Parque eólico en cerro Curauma enfrenta a los vecinos de Quintay con empresa AES Gener

Comunidad se opone porque cambiaría 'radicalmente la belleza escénica' de la zona. Empresa dice que el impacto en el paisaje se ha abordado 'en profundidad'. Fuente: El Mercurio, 5 de junio de 2020.


Es una paradoja. La iniciativa que busca aumentar en un 45% la producción de energías renovables no convencionales (ERNC) de la Región de Valparaíso ha desatado una ‘profunda inquietud’ por razones ecológicas entre los habitantes de Quintay, caleta pesquera turística ubicada al sur de la capital regional.

El proyecto, ingresado el 11 de mayo al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental por AES Gener, unió a los tres estamentos de la comunidad local, hasta hace poco dividida por la crisis hídrica que los afecta. Los pescadores de la caleta, los habitantes de Playa Grande y organizaciones locales formaron el grupo por la Defensa del Cerro Curauma, junto con los vecinos de Santa Augusta, el complejo turístico inmobiliario emplazado en el sector.

El parque eólico Cerro Piedra contempla nueve aerogeneradores de 170 metros de altura y aspas de 85 metros de largo, y estaría ubicado en el cerro Curauma, que alcanza 459 metros sobre el nivel del mar, según un estudio que la junta de vecinos local encargó a expertos de la U. de Chile, financiado por el Ministerio del Medio Ambiente.

El objetivo fue catastrar la riqueza ecológica de ese relieve montañoso costero, y el estudio detectó que allí se encuentra la segunda superficie de bosque puro de olivillos (Aextoxicon punctatum) de la región, con seis hectáreas de un relicto (vestigio) vegetacional valdiviano. En su Estudio de Impacto Ambiental (EIA), la empresa afirma que solo intervendrá 0,05 hectáreas del bosque esclerófilo mediterráneo.

Sin embargo, es el impacto que los grandes molinos de viento y sus aspas en ese relieve montañoso costero, que rompe en acantilados y que da su fisonomía a la bahía, lo que desata polémica.

‘Nos preguntamos por qué AES Gener quiere instalar este proyecto en toda la cumbre del cerro Curauma, que ha sido un símbolo para los antiguos habitantes de la localidad y lo es hoy para este rincón costero de Chile, y es valor natural central de la belleza escénica de la rada de Quintay’, resalta un comunicado de los opositores al proyecto.

En tanto, AES Gener justifica el emplazamiento por el recurso eólico (mayor a siete metros por segundo que brinda la zona), su cercanía a una línea de transmisión (evitando construir muchos kilómetros de nuevas líneas) y su cercanía a grandes centros de consumo y puertos. También precisa que el impacto paisajístico es abordado ‘en profundidad’ por su estudio ambiental.

‘En este sentido, vemos que la presencia del parque eólico si bien es un elemento antrópico que se integra al paisaje, este podría entregar a la comunidad de Quintay un sello distintivo y diferenciador, destacando por su aporte al desarrollo sostenible y a las nuevas fuentes de generación que hoy deben reemplazar a las plantas a carbón’, explicó ayer la empresa en un comunicado.

Alberto Urquiza, presidente de la fundación Quintay, señala que la ubicación escogida contradice los lineamientos de la Ley de Bases del Medio Ambiente, que busca que este tipo de proyectos no tenga un impacto visual y desestima que la oposición tenga que ver con la plusvalía de terrenos como los del complejo turístico inmobiliario Santa Augusta, que destina la mitad de sus 726 hectáreas a parque natural. ‘A nadie se le ocurriría instalar torres en el cerro Manquehue de Vitacura (Santiago) ni apoyaría una iniciativa así’, resalta.

Coincide la secretaria de la junta de vecinos, Alejandra Porras, en valorar las ERNC, pero que estas no pueden desarrollarse a costa del valor patrimonial de la localidad, que cuenta con un humedal y ruinas balleneras declarados santuario de la naturaleza y monumento histórico, respectivamente.

La empresa se alista para el proceso de participación ciudadana y ya sostuvo encuentros con las comunidades, pero estas aseguran estar dispuestas a iniciar una batalla judicial contra la ubicación del proyecto.

Los comentarios están cerrados.