Temperatura en la Antártica superó los 20°C por primera vez

La cantidad de hielo perdido anualmente por la capa polar aumentó al menos seis veces entre 1979 y 2017. Fuente: La Tercera, 14 de febrero de 2020.


Un nuevo máximo de temperatura se registró en la Antártica, luego de que los termómetros alcanzaran más de 20°C por primera vez en la historia.

El fenómeno ocurrió el 9 de febrero recién pasado en la Isla Seymour, en el extremo norte del territorio. La marca, de 20,75°C, fue registrada por un grupo de científicos brasileños. Con esto, se superó el récord anterior de 1982, cuando se llegó a los 19,8°C en la Isla Signy.

Los científicos que recopilan los datos de estaciones de monitoreo remoto cada tres días describieron la nueva marca como ‘increíble y anormal’, escribió Jonathan Watts, editor de medio ambiente global del diario The Guardian.

Esta información deberá ser confirmada por la Organización Meteorológica Mundial, advierte el periódico británico, pero son consistentes, agregan, con la tendencia a un alza en las temperaturas que se ha visto en las últimas semanas.

La semana pasada, el organismo se encontraba investigando en sus archivos si es que otro registro podría alcanzar el récord: el 6 de febrero se alcanzaron los 18,3°C en la base argentina Esperanza, que se encuentra al extremo noreste de la península antártica.

El científico brasileño Carlos Schaefer -que trabaja en un proyecto del gobierno de su país para analizar el impacto del cambio climático en el permafrost en 23 lugares de la Antártica- manifestó que ‘estamos viendo la tendencia al calentamiento en muchos de los sitios que estamos monitoreando, pero nunca hemos visto algo así’. Según explicó, la temperatura en la península a la que pertenece la Isla Seymour ha sido irregular en los últimos 20 años.

Con todo, estos registros son consistentes con una tendencia más amplia en la península y las islas cercanas, cuyos promedios de temperatura crecieron en casi 3°C desde la era preindustrial, una de las tasas más rápidas del planeta.

La cantidad de hielo perdido anualmente por la capa polar aumentó al menos seis veces entre 1979 y 2017.

La mayor parte de la pérdida de hielo se produce al derretirse las plataformas de hielo desde abajo, debido a las incursiones de agua oceánica relativamente cálida, especialmente en el oeste; y, en menor medida, a lo largo de la península y en la Antártica oriental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *