ubicada a sólo 800 metros verticales por debajo y a 2,1 kilómetros de distancia del glaciar La Paloma. Las emisiones de combustión de carbón negro han sido relacionadas a una disminución de la capacidad del hielo de reflejar la radiación del sol en el hielo, aumentando así la tasa de derretimiento de los glaciares, incluso por encima de los efectos actuales del cambio climático.

En una conferencia sobre sustentabilidad minera realizada por la Universidad Católica el 9 de junio pasado, el glaciólogo de esa casa de estudios, Fabrice Lambert, le preguntó a Felipe Purcell, vice presidente de asuntos corporativos de Anglo American, acerca de los efectos potenciales de las emisiones de Los Bronces Integrado sobre los glaciares. Purcell respondió contradiciendo el informe, diciendo que la chimenea de escape ubicada en la entrada y salida del túnel sería horizontal y, producto de esto, y de la distancia entre el escape y los glaciares, estos no se verían afectados.

La doctora Zoë Fleming, científico especialista en contaminación del aire, investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia de la Universidad de Chile y de la Universidad de Leicester, Inglaterra, tiene serias dudas sobre los planes de la empresa. ‘La turbulencia causada por la montaña y los efectos atmosféricos locales a menudo guían el aire hacia arriba, aferrándose al costado de la montaña’, explica. El aire proveniente del escape de la mina ‘a pesar de estar ubicado al otro lado de la montaña, tiene altas probabilidades de sobrepasarla y, por lo tanto, de depositar material particulado en el glaciar’.

Fleming confirmó que el aire subterráneo caliente tiende a elevarse, a pesar de la sugerencia de Purcell sobre la orientación horizontal de los escapes. También mostró preocupación por el hecho de que la estación más cercana de Anglo American para medir el material particulado está a 21 kilómetros de la salida del túnel, en Farellones, 10 veces la distancia que el material tendría que recorrer para llegar al glaciar La Paloma. ‘Pareciera que no hay planes in situ para medir la polución a la salida [del túnel]’, comenta sobre los estudios de impacto ambiental.

Consultada Anglo American sobre las declaraciones de Purcell, la compañía inicialmente negó el uso de chimeneas con ventilación superficial en LBI, retractándose después cuando se les mostró su propio estudio de impacto ambiental. ‘Las palabras que se usan en un estudio de impacto ambiental son importantes’, dice el ingeniero en minas independiente Tomás Briones. ‘Una chimenea es vertical’.

Financiando a los guardianes medioambientales

Con el fin de lograr una cierta legitimidad social para el proyecto de Los Bronces Integrado, Anglo American ha desarrollado una red de pagos a grupos civiles y organizaciones de conservación a cambio de dar a conocer la información acerca de sus operaciones, finanzas y objetivos.

Uno de estos grupos es Outlife, una compañía privada que desarrolla y administra espacios recreacionales en la montaña, incluyendo al santuario de la naturaleza Yerba Loca.

‘Honestamente, esta es la primera vez que escucho sobre esto’, comenta Josefina Hudson de Outlife, respecto de la propuesta de Anglo American de rellenar con concreto la mina ubicada bajo el santuario que ella administra. Al ser consultada sobre el financiamiento que Outlife recibe de Anglo American, Hudson contestó: ‘Tengo órdenes de no hablar sobre eso’, agregando que ‘no está autorizada por el propietario’.

Yerba Loca pertenece a la comuna de Lo Barnechea. El alcalde, Felipe Guevara (RN), ha recibido US$ 4,1 millones en donaciones municipales provenientes de Anglo American durante los 10 años que ha encabezado la comuna. El equipo de prensa de Guevara aseguró que no reciben fondos de Anglo American desde 2016, y que la empresa ha sido el principal auspiciador de Outlife, a través de pagos directos, para las recientes remodelaciones del área silvestre de Yerba Loca.

El 21 de junio de 2019 quedó en evidencia la relación de Anglo American con los guardianes medioambientales chilenos. La multinacional reservó el salón de conferencia más grande del hotel Intercontinental en avenida Vitacura para el seminario ‘Puesta en valor de la montaña: oportunidades desde la conservación y las actividades outdoor para la Región Metropolitana’, en pleno Sanhattan.

En una pantalla gigante, la minera proyectó imágenes áreas de paisajes de campos de hielo y cumbres montañosas, acompañadas de un sistema de sonido de última generación, para los asistentes que -sólo por invitación- estaban en ese lugar. Entre los oradores ese día figuraban representantes de Parque Cordillera, una asociación sin fines de lucro que trabaja para proteger y conservar las montañas de la Región Metropolitana; Fundación +1000, una organización público-privada que promueve el valor de los paisajes montañosos, y la rama chilena de Wildlife Conservation Society (WCS), basada en Estados Unidos.

En conjunto, estos grupos tienen el potencial de impactar de manera significativa el manejo, los recursos y la experiencia ciudadana respecto de las montañas andinas en torno a Santiago. Sin embargo, estos grupos medioambientales han sido comprometidos debido a un acuerdo de financiamiento que tienen con Anglo American. En el seminario, la directora de Wildlife Conservation Society Chile, Bárbara Saavedra, presentó una diapositiva detallando las principales amenazas medioambientales causadas por la actividad económica en Chile. La minería no figuraba en la lista.

Anglo American confirmó que organizaciones como Fundación +1000, WCS Chile y Outlife que reciben su financiamiento deben compartir tanto sus objetivos generales como específicos con la compañía, así como también sus resultados, líneas de tiempo, actividades y presupuestos asociados. La minera además se reserva el derecho a auditar estas organizaciones para así ‘verificar que los dineros están siendo invertidos de acuerdo con el acuerdo (no especificado)’ que tiene con estas organizaciones.

El vicepresidente ejecutivo de WCS, John Gwilym Robinson, confirmó desde Nueva York que estaba al tanto de la relación monetaria con Anglo American en Chile, declarando que ‘hay un contrato formal entre Anglo American y WCS para cumplir con sus proyectos’. Asegura que WCS no recibe donaciones y que el financiamiento se otorga a cambio de consultorías de mitigación. ‘Jugamos con muchos actores malos allá afuera’, dijo respecto a los servicios de mitigación de WCS, agregando que ‘Anglo American está en el negocio de destruir el mundo’.

Sin embargo, al ser consultado Robinson no pudo proveer ninguna evidencia de los servicios proporcionados por WCS Chile a la compañía minera. Además, no estaba en conocimiento de los detalles del estudio de impacto ambiental para el proyecto de US$3 billones, ni que este se hubiera presentado. Cuando se compartió con él el análisis de impacto ambiental, Robinson dudó acerca de la capacidad de WCS para asesorar el impacto ambiental del proyecto, a pesar de haber sostenido que WCS recibía fondos para medir y mitigar las actividades de Anglo American.

Montaña de concreto

La ministra de Medio Ambiente y futura presidenta de la COP 25, Carolina Schmidt, responde preguntas acerca de las emisiones de carbono provenientes de la producción de carbono de LBI el 12 de agosto pasado.

Consultada por la compatibilidad del proyecto de Anglo American con acciones en contra del cambio climático, la ministra de Medio Ambiente Carolina Schmidt -quien será la presidente de la COP25- contestó: ‘No hay un país en el mundo que haya solucionado sus problemas medioambientales’.

Schmidt también sugirió que los estudios de impacto ambiental son lo suficientemente robustos legalmente para poder asegurar que cada proyecto está debidamente examinado. El 19 de septiembre las declaraciones de la ministra fueron contradecidas. Grabaciones de discusiones internas dentro de la multinacional Barrick Gold, publicadas por El Desconcierto, mostraron que los ejecutivos de esa empresa reconocían que eran incapaces de cumplir con los requerimientos del estudio de impacto medioambiental que firmaron para el proyecto de Pascua Lama, el cual impacta de manera negativa los glaciares en Atacama.

Información pública de los últimos dos años disponibles en el portal de InfoLobby muestran que Purcell y otros empleados de Anglo American hicieron lobby con personeros claves del Ministerio de Desarrollo Social, del Ministerio de Minería, con directores regionales de los servicios de agua y agrícola-ganadero, así como también con el alcalde Guevara y la ministra Schmidt.

El Servicio de Evaluación Ambiental ha mantenido audiencias privadas con Anglo American luego de que la minera entregara su estudio de impacto ambiental, reuniéndose el 4, 12, 28 y 30 de agosto. Ninguna otra empresa ha hecho más lobby durante el último año que Anglo American, quien encabeza la lista según registro de infolobby.cl.

Chile se está preparando para aumentar de manera considerable sus ambiciones climáticas: el país ha destacado sus intenciones de reducir sus emisiones netas a cero a lo largo de todos los sectores para el año 2050.

Pero el proyecto de Anglo American podría poner en riesgo esa meta. ‘El Servicio de Evaluación Ambiental no ha abordado adecuadamente las emisiones de gases invernadero’, afirma Costa, el director de FIMA.

Dado el rol de anfitrión de Chile en las próximas discusiones sobre crisis climática de la ONU, y su esperada actualización al Acuerdo de Paris de llegar a cero emisiones netas, ‘un proyecto como este, en este momento de la historia, inequívocamente necesita ser evaluado bajo esta lógica’, sostiene Costa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *