AES Gener: el gigante egoísta y su mezquino compromiso con la descarbonización

Opinión de Hernán Ramírez, investigador asociado de Fundación Terram, sobre el rol de AES Gener en nuestro sistema eléctrico y su bajo compromiso con la descarbonización. Fuente: CodexVerde, 25 de marzo de 2020.


AES Corporation es una empresa transnacional presente a lo menos en 20 países en cuatro continentes y que adquirió en el año 2000 a AES Gener S.A., empresa hoy presente en Chile, Colombia y Argentina, con una participación en estos mercados del 37%, 7% y 3%, respectivamente. La firma inicialmente compró en Chile las generadoras eléctricas que habían sido privatizadas en los años ’80, y durante la primera década del 2000 comenzó a construir un total de 10 termoeléctricas a carbón en zonas como Tocopilla, Mejillones, Huasco y Ventanas, siendo en esta última localidad donde, después de un largo proceso judicial y mucho lobby, se llevaría a cabo la construcción de la termoeléctrica Campiche. Como es sabido, la comunidad de la zona se opuso a la instalación de esta central e inició acciones legales que le permitieron detener su construcción el año 2008, gracias a un fallo de la Corte Suprema. Sin embargo, la empresa no se conformó con la sentencia y comenzó un descarado lobby que logró que el embajador de EE.UU se reuniera con ministros del entonces gobierno de Michelle Bachelet, dando como resultado la modificación de la normativa nacional para dar una salida “legal” a la ilegalidad de construir una termoeléctrica sobre una zona destinada para áreas verdes.

Hoy, AES Gener en Chile es el gigante de la generación eléctrica a carbón, con una potencia instalada que representa el 54% (2.754 MW/hr) del total nacional a base de este combustible, siendo propietario de 15 de las 28 unidades termoeléctricas que operaron durante el 2019 en el país (Figura 1, Anexo).

La empresa posee instalaciones en las comunas de Mejillones, Tocopilla, Huasco y Quintero-Puchuncaví (Ventanas); sus emisiones atmosféricas han contribuido a la contaminación del aire en las zonas donde operan. Dos de ellas ya han sido declaradas como saturadas y una como latente, razón por el cual la empresa ha sido obligada a cumplir con un programa de reducciones y control de emisiones de acuerdo a lo establecido en los respectivos “Planes de Prevención y Descontaminación Ambiental” para Tocopilla, Huasco y Quintero-Puchuncaví.

En 2018, AES Corporation anunció su plan de reducir al año 2030 en un 70% la intensidad de sus emisiones de carbono a nivel global, sin embargo, la sucursal nacional solo ha comprometido la paralización de operaciones de dos de sus 15 unidades termoeléctricas, lo que representa el 13% de sus instalaciones a carbón y que corresponden a sus unidades más antiguas y pequeñas: “Ventanas 1”, con más de 56 años de operación, y “Ventanas 2”, con 43 (Figura 2, Anexo). Esta reducción, por lo bajo, es mezquina si se compara a lo comprometido por la firma francesa ENGIE, quien cesará las operaciones en seis de sus nueve unidades (67%), y a lo comprometido por la Italiana ENEL, que paralizará dos de sus tres unidades (67%).

Al comparar los compromisos de AES Gener con el Plan de Descarbonización de las diferentes empresas en la reducciones de sus Potencias Netas Instaladas al 2024, la reducción de ENGIE equivale al 52% de su potencia (716 MW/hr), la de ENEL a su 46% (271MW/hr), mientras que la de AES Gener sólo a un mezquino11% (307 MW/hr) (Figura 3, Anexo).

Hay que tener presente que este “Plan de Descarbonización”, en el que se establecen compromisos para el “cese de operación”, no significa el cierre definitivo ni menos el desmantelamiento de unidades de termoeléctricas a carbón, ya que posterior al plazo comprometido, estas unidades permanecerán en la categoría de “Estado de Reserva Estratégica”, lo que significa que se mantendrán en el sistema por un período de 5 años adicionales, con la condición de entrar en operación en forma inmediata en el caso de ser requerido por la autoridad. A cambio de este mantenimiento, las empresas recibirán un pago permanente mientras dure su estado de “reserva estratégica”. Respecto a ello, se ha señalado que habría sido AES Gener quien condicionó la paralización de 2 de sus unidades en Ventanas, a cambio de la creación de la figura del “Estado de Reserva Estratégica”.

Llama la atención que el mezquino compromiso de paralización de AES Gener le permitirá alcanzar una posición de mayor control dentro del mercado de las  generadoras a carbón, pasando desde un 54% de la Capacidad Neta Instalada en el 2019 a un 64% para 2025 (Figura 4 Anexo).

Su mínimo compromiso con la descarbonización de la matriz eléctrica nacional, su nula empatía con las comunidades vecinas que seguirán respirando la contaminación de sus chimeneas, especialmente en Huasco, donde no ha realizado gesto alguno por paralizar al menos una de sus cinco termoeléctricas, y los continuos varamientos de carbón que ocurren en caleta Ventanas, son muestras de la abusiva manera en que hace negocios este “gigante egoísta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *