En medio de histórica sequía, proyecto de protección de glaciares se entrampa por diferencias en la definición del concepto

En la primera semana de enero se acordó convocar a expertos glaciólogos para que ayuden al Ejecutivo y la oposición a encontrar un consenso sobre el término "glaciar". Fuente: Diario Financiero, 27 de enero de 2020.


En medio de la preocupación expresada por todos los sectores respecto a la seguía y al cambio climático, el gobierno y la oposición no han logrado ponerse de acuerdo sobre la definición del término «glaciar» y sus componentes, elemento esencial del proyecto que busca la protección de glaciares y que lleva un año y medio en su primer trámite en el Senado, más específicamente en la Comisión de Minería.

La comisión está integrada por los senadores Yasna Provoste (DC), el socialista Álvaro Elizalde (presidente); Guido Girardi (PPD), Alejandro García-Huidobro (UDI) y Rafael Prohens (RN).

A pesar de la urgencia que significa esta iniciativa debido a la megasequía que enfrenta el país, en la citación de la comisión contemplada para el miércoles 29 de enero no se abordará –por lo menos hasta ahora, aunque esto podría variar- el proyecto; sino otras materias como la iniciativa que modifica la ley N°19.300 de Bases Generales del Medio Ambiente, para someter el transporte, recepción, acopio y embarque de minerales al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y establece normas para el desarrollo de dichas actividades; y también se recibirá en audiencia a la Asociación Gremial de la Pequeña Minería de Chile, «a fin de conocer las inquietudes que afectan a dicho sector».

Mientras que en la sesión de la Comisión de Minería de la Cámara Alta del 8 de enero-, no fue posible avanzar debido a que hasta esa fecha, el Ejecutivo y la oposición, habían avanzado en la iniciativa a partir de premisas distintas en lo que respecta al concepto de glaciar, permafrost -es la capa de suelo permanentemente congelado, pero no permanentemente cubierto de hielo o nieve, de las regiones muy frías o periglaciares- y ambiente periglaciar.

En la sesión de los primeros días de enero participó el ministro de Minería Baldo Prokurica, quien llegó hasta la comisión a defender la postura del gobierno; no obstante, en medio del debate por la votación de una indicación, los presentes se percataron de que estaban debatiendo sobre supuestos diferentes, ya que no entienden de igual manera los conceptos sobre los cuales están trabajando.

Expertos sin conflicto de interés

A partir de esa diferencia básica se acordó que antes de continuar con el debate del proyecto mismo, se convocará a un grupo de expertos (glaciólogos) a la comisión para que defina los términos sobre los que no hay acuerdo, de tal manera que gobierno y oposición logren aunar criterios y llegar a un consenso sobre las definiciones. Por lo pronto, desde el Ejecutivo argumentan que se para abordar el proyecto se han basado en la definición que la UNESCO da a glaciar; en cambio, desde la oposición retrucan que ese término «es demasiado restrictivo, puesto que quedan acotados a una densidad que no corresponde a los que hay en Chile».

Si bien todos los interesados coinciden en que no son muchos los glaciólogos en nuestro país y que se podrían incluso reducir a una docena, la oposición puso un requisito significativo para los expertos que deseen o sean invitados a participar en de esta sesión: que presenten una declaración de intereses. Ello, porque desde el punto de vista de la oposición, varios de estos profesionales trabajan o lo han hecho para mineras y eso implicaría un conflicto de interés para pronunciarse sobre el tema.

En áreas protegidas

Aunque lo que tiene detenido ahora el avance del proyecto es la falta de consenso entre el gobierno y la oposición, también hay un profundo desacuerdo respecto de qué características deben cumplir los glaciares que se deben proteger y cuántos son los que estarían en esta condición. Según el Ejecutivo un 98,47% de los glaciares en Chile está protegido por normativas ya existentes, ya que mayoritariamente se ubican en áreas protegidas.

Por su parte, desde la oposición argumentan que eso ocurre desde la Región Metropolitana al sur y que los que se encuentran en la región Metropolitana y hacia el norte no están protegidos y, adicionalmente, algunos de ellos estarían ubicados cerca de faenas mineras.

Pero este debate se profundizará sólo luego que los expertos entreguen información para que el gobierno y la oposición lleguen a un punto de encuentro sobre las definiciones con las que deben trabajar.

Mientras tanto, se requiere también conocer cuántos y dónde están ubicados los glaciares en Chile, por lo que desde la Dirección General de Aguas explican que la actualización 2019 del inventario de glaciares de Chile «se dará a conocer oficialmente este año una vez que culmine la revisión por parte de pares especializados nacionales y extranjeros del mundo científico, organizaciones ambientales, consultoras y del sector productivos».

Desde la entidad explican que el Inventario Público de Glaciares «considera la cantidad y superficie de cada uno por cuenca hidrográfica» y aclara que para la actualización 2019 «la fecha promedio de las imágenes corresponde al 2018 y tienen una resolución espacial de al menos 15 metros y, en muchos casos, 10 metros o menos».

Los comentarios están cerrados.