TC declara inconstitucional glosa de presupuesto de Agricultura que permitía a embalses postular a recursos sin RCA

Discusión de fondo apuntaba a si se podrían construir estas obras sin pasar por el sistema ambiental, algo que el gobierno negó que se intentara hacer. Fuente: Diario Financiero, 2 de enero de 2020.


Tres reproches encontró el Tribunal Constitucional (TC) a la glosa de la glosa de presupuesto 2020 del Ministerio de Agricultura, que permitía a embalses postular a recursos públicos sin tener Resolución de Calificación Ambiental (RCA).

El 1 de diciembre, 41 diputados solicitaron al TC declarar inconstitucional el permitir la postulación a concursos las construcciones de embalses de volumen superior a 50.000 metros cúbicos e inferiores a 300.000 metros cúbicos, sin la necesidad de que estos deban ingresar al Sistema de evaluación de impacto ambiental (SEIA), algo que fue interpretado como una forma de permitir construcciones sin autorización ambiental, lo que fue negado por el ejecutivo.

El gobierno solicitó desestimar el requerimiento de los parlamentarios, señalando que la glosa en cuestión no desobedecía a la Constitución y que la única finalidad era «paliar la situación de escasez hídrica que afecta a nuestro país, lo que lleva a cabo a través de la simplificación de las exigencias requeridas para postular a la obtención del financiamiento de carácter público».

En la sentencia, el TC señaló en primer lugar que «constituir una exención al régimen general, modificando las exigencias establecias por la Ley 19.300, no tiene ningún modo relación con la idea matriz de la Ley de Presupuestos. Esto, según detalla el documento, «no puede considerarse una norma complementaria, sino que una modificación a la ley permanente, al constituirse en una excepción a la regla generalísima, establecida en el cuerpo normativo de las bases generales de medio ambiente».

«Esta regla viene a soslayar el cumplimiento de que los proyectos de embalses deban ingresar al Sistema de evaluación de impacto ambiental«, enfatiza la sentencia y argumenta que «busca eximir del todo la vinculación entre los concursos y el SEIA. Lo que busca es sustraerse del control ambiental ordenado por la ley y utiliza la glosa presupuestaria para regular una norma independiente».

El sergundo argumento del TC fue que «los embalses suponen por lo general la alteración de los cauces naturales, cuestión que tiene una serie de impactos ambientales, muchas veces significativos, cuya realización sin una correcta Evaluación ambiental constituye una vulneración al artículo 19 de la Constitución». Este se refiere al derecho de vivir en un medio ambiente libre de contaminación.

«Finalmente, vulneraría el articulo 19 N°2 Constitucional, al establecer ciertas diferencias arbitrarias, pues excluye de la Evaluación ambiental sólo a los embalses pero no al resto de las obras mencionadas, también genera una diferecia de trato respecto de los proyectos que postulan a la Comisión Nacional de Riego (CNR) que requeria ingresar al SEIA, en relación a todo proyecto que deba ser evaluado ambientalmente», detalló el documento.

Tras la sentencia, deberá eliminarse de la glosa lo siguiente: «Sin que estos deban ingresar al Sistema de evaluación de impacto ambiental establecido en la ley 19.300, que aprueba la ley sobre las bases generales de medio ambiente y sus reglamentos. Los proyectos que no postulen a los concursos de CNR, pero que sean de la misma naturaleza de los antes mencionados, tendrán las mismas exenciones».

Y queda de la siguiente forma: «Considerando la situación excepcional de escasez hídrica, la Comisión Nacional de Riego podrá permitir la postulación a concursos de la ley N° 18.450 de embalses de volumen superior a 50.000 metros cúbicos e inferiores a 300.000 metros cúbicos, sin importar la altura de su muro».

El diputado de Convergencia Social (CS) Diego Ibáñez, dijo que «la institucionalidad ambiental no puede subordinarse al lobby, menos en la emergencia climática que vivimos donde el futuro está en juego, por eso valoro que el TC eliminara las partes de la glosa presupuestaria que permitían que los embalses postularan a ingresos sin haber previamente pasado por el SEIA, que es el encargado de velar por proteger el medio ambiente».

Los comentarios están cerrados.