Organizaciones locales piden que medio ambiente esté en la nueva Constitución

Vecinos, expertos y autoridades coinciden en que a esta variable debe tener un énfasis mayor en la Carta Fundamental que emergerá en el país. Solicitan, entre otras demandas, mayores sanciones a quienes contaminen. Fuente: El Llanquihue, 17 de noviembre de 2019.


La crisis que atraviesa el país surge, desde el punto de vista ambiental, por la desigualdad, que es también socioambiental y no sólo socioeconómica, ya que se basa en el modelo imperante donde -entre otros factores- resalta la extracción masiva de recursos naturales sin ninguna mirada de sustentabilidad de futuro».

Así describe Gabriela Navarro, coordinadora de Extensión Científica de la sede Puerto Montt de la Universidad Austral de Chile, la relevancia que tiene el que la temática medioambiental sea abordada en una nueva Constitución.

Durante estos días -además- se han realizado cabildos que tienen como tema central la materia medioambiental.

Navarro expone una visión crítica de lo que sucede en la actualidad, donde -según alega- «prima el desarrollo económico por sobre el social y ambiental, en un modelo en el cual -finalmente- se avalan todas estas desigualdades que derivaron en un estallido social que tiene diversas demandas, aunque una de las que más se repite es la ambiental».

En los últimos años, esta materia ha cobrado relevancia dadas las «luchas ambientales» que han partido desde la propia comunidad.

Casos como el triunfo en la Corte Suprema de los defensores Humedal Llantén, la defensa del lago Llanquihue, del río Trapén, del río Maullín, lo que sucede tras el término de operaciones del vertedero Lagunitas; y el evitar que La Goleta se convierta en una zona de sacrificio, son algunos ejemplos que grafican la relevancia que tiene para la comunidad el vivir en un medio ambiente libre de contaminación.

Los involucrados no bajan los brazos. Y por lo mismo, abogan para que una nueva Constitución aborde esta temática de una manera más decidida, con sanciones muchos más drásticas, como lo expresa Kaiina Morales, directora de Medio Ambiente del municipio de Puerto Varas, para quien «ese es el problema, no hay sanciones».

Si bien -dice- existen una Superintendencia de Medio Ambiente y los Tribunales Ambientales, el problema es que al tratarse de instancias nuevas no se han realizado todas las fiscalizaciones «que uno quisiera para que el empresariado tome conciencia del impacto que está generando».

Con ella coincide Navarro, para quien se hace necesario que se realicen inspecciones efectivas de los proyectos de desarrollo que se generan en los territorios, de manera que el ‘Ministerio de Medio ambiente tenga la posibilidad de hacerles seguimiento y de efectuar las inspecciones que se requieran, para lo cual se necesita de recursos humanos y financieros.

Con ello-apunta- se podrán cursar multas que sean válidas, «no como sucede ahora», que las empresas -incluso- prefieren pagar y continuar con prácticas que no sean sustentables.

CABILDOS

El medio ambiente ha sido tema de cabildos. Así lo explica Washington Vera, coordinador de organizaciones medioambientalistas, quien recuerda que su entidad nació en Jardín Oriente (tras el tema del Humedal Llantén), en un fallo que sirvió como base o referencia para la nueva Ley de Protección de Humedales de Chile.

Otro logro que identifica fue el de crear conciencia respecto del cuidado de las más de 20 zonas de este tipo que existen en la capital regional.

Pero no ha sido lo único, ya que luego abordaron la protección de las lagunas ubicadas en Valle Volcanes, para lo cual se reunieron con los vecinos, con quienes recolectaron firmas para solicitar que no sean intervenidos por proyectos inmobiliarios.

La idea -dice Vera- es que la gente se empodere y asuma esta defensa. Junto con ello, vieron la necesidad de que al igual que lo sucedido en Trapén, «de nada sirve ganar juicios si las autoridades no los hacen respetar. En ese momento nació el movimiento justicia para el Medio Ambiente».

Vera llama a las universidades a tener más presencia en la estructuración del nuevo plan regulador y -a la vez- solicita que todos estos espacios sean resguardados para que la población pueda tener una mejor calidad de vida, tal y como lo apunta Karina Morales, para quien es importante que los vecinos puedan gozar de este privilegio.

Por lo mismo, Morales anuncia que en el municipio de Puerto Varas están atentos a lo que suceda con la calidad del aire. «El ministerio está realizando estudios, pero es un tema que se viene para los próximos años y que afectará a la gente en época de invierno», reitera.

Subraya que es que es necesario que la Constitución se cambie y más que decir «en un medio ambiente libre de contaminación, señale que la gente tenga una buena calidad de vida». Se necesita una nueva Carta Fundamental -agrega- que pueda ser generada de una manera participativa y resolutiva, de modo que respalde y reguarde los derechos básicos, como el de vivir en un medio ambiente que sea sano y sostenible en el tiempo.

Afirma que se debe readecuar el Código de Aguas, ya que ello permitirá que los recursos naturales puedan ser nacionalizados, para que «seamos las personas el primer objetivo y las primeras privilegiadas para su uso. En ese sentido se pueden incorporar temáticas relacionadas con la descentralización de los usos de estos recursos y generamos un uso sustentable con una mirada local y donde la soberanía alimenticia, energética, pueda ser aplicada a una escala local y con una planificación estratégica de los territorios, velando por la no existencia de las zonas de sacrificio».

