Flavia Liberona: “La disminución presupuestaria de las áreas protegidas refleja la falta de voluntad política para conservar”

La directora ejecutiva de Fundación Terram, expuso sobre la situación actual de las áreas protegidas en Chile, problematizando el rol del Estado en materia de conservación y los desafíos que existen al respecto.


El pasado jueves 12 y viernes 13 de marzo se desarrolló en Santiago la 1era Conferencia Regional para el Cambio Climático en América Latina y El Caribe, organizada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, evento que tuvo como sede el Centro Cultural de la Municipalidad de Vitacura y cuyo énfasis estuvo puesto en el uso de la evidencia científica como insumo clave para el diseño e implementación de políticas públicas vinculadas al Cambio Climático.

En su segundo día, la jornada contó con la participación de Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram, quien expuso en el Panel sobre Modelos de Conservación Efectiva,  presentando algunos puntos críticos de la situación actual de las áreas protegidas en Chile, como la baja representatividad de distintas especies vegetacionales y la concentración de áreas protegidas en las regiones de Aysén y Magallanes.

En esa línea, la bióloga señaló que “es urgente avanzar en la protección y restauración de los ecosistemas mediterráneos, tremendamente dañados, para contener el avance de la desertificación, lo cual será difícil mientras Conaf siga aprobando planes de manejo de tala de bosque nativo para seguir extendiendo la superficie agrícola”.

En su exposición, también presentó un cuadro con la variación anual de los recursos que el Estado ha dispuesto para las áreas protegidas, cuyo presupuesto ha disminuido de manera permanente durante los últimos tres años: los 9 mil millones destinados en 2017 disminuyeron a 5.975 en 2020.

“Sin dinero, las regulaciones del Estado no se pueden cumplir y la disminución presupuestaria de las áreas protegidas refleja una falta de voluntad política para conservar”, afirmó Liberona, destacando lo que ocurre, por ejemplo, con las áreas marinas protegidas en la Patagonia chilena, que hasta ahora no cuentan con financiamiento para su implementación.

Para superar este escenario, la directora de Terram planteó la necesidad de avanzar en una serie de desafíos, donde el eje articulador es “el fortalecimiento del rol del Estado en relación a la conservación, cambiando el actual modelo primario exportador por otro que le otorgue realmente valor a la biodiversidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *