Declaración de NPS ante el Acuerdo Covid por la protección, la reactivación y la responsabilidad fiscal alcanzado por el gobierno y partidos de oposición

La red nacional agrupa más de 700 organizaciones de la sociedad civil de Chile, expresa su visión sobre el nuevo acuerdo político alcanzado a raíz de la pandemia.


Nuevo Pacto Social, un esfuerzo inédito de asociatividad y articulación de organizaciones de la sociedad civil chilena, que agrupa a 9 redes y a más de 700 organizaciones, ante el acuerdo alcanzado por el ejecutivo y partidos de la oposición declaramos lo siguiente:

1- Consideramos que el acuerdo alcanzado recientemente es un paso en la dirección correcta. La experiencia demuestra que la colaboración y el diálogo entre diferentes sectores han dado resultados positivos y concretos para Chile. Este es un camino para generar soluciones integrales e innovadoras para resolver los nuevos desafíos políticos, sociales, ambientales y económicos que enfrenta nuestro país.

2- Por primera vez, un acuerdo de estas características, reconoce a las organizaciones de la sociedad civil no solo como beneficiarios, sino también como parte del proceso, lo que implica en sí mismo un reconocimiento a nuestros esfuerzos actuales y a nuestro potencial para contribuir a atravesar la pandemia, lo que debiera acompañarse con permitir y facilitar nuestra labor social. La propuesta del Grupo de las y los seis economistas convocados por el Colegio Médico de Chile, fue parte fundamental sobre la cual se construyó el acuerdo alcanzado. Esto a partir de una propuesta paritaria e ideológicamente amplia, demostrando que los consensos y la colaboración son posibles y cimientan acuerdos transversales de los cuales el país se beneficia.

3- Alentamos a que los mecanismos que sean utilizados, los territorios priorizados y los criterios de transferencia para entregar la ayuda reconozcan las condiciones reales de las familias chilenas y migrantes como de las organizaciones de la sociedad civil que más lo requieren, ello con altos grados de transparencia, rendición y acceso a la información. Así también, que estas decisiones sean sensibles al reconocimiento de la crisis hídrica y medioambiental en gran parte del territorio, las asimetrías de acceso a las comunicaciones, y las profundas inequidades en los territorios degradados, producto de las actividades extractivas e industriales, todas situaciones que generan desigualdades de base para enfrentar la pandemia por Covid-19.

4- A su vez, consideramos de la mayor trascendencia que la reactivación económica que se plantea como parte del acuerdo siga las recomendaciones e indicadores de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, y que considere a los sistemas que sostienen la vida y posibilitan nuestro desarrollo. Chile requiere y necesita de una reactivación económica que sitúe en la base de la toma de decisión la salud humana y ecosistémica. Por esto, rechazamos todo intento de disminuir o flexibilizar los estándares ambientales en relación con la tramitación de proyectos de inversión para la reactivación económica.

5- Proponemos que este acuerdo considere la implementación de permisos especiales para que las organizaciones de base, en particular juntas de vecinos y uniones comunales, junto con la solidaridad popular se puedan seguir organizando, gestionando y entregando a lo largo de todo el territorio nacional. La crisis sanitaria y humanitaria no ha dejado indiferente a miles de dirigentes sociales, voluntarias y voluntarios que arriesgan su salud, integridad, seguridad y la de los suyos, auxiliando a sus comunidades. Los centros de acopio de alimentos y de abrigo, ollas comunes y tantas otras iniciativas que han surgido como respuesta espontánea son parte de la solución, y estas no deben ser aplacadas o restringidas arbitrariamente. Muy por el contrario, deben ser alentadas y debe fomentarse la continuidad su funcionamiento, cumpliendo los estándares de sanidad requeridos, fomentando la participación y colaboración comunitaria.

La pandemia nos enfrenta a un desafío que nos tensiona en dos direcciones opuestas; nos obliga a desconfiar y estar distantes físicamente, al mismo tiempo que exige la más honesta y generosa de las colaboraciones. Nos obliga a atender las urgencias inmediatas, sin perder a la vez la oportunidad de hacerlo con medidas que apunten hacia los cambios estructurales que Chile necesita.

Desde NPS – Nuevo Pacto Social, estamos a disposición para concurrir y establecer los espacios de colaboración, co-creación y participación que sean necesarios. También hacemos un llamado a la sociedad chilena, y muy especialmente a sus organizaciones sociales, a identificar todas las voluntades de colaboración repartidas en el territorio y centrar los esfuerzos en promoverlas y coordinarlas por el bien de nuestra población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *