En lo que va de año: Jurel, merluza y reineta son los principales recursos desembarcados

Sernapesca asegura estar cubriendo el 100% de la certificación de desembarques del rubro industrial. Fuente: Aqua, 23 de enero de 2020.


La extracción, desembarque, transformación y comercialización de recursos pesqueros constituyen actividades que le otorgan al sector pesquero de la región del Biobío el primer lugar en importancia económica y social en el contexto nacional, destacó el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), detallando que la actividad pesquera regional desarrollada durante los primeros 20 días del año 2020, está marcada por el jurel industrial y artesanal, principalmente en las comunas de Coronel, Lota y Talcahuano, como así mismo por la reineta en la comuna de Lebu.

Desde el punto de vista de la pesca industrial, el Sernapesca dice estar cubriendo el 100% de la certificación de desembarques, correspondientes a ocho armadores industriales que operan en la macrozona centro-sur.

El director regional de Sernapesca Biobío, Claudio Báez, informó que «el recurso jurel industrial es el que marca la operación en estas primeras semanas con un total desembarcado de más de 17 mil toneladas, principalmente en la comuna de Coronel, con un 56% de las recaladas; seguido de Talcahuano con el 44%».

En relación con la fauna acompañante de este recurso, precisó que la caballa a la fecha representa menos del 1% del total desembarcado. «La jibia también ha aparecido como fauna acompañante, pero en porcentaje de 2% del total desembarcado«, precisó Báez.

Seguido del jurel industrial, se encuentra la merluza común con 558 toneladas desembarcadas y la operación de dos Pesqueros de Alta Mar (PAM), cubiertas en un 100% con la certificación de desembarques por parte de Sernapesca.

Rubro artesanal

En relación con las embarcaciones pesqueras artesanales mayores a 12 metros (m) de eslora, la actividad a la fecha queda marcada por la operación en la pesquería del jurel, cuya cuota ya fue consumida.

En cuanto a las embarcaciones menores de 12 m de eslora y que se encuentran obligadas a certificar por encontrarse inscritas en pesquerías pelágicas con el arte de cerco, «certificamos el 100% de su actividad en el recurso jurel, con destino a plantas de harina, que equivale a 191 embarcaciones distribuidas en Coronel, Lebu, Talcahuano y Tomé», sostuvo el director regional del Sernapesca Biobío.

Por último, la reineta para este grupo de embarcaciones, es decir menores a 12 m de eslora y según el compromiso adquirido por la Dirección Regional del Sernapesca Biobío, «hemos cubierto el 38% del total de 164 recaladas. Son cifras que van cambiando día a día, pero que dan cuenta de la importancia de la actividad pesquera en la región del Biobío, pues seguimos manteniendo el liderazgo nacional en cuanto al volumen de desembarque de recursos», cerró Báez.

Los comentarios están cerrados.