Policy Paper: ¿Por qué Chile necesita una Ley de Costas? Hacia una nueva gobernanza de la costa para el siglo XXI

La publicación, cuyo objetivo es ser un insumo relevante en la elaboración de una futura ley de costas, cuenta con la participación de Fundación Terram y su equipo de abogados como autores.


La urgencia por reflexionar y avanzar en la protección de la costa es evidente: diversas amenazas naturales como marejadas, aluviones y trombas, o presiones antrópicas como el crecimiento urbano, la pesca y actividades industriales, han impactado con fuerza sobre ella en los últimos años. En este sentido, y como un aporte a la discusión, Fundación Terram y CIGIDEN elaboraron el documento  “¿Por qué Chile necesita una Ley de Costas? Hacia una nueva gobernanza de la costa para el siglo XXI” que reconoce los desafíos regulatorios que se enfrentan en materia costera.

La publicación se perfila como un insumo relevante de cara a la elaboración de una futura ley de costas, pues reconoce el carácter público de ésta y las funciones ecosistémicas que cumple, haciendo evidente que su conservación y protección, basadas en la participación efectiva y la justicia ambiental como principios, se han vuelto urgentes. El trabajo, a su vez,  se enmarca en las actividades del Observatorio de la Costa, plataforma que tiene como misión generar investigación científica y aplicada sobre la zona costera, como también propuestas de políticas públicas, planificación territorial y gestión integrada de las áreas costeras.

El documento completo se encuentra disponible en formato digital, y puede ser consultado en el siguiente enlace.

1 Comentario

  1. Carlos Bonifetti dice:

    Excelente documento. Se concatena con la Ley de Humedales y el Estudio de los Humedales Costeros bajo el Proyecto GEF, manejado por el MMA y el Gobierno de Chile (esperamos que sirva para algo útil). Muchos humedales costeros están en serio riesgo de destrucción: el Humedal Rocuant, por más proyectos inmobiliarios, industriales y una terrible «Plataforma Logísica»; los humedales Batuco, Vasco da Gama, Lluta, y muchos otros, por proyectos inmobiliarios; el Humedal Ojos del Mar, de Llolleo, por un proyecto de megapuerto en San Antonio.