Biobío: Agilización de trámites y ruedas de negocios asoman como los puntos clave para la reactivación

Participantes de la Mesa de Recuperación Económica y Social del Biobío valoran la iniciativa y apuestan por que antes de que finalice agosto se se le la elaboración de una propuesta conjunta entre las pequeñas, medianas y grandes empresas de la región. Fuente: Diario Concepción, 11 de agosto de 2020.


El subsecretario de Economía, Esteban Carrasco, encabezó a fines de julio el lanzamiento de las mesas regionales para la reactivación económica y social, a modo de generar redes de colaboración para transitar hacia una recuperación expedita ante la emergencia. El hito, sin embargo, solo vino a formalizar el trabajo en la zona, pues los actores del sector productivo y empresarial local se reúnen hace algunos meses y de forma semanal con los representantes del Gobierno Regional.

En lo inmediato, deslizan desde el interior de la instancia, lo importante será cerrar un documento macro con las propuestas de los gremios de las pequeñas, medianas y grandes empresas. Se espera que este informe se redacte antes de que finalice agosto y sea posteriormente enviado al ministro de Economía, Lucas Palacios. «El objeto de todo esto es recuperar lo que hacíamos antes de la pandemia, pero con una visión distinta, es decir, una visión de mejora de lo que veníamos haciendo», recalca el seremi de Economía y secretario ejecutivo del espacio, Mauricio Gutiérrez.

La mesa de reactivación Biobío es liderada por el intendente Sergio Giacaman y también participan los directores regionales de Corfo y Sercotec, seremis de otras carteras y BancoEstado.

ALIANZAS ESTRATÉGICAS

Según Ronald Ruf, gerente general de la Cámara de la Producción y del Comercio (CPC) Biobío, la mejora mencionada por Gutiérrez tiene que ver puntualmente con las alianzas que se puedan establecer de ahora en adelante entre los sectores de menor y mayor tamaño. «Acá se ha generado una conversación muy interesante entre los distintos gremios, y hoy estamos en proceso de recabar la información sobre cuáles son las pequeñas y grandes firmas que pueden tener trabajo conjunto de negocios», revela.

Agrega que la idea es establecer, derechamente, ruedas de negocios que hasta antes de la pandemia solo se realizaban a muy menor escala, de tal forma que los sectores más pequeños se visibilicen. «A veces cuesta llegar a los ejecutivos de empresas más grandes. Por lo tanto, lo que haremos es facilitar el camino a las empresas más pequeñas para que se muestren en los distintos rubros de productos y servicios afines (…) Es bueno saber qué ofrecen ellas y que estas sepan qué requieren las grandes», afirma Ruf.

A su modo de ver, la concreción de esta iniciativa estará sujeta a la disposición de cada uno de los actores, especialmente al momento de poner en marcha la idea, «porque al final del día se trata de personas que están ocupadas y que tienen una forma de trabajo establecida, pero nosotros les pediremos un alto en el camino para hacer una ronda de conocimiento entre oferentes y demandantes de la Región».

El seremi Gutiérrez plantea además que la mejora propuesta estará centrada en lineamientos de descentralización, como la agilización de trámites para destrabar emprendimientos y de permisos ambientales por medio del Servicio de Evaluación Ambiental, y la inyección de recursos públicos. «No hay que olvidar que, si queremos levantar la inversión privada, nosotros como Gobierno también debemos estar dispuestos a tener una política más expansiva para generar empleos», comenta.

En consideración al planteamiento del seremi, Humberto Miguel, presidente de la Asociación de Empresas (Asem) Biobío, ejemplifica que a la fecha existen cerca de 45 proyectos sometidos a evaluación de impacto ambiental,por lo que la eventual agilización del proceso permitiría activar «un foco importante de inversión».

LO QUE FALTA

El mismo Miguel puntualiza que, si bien la labor desempeñada durante las últimas semanas es destacable, es necesario continuar adelante y profundizar las conversaciones en dos materias específicas, relacionadas al rol de los municipios y al plan de reactivación económica propuesto por el Gobierno Regional y que ya se aproximaría a los $900 mil millones. En primer lugar, el dirigente enfatiza que aún hace falta definir la inversión pública municipal, «que tiene un componente importante» en esta materia.

Como segundo aspecto, advierte que el programa de $900 mil millones no debe quedarse solo en la cifra global. «Nosotros queremos más detalle y saber cuáles serán las obras específicas, las fechas de licitación, adjudicación y término para hablar de cosas reales. Esto debe considerar plazos claros», dice. Actualmente, ese trabajo se realiza de manera conjunta entre los miembros de los sectores público y privado reunidos en la mesa de reactivación económica y social.

Los comentarios están cerrados.