ZONAS DE SACRIFICIO SACRIFICIO

A propósito de zonas de sacrificio, La Goleta ha sido calificada como tal por sus propios habitantes.

En este sector acusan de vivir en medio de malos olores y permanente amenaza de sufrir una mayor contaminación.

Patricia Aburto Santana, presidenta de la Comunidad Mapuche Trayenco Mapu de La Goleta, reclama la existencia de abuso de poder de parte de autoridades y de empresarios, y relata que su sector vive afectado por la contaminación, lo que se suma a un proyecto vertedero de 35 hectáreas. «Estoy indignada. Y todo esto debiera eliminarlo la nueva Constitución», enfatiza.

Por eso, recalca el concepto de «eliminar en lugar de regular», ya que la experiencia le dice que a pesar de las promesas de implementación de tecnología que no contamine, igual existe este problema.

Por• eso estima que una nueva Carta Magna tiene que establecer restricciones y, además, acusa que en uno de sus reclamos recibió por respuesta: «Señora, cuando se le quemen las viviendas tenemos que ir nosotros», ante su inquietud en Vivienda por lo que sucede con 35 hectáreas de eucaliptus que «nos están secando la laguna y a 30 metros de nuestras propiedades. Son respuestas humillantes y juegan con nuestros sentimientos. Estoy indignada. Me dice que no les faltemos el respeto, pero son ellos», y también apela que las consultas ciudadanas tengan un peso en la determinaciones.

La voz de la comunidad es algo que esperan pueda tener una mayor consideración.

En el mismo sentido, Tomás Pizarro, secretario de la Agrupación por la Defensa de los Humedales y Entornos Naturales de Puerto Montt, así como vocero a nivel local de la Red Nacional de Humedales, detalla que la mirada de la organización es hacia el entorno y el cómo se imparta con la intervención humana. De ahí cuenta-, durante el presente año se percataron de la existencia de un tema constitucional bastante delicado, como es el «1925, el derecho constitucional a un medio ambiente sano, lo que está resguardado con la declaración universal de los Derechos Humanos. Nosotros conversamos con el INDH (Instituto Nacional de Derechos Humanos) por el derecho de vivir en este medio ambiente, lo que no se estaba respetando con el elan regulador ni con el Plan de Desarrollo Educacional, ni el Plan Anual de Educación, así como el Plan Anual de Salud Municipal. En medio de eso, se produce la crisis, de la cual surgen los cabildos.

GLOBAL

Pizarro expone que su mirada es más global y es crítico ded lo que sucede en Puerto Montt. Por ejemplo, con el tema de las áreas verdes.

Otro cuestionamiento apunta a la conservación de los humedales, los que a su juicio han desaparecido, en circunstancias que son los que cumplen la función de mantener la humedad ambiente, lo que hace que se «precipite la tierra, por ejemplo, y dejamos de respirar ese aire malo».

Además, cuenta que durante un mes realizaron un cabildo ambiental en el Paseo Talca con todos los temas que preocupan en la capital regional, como La Goleta, Valle Volcanes, Llantén.

Mientras que Baltazar Rivera, presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Históricas, comenta que para su organización es un tema que ha marcado la agenda. Prueba de ello -recuerda- todas las acciones que realizaron tendientes a terminar con la contaminación del lago Llanquihue. Por lo mismo, espera que sea integrado en la nueva Carta Magna. «Más si se considera dice- que para una ciudad turística como Puerto Varas, es relevante el poder tener un medio ambiente como corresponde, porque tenemos que entregarle nuestra belleza descontaminada a todos los visitantes y por eso haremos todo lo posible para que se integre este punto en la Constitución».

Medio Ambiente del municipio lacustre cuenta con el Comité Ambiental Comunal, con quienes tiene líneas estratégicas de trabajo y donde los temas prioritarios tienen que ver con el manejo de residuos sólidos, recursos hídricos, ecosistemas y tenencia de responsable de mascotas.

HUMEDALES

La Ley de Humedales es un avance a juicio de las autoridades. Según explica el alcalde de Puerto Montt, Gervoy Paredes, es algo «tremendamente importante para la protección de los humedales urbanos».

Como municipio, dice, «consideramos la necesidad de poder proporcionar los mecanismos adecuados para lograr la protección legal de estos vitales espacios urbanos. Ya tenemos gran parte del trabajo realizado, a la fecha contamos con el mapeo y estudio completo de nuestros humedales urbanos, que considera algunos aspectos, como la línea base».

El Seremi de Medio Ambiente, Klaus Kosiel, explica que el reciente despacho, con mayoría transversal, de la Ley de Humedales Urbanos, desde la sala de la Cámara de Diputados, permite regular e introducir por primera vez a la legislación nacional de manera específica el concepto de humedales urbanos, en virtud de los invaluables beneficios que generan estos ecosistemas a las comunidades locales y como una medida eficaz para enfrentar el alto grado de amenaza al que se ven sometidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *