Extensa cuarentena tiene a la RM con el menor nivel de smog de la historia

Episodios críticos bajaron un 66% respecto al año pasado. Uso de leña y la reciente alza de vehículos podrían romper la tendencia. Fuente: HoyxHoy, 13 de julio de 2020.


Las ya clásicas fotografías invernales de Santiago bajo una densa capa de contaminación han escaseado este año, pues durante la época más compleja para la calidad del aire la Región Metropolitana ha logrado mantenerse con índices históricamente bajos de smog.

Desde que empezó el lapso de episodios críticos, el pasado 1 de mayo, la capital registraba hasta el viernes cinco días donde la cantidad de material particulado fino (MP2,5) en el aire había marcado niveles de alerta ambiental, mientras que en ningún día se había alcanzado una saturación como para decretar una preemergencia, algo inédito en las dos décadas que se lleva registro de la polución capitalina.

«El balance es absolutamente positivo. El año pasado ya llevábamos 15 episodios críticos, lo que significa una baja del 66%», destacó el Seremi de Medio Ambiente de la RM, Diego Riveaux.

Hasta ahora el año con mejor calidad del aire era el 2017, que culminó su época crítica con 25 alertas y dos preemergencias. Por contraparte, el 2013 fue el peor con 127 episodios, entre 41 alertas, 60 preemergencias y 26 emergencias. Esta última condición no se registra hace cuatro años en la capital.

Los motivos

Cuando aún resta un mes y medio para culminar la temporada de mayor contaminación regional, la autoridad ambiental tiene claro que el principal factor que influyó en la ausencia de smog ha sido la extensa cuarentena por la pandemia del Covid-19.

La vinculación entre el encierro y la calidad del aire es directa. Datos de la cartera consignan que el principal contaminante de la región son los vehículos, que generan el 39% del smog, un sector que según el Ministerio de Transportes ha disminuido en un 57% su circulación respecto a marzo. En el listado le siguen el uso de leña (38%) y las industrias (15%), las que también están en gran parte paralizadas.

A ello se suman las intensas lluvias de junio, que no se veían hace años en la región. «Este ha sido un invierno perfecto: la gente encerrada y con buena cantidad de lluvia», dijo el seremi Riveaux.

Sin embargo, no todo ha sido bajas, pues las fiscalizaciones sanitarias han detectado un aumento de uso de calefacción a leña por la mayor estadía de las familias en sus hogares, lo que explicaría los cinco casos críticos registrados a la fecha. Su uso está prohibida en la provincia de Santiago y las comunas de San Bernardo y Puente Alto, lo que se hace extensivo a toda la región en alerta o preemergencia.

Para las semanas venideras el panorama es más incierto, pues Meteorología pronosticó un trimestre con lluvias bajo lo normal, mientras que Transportes ha reportado aumentos de circulación vial en las últimas semanas en el Gran Santiago.

«Nos preocupa el incremento importante que se observa en los vehículos circulando por las calles», dijo el lunes pasado la ministra Gloria Hutt al reportar un alza del 7% de vehículos en la capital.

Riveaux cree que estos factores romperían la tendencia y elevarían los casos críticos, sobre todo cuando se avance en un desconfinamiento, por lo que instó a potenciar el uso de vehículos no motorizados en la etapa pospandemia.

Los comentarios están cerrados.