Sequía y cambio climático: Incendios forestales ya suman más de 2.000 en la temporada, el doble de último registro

Temporada 2019-2020 de incendios forestales amenaza con ser una de las más devastadoras de la década. En el período 2018-2019 se quemaron 3.932 ha, mientras que en la actual, la cifra llega a 13.772 ha, un incremento de 250%. Fuente: La Tercera, 19 de diciembre de 2019.


Sequía, falta de precipitaciones, incendios forestales, una trilogía que ha ido aumentando su presencia en la última década, como un recordatorio de la crudeza del cambio climático que hoy afecta el planeta.

Según la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), hoy el país registra ocho incendios forestales activos y cinco comunas con alerta roja. En el Cajón del Maipo se vive el peor de todos, con más de 700 hectáreas arrasadas por la llamas, lo que determinó que la intendencia decretara alerta amarilla en la Región Metropolitana.

Este último siniestro se suma a los que se registran en Valparaíso y Viña del Mar, además de Paredones y Peralillo, en la Región de O’Higgins, que mantienen la máxima alerta.

Según datos del Sistema de Información Digital para el Control de Operaciones de Conaf, en la temporada 2019-2020, que se extiende entre el 1 de julio hasta el 30 de junio del próximo año, la cantidad de incendios forestales ya suma 2.064, un aumento de 53% en relación a la temporada completa 2018-2019, que registró 1.349 siniestros. Comparado al promedio de las últimas cinco temporadas (último quinquenio), los 2.064 incendios acumulados representan un alza de 51%.

La superficie afectada por siniestros forestales, también ha tenido un aumento notorio. En el período 2018-2019 se quemaron 3.932 ha, mientras que en la actual, la cifra llega a 13.772 ha, un incremento de 250%. La Región más afectada es Valparaíso con 6.522 ha quemadas (+664%), luego la Metropolitana con 2.648 ha (+93%) y O’Higgins con 1.139 ha(+117%).

“Este aumento lo teníamos previsto dadas las proyecciones de nuestros profesionales, basadas en la principal sequía que ha tenido Chile en la historia, provocando un enorme estrés hídrico en la vegetación, y por las altas temperaturas pronosticadas. Todo este escenario corresponde a efectos del cambio climático, que está incidiendo en todo el planeta. Así vemos intensos incendios forestales en Estados Unidos, Europa o Australia. Estimamos que esta temporada 2019-2020 tendremos entre 80.000 y 120.000 hectáreas afectadas a lo largo del territorio nacional”, señala José Manuel Rebolledo, director ejecutivo de Conaf.

Las regiones más afectadas por incendios forestales son el Biobío, con 602 y un aumento de 97% respecto a la temporara pasada, la Araucanía que acumula 373 siniestros (+168%), Maule 290 (+64%), mientras que en la Región Metropolitana 223 incendios y un aumento de 5%. En el quinquenio, esta última anota un incremento de 41%.

“El país dispone de un inédito presupuesto para enfrentar estas emergencias, que asciende a los $ 60.000 millones, aprobados por el Presidente de la República, porque sabíamos que ésta sería una temporada compleja. Es así que contamos con 56 aeronaves: 4 helicópteros pesados Chinook, 30 helicópteros, 18 aviones cisternas y 4 aviones de coordinación. A esta fuerza de combate hay que sumarle 2.515 brigadistas distribuidos en 238 brigadas entre las regiones de Atacama y Magallanes, más 1.150 soldados de las Brifes (Brigadas Forestales del Ejército)”, establece Rebolledo.

“La realidad a la que hoy nos enfrentamos es alarmante: las altas temperaturas, fuerte viento imperante y sequedad de atmósfera y vegetación, son condiciones que favorecen la propagación del fuego”, dice Juan José Ugarte, presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), quien pidió “extremar las medidas de precaución, especialmente en estos días de altas temperaturas”.

Lo más importante es la prevención. “La comunidad tiene que tomar conciencia de lo peligroso que es usar indebidamente el fuego en sectores de vegetación, por el daño a las personas y al ambiente en caso de un desastre. Las personas o visitantes en las zonas de interfaz urbano-forestal pueden colaborar con simples acciones, como construcción de cortafuegos alrededor de las viviendas, retiro de la basura, de hojas secas de los techos y de pasto muerto en el suelo, como también no emplear herramientas eléctricas cerca de la vegetación por las chispas, ni hacer fogatas o asados”, establece el director ejecutivo de Conaf.

Ugarte explica que sobre el 99% de los incendios tiene su origen en una causa humana. “Hoy llevamos un alarmante aumento de más de 150% en la ocurrencia, y por eso todos: empresas, brigadistas, vecinos, veraneantes, turistas, conductores, trabajadores y mundo rural, tenemos que redoblar nuestros esfuerzos de prevención y evitar conductas riesgosas cerca de vegetación, para así asegurar la integridad de las personas, viviendas y la vida en los bosques”.
Rebolledo señala que estas temperaturas las esperábamos para finales de diciembre, “pero todo se nos ha adelantado. Tuvimos que anticipar la entrada en operación, tanto de brigadas como de aeronaves, tendremos una temporada muy difícil. La primavera será de 1° más que el año pasado y el verano 2° más caluroso”.

“A través del Ministerio de Agricultura hemos formado una alianza público-privada para enfrentar estos siniestros. Conaf está trabajando junto con Onemi, Bomberos, empresas forestales, Fuerzas Armadas, Carabineros, PDI, Ministerio Público, MOP y Ministerio de Minería. Los incendios forestales no es responsabilidad de un solo organismo, sino de todas las instancias nacionales”, añade Rebolledo.

Los comentarios están cerrados.