El 72% de los megaincendios en Chile ha ocurrido en la última década

Nueve de cada 10 incendios suceden entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía. Los factores humanos y el cambio climático juegan un rol clave, dice un nuevo informe nacional sobre el tema. Fuente: El Mercurio, 9 de enero de 2020.


Los megaincendios van en aumento. Así lo asegura un estudio realizado por más de diez investigadores del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2. El reporte busca ser una radiografía de estos eventos ocurridos en el país desde 1985 hasta 2018. ‘Desde el año 2010, en el país empezaron a aumentar los incendios de gran magnitud’, dice Mauro González, investigador del (CR)2 —y quien estuvo a cargo del informe ‘Incendios en Chile, causas, impactos y resiliencia’—, para explicar por qué decidieron realizar este análisis. Y agrega: ‘De los 22 megaincendios en Chile, desde 1985 hacia adelante, 16 han ocurrido en esta década’.

Es decir, el 72% de los megaincendios —los que arrasan 10 mil hectáreas o más— que han afectado al país en los últimos 35 años se presenta desde 2010 en adelante. González, quien también es académico de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la U. Austral, explica que, sin embargo, la mayoría de los incendios sigue siendo de menor escala.

El informe lo confirma: ‘Aquellos con una extensión menor a cinco hectáreas superan el 90% del total, pero solo representan el 5% del área quemada anualmente’. Algunos factores que han llevado a un aumento de los megaincendios son las condiciones climáticas y el hombre. Según datos del informe, desde 1985 a 2018, a nivel nacional, el 56% de los incendios tiene causas accidentales; 32%, intencionales; 1%, naturales, y 11%, desconocidas.

Fuegos simultáneos

‘Los incendios (actuales) no solo son más grandes, también son más simultáneos y varios toman características de megaincendios. Entonces, los equipos de combate no dan abasto. Por eso tenemos que pensar que estos eventos van a ser más frecuentes y que la estrategia para abordarlos es través de la prevención, disminuir el factor humano, pero también gestionar el paisaje para que sea menos vulnerable.

Porque no basta con disminuir el número de incendios, porque un 1% o 2% que no sea controlado puede convertirse en un megaincendio’. Esto implica, entre otras medidas, restaurar los bosques nativos, el manejo de masas forestales para reducir su densidad a través de poda, el alejamiento de esas plantaciones de los bordes de los caminos, utilizar distintas especies forestales y tener plantaciones de distintas edades. En Chile, el mayor número de incendios se concentra entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía. Entre 1985 y 2018, dice el informe, el 92% de los incendios y el 89% de la superficie quemada corresponden a esa zona del centro- sur del país.

Sequía y olas de calor

El clima juega un rol clave en el aumento de las áreas quemadas, dice Martín Jacques, investigador del (CR)2, académico del departamento de Geofísica de la U. de Concepción y quien también participó en el informe. ‘La megasequía en Chile central tiene un efecto muy claro en la vegetación y en la humedad del suelo. Y ese efecto hace que la vegetación, que es el combustible, esté mucho más propensa a la ignición.

Así que por un lado, vemos que la sequía tiene un efecto’. Yagrega: ‘En el informe también vimos una relación directa entre veranos cálidos y áreas incendiadas’. Para Jacques, el efecto de la crisis climática es claro: ‘Un 20% de la tendencia que vemos en el aumento de incendios se debe al cambio climático‘. Y el futuro, asegura, es preocupante. ‘En Chile central se espera que a mediados de siglo tengamos un aumento de la temperatura en torno a un grado y disminución de las precipitaciones de un 10%. Esos dos factores son muy favorables para un mayor riesgo de incendios, y en particular de megaincendios’.

Los comentarios están cerrados.