La trastienda de la interpelación a la ministra de Medioambiente

La interpelación a Schmidt es la cuarta que se hace a algún miembro del gabinete de Sebastián Piñera en los últimos siete días. La secretaria de Estado manifestó en su cuenta de Twitter horas antes de su llegada al Congreso que la instancia de ayer significaba una "gran oportunidad para responder y explicar dudas" sobre el proceso de negociación que estuvo a su cargo en la COP25. Fuente: La Tercera, 15 de enero de 2020.


Poco más de dos horas duró la interpelación que ayer llevó adelante la Cámara de Diputados en contra de la ministra de Medioambiente, Carolina Schmidt, que fue impulsada luego de los cuestionamientos que se levantaron hacia Chile en su rol negociador durante la Conferencia de las Partes (COP25).

La solicitud de interrogar a la secretaria de Estado fue hecha por el diputado ecologista Félix González, quien además tuvo la labor de llevar a cabo la acción en el hemiciclo. Con anterioridad el parlamentario ya había manifestado sus críticas al desempeño chileno en los pabellones de Ifema en Madrid -donde se instaló la cumbre- y calificó, incluso, como una “vergüenza” internacional lo ocurrido entre el 2 y el 15 de diciembre.

Los temas que se abordaron no eran materia nueva para la ministra: la cumbre climática fue solo uno de los varios temas que el diputado puso sobre la mesa en la tarde del martes. La emergencia hídrica que afecta al país, el Acuerdo de Escazú y el plan de cierre de termoeléctricas a carbón fueron otros de los puntos que se abordó.

La interpelación a Schmidt es la cuarta que se hace a algún miembro del gabinete de Sebastián Piñera en los últimos siete días. Pese a esto, la secretaria de Estado manifestó en su cuenta de Twitter horas antes de llegar al Congreso que la instancia de ayer significaba una “gran oportunidad para responder y explicar dudas” sobre el proceso de negociación que estuvo a su cargo en la COP25 y las políticas ambientales que lleva adelante su cartera.

Como era de esperar las primeras consultas tuvieron relación con la cita de Naciones Unidas. Sobre eso, el diputado preguntó qué acciones lideró el Mandatario después de haber anunciado en diciembre de 2018 que Chile sería sede de la cumbre más importante del planeta a nivel climático. “Efectivamente tuvo reuniones con el presidente Macron, con el presidente de Brasil y estuvo ayudando a alcanzar consensos unánimes. Gracias a esas gestiones cumplimos siete de los ocho objetivos que llevamos a la COP”, sostuvo la jefa de Medioambiente.

COP25 y la autocrítica

En una de sus intervenciones, y tras reiteradas peticiones del parlamentario opositor de que la ministra hiciera una autocrítica, Schmidt señaló que pese a haber logrado acuerdos, “no estamos satisfechos con lo alcanzado. Compartimos la frustración y el dolor, pero vergüenza no. Vergüenza deberíamos haber sentido si nos negábamos a hacer la COP”. Lejos de eso, sostuvo en medio de aplausos de algunos de los presentes- “el rol de Chile nos da esperanzas”.

Consultada sobre su evaluación como presidenta de la instancia, la secretaria de Estado manifestó que a diferencia de lo que ocurre en la Cámara, los acuerdos de la cumbre climática de Naciones Unidas solo se pueden alcanzar con el consenso unánime de todas las partes. “Esa es una señal de lo difícil que es alcanzar acuerdos unánimes (…) La sensación de frustración la sentimos todos. Necesitamos tomar medidas más ambiciosas y avanzar más rápido”, dijo.
Pese a esto, González advirtió que iniciará una campaña “con los verdes internacionales para que la presidencia de la COP la tome otro gobierno”. Esta administración, agregó . “además de no tener convicción, viola los derechos humanos y por eso no puede conducir este proceso”. El anuncio fue rechazado no solo por la ministra- que señaló que hablar bajo eslóganes “no es la manera de enfrentar los problemas”- sino que por algunos de los pares diputados que se encontraban en la instancia.

Otro de los puntos abordados sobre la organización de la cita -que debió ser trasladada desde Santiago a Madrid por el estallido social- fue el presupuesto que se entregó. Ante esto, la secretaria de Estado aseguró que se han rendido gran parte de los fondos y que la Contraloría no se encontrará con nada incorrecto. “Les puedo asegurar que se ha hecho un trabajo con esfuerzo, dedicación y preocupación”, sostuvo.

Acuerdo de Escazú, zonas de sacrificio y Ley de Cambio Climático

Casi una hora y media de interrogatorio había pasado cuando el diputado ecologista abordó a la ministra por el pacto medioambiental de Escazú que tiene como foco principal garantizar acceso a la información, la participación pública y la justicia en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe.

Aunque el acuerdo fue impulsado por Chile -bajo el gobierno de la ex presidenta Michelle Bachelet- el gobierno se ha negado a suscribirlo argumentando asuntos de soberanía que están actualmente bajo el análisis de la Cancillería.
En ese momento y antes de realizar su primera pregunta, el parlamentario mostró una foto de Macarena Valdés, la activista medioambiental que fue encontrada muerta en su domicilio en tiempos que defendía la comunidad de Nehuen de Tranguil (en Panguipulli) de la instalación de torres de alta tensión de una central hidroeléctrica. “De eso se trata firmar el Acuerdo de Escazú”, dijo el diputado. “Si no lo ha firmado ¿qué ha hecho su gobierno, el gobierno de Sebastián Piñera para poder garantizar la seguridad de los defensores ambientales ante los proyectos contaminantes?”, agregó.

“Es tremendamente doloroso que cualquier vida humana se ponga en riesgo y sufra por la defensa de cualquier valor, no solo del medioambiente, también de los valores sindicales y demandas ciudadanas. Todos los chilenos tienen que estar protegidos. (…) Chile comparte con todos los fundamentos de Escazú y la legislación chilena cumple con todos los estándares que hace Escazú y en muchos casos va más allá como en temas de información”, respondió la ministra.

Otro de los puntos que se tocó en la interpelación fue sobre la contaminación que afecta a las zonas de sacrificio: “¿Le parece adecuado que se suspendan las clases de los niños cuando hay emergencia, en lugar de parar el funcionamiento de las empresas?”, señaló González. La ministra respondió que, aunque se trata de una política que se implementó hace más de 50 años, el Estado debe pedir perdón.

“Quiero partir señalando a todas las familias que les ha tocado vivir en estas zonas que el Estado de Chile tiene que pedirles perdón. Yo como ministra de Medioambiente quiero pedirles perdón a todas y cada una de ellas porque nadie merece vivir en una zona que está contaminada”, dijo la ministra que fue interrumpida por manifestantes que se encontraban en la sala y que pedían respuestas por la situación que afecta a las localidades de Quintero y Puchuncaví.
Tras un breve receso para sacar a las personas que gritaban desde las graderías de la Cámara, se retomó la sesión.

Emergencia hídrica

A poco de que culminara el tiempo estimado para la interpelación, el diputado dijo: “quiero aprovechar los últimos minutos para hablar sobre el agua”.

“El problema del cambio climático nos sorprende. Somos el único país donde el agua es privada. Los que tienen los derechos del agua pueden venderla, pueden especular. No es solamente megasequía, sino que es megasaqueo. El gobierno ha planteado que no está disponible para cambiar el modelo y hacer que el agua no sea privada,sea un derecho. Yo sé que usted me va a decir que es materia de otra cartera, pero este es un solo gobierno”, emplazó el diputado a la secretaria de Estado.

Acto seguido, agregó: “¿El gobierno de Sebastián Piñera va a desprivatizar el agua?”.

Ante esto, la ministra manifestó que “estamos viviendo una crisis hídrica como no habíamos tenido nunca. Esto ha generado un problema muy grande. Es importante hablar con seriedad y no con eslogan. Aquí lo que se ha señalado es que el problema se solucionaría sacándole los recursos hídricos a una persona entregándoselos a otras o acusaciones a un ministro que tiene derechos de agua que son falsas y que claramente conducen a la odiosidad”.

A lo que se refería la titular de Medioambiente es a los cuestionamientos que pesan sobre su par de Agricultura, Antonio Walker, quien ha sido acusado de ser dueño de derechos de aguas por un total de 29 mil litros por segundo. Información que fue desmentida por el ministro que aseguró que se trata de una campaña de desprestigio en su contra.

Previo a terminar su intervención, la ministra -que también ha cumplido roles en las carteras de la Mujer y Educación- aseguró que el Ejecutivo está tomando medidas para enfrentar la sequía, pero “no les voy a decir que toda la solución está en cambiar la Constitución”. La solución está, añadió, “ en actuar ahora y en un trabajo coordinado entre todos los ministerios y regiones del país y así hacer frente a la emergencia hídrica y solucionar el problema real que tenemos con la escasez fruto del cambio climático”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *