Entra en vigencia medida que elimina bolsas plásticas en el pequeño comercio

Ya se cumplieron dos años desde que entró en vigencia la ley y su aplicación gradual para transformar a nuestro país en el primero de América Latina en prohibir las bolsas plásticas. Fuente: El Mostrador, 3 de agosto de 2020.


Desde este lunes 3 de agosto comienza una nueva etapa de la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio de todo Chile al ampliarse la restricción a los pequeños y medianos locales que hasta el momento tenían permitido dar dos por compra.

La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, hizo “una evaluación muy positiva de la aplicación de esta ley, que es ampliamente valorada por la ciudadanía y el primer paso para combatir el uso indiscriminado del plástico en nuestro país. Gracias a ella, se han dejado de entregar 5.000 millones de bolsas plásticas desde que entró en vigencia esta ley, evitando que muchas de ellas terminen contaminando nuestros barrios, ríos o playas”.

Esto equivale a que si se pusieran las bolsas una al lado de la otra, sumaríamos 2,75 millones de kilómetros. Es decir, 7,1 veces la distancia que existe entre la Tierra y la Luna, se podría dar vuelta a la Tierra 68 veces o se cubriría 550 veces la distancia entre Arica y Punta Arenas. Considerando el peso de estas bolsas, unas 36.750 toneladas, equivalen a 31.680 autos o 2.041 buses eléctricos del sistema de transporte RED.

Sobre la medida que empieza a regir este lunes en el pequeño comercio, comentó que ven “con satisfacción como muchos locales se han adelantado a la medida y ya no entregan pese a poder darlas, o no las utilizan porque las personas llevan su alternativa reutilizable”, añadió la ministra Schmidt.

“Es un primer avance contra la pandemia del plástico que revela que sí es posible eliminar los productos plásticos innecesarios. En Greenpeace estamos muy contentos y orgullosos con esta primera victoria de nuestra lucha por eliminar el plástico. Creemos que el crecimiento de la producción de plásticos y el rol que ha alcanzado en la generación de una crisis de contaminación en los ecosistemas sólo puede enfrentarse cambiando nuestra perspectiva de cómo consumimos y este es un gran primer paso», explicó Soledad Acuña, vocera de Greenpeace Chile.

Al igual que en el resto del mundo, las bolsas plásticas se introdujeron al país en los años 70 como una forma de facilitar el transporte de productos, principalmente en el retail. En 2017 la organización ambientalista inició la campaña #desembolsate donde concentró sus fuerzas en detener el uso de bolsas plásticas del país para que no fueran eliminadas sólo en las comunas costeras, como era el proyecto inicial, sino que se extendiera a todo Chile.

Fiscalización y nuevas regulaciones

La ley indica que las bolsas plásticas en que se envasan alimentos no están prohibidas (como bolsas de arroz o fideos). Tampoco aquellas que su uso sea necesario por razones higiénicas o para evitar el desperdicio de alimentos. Así, la bolsa de la feria, que va en contacto directo con las frutas o verduras, sí se podrá seguir entregando, aunque el llamado, como ya lo hace mucha gente, es llevar las reutilizables.

La ley establece multas de hasta 5 UTM por cada bolsa plástica que se entregue de manera indebida. Esta multa es para el comercio, no para los clientes. Para la determinación de la sanción, se considerarán el número de bolsas plásticas entregadas, la conducta anterior del infractor y su capacidad económica.

La fiscalización dependerá de los municipios y las sanciones serán aplicadas por el juzgado de policía local correspondiente.

La ley que prohíbe las bolsas plásticas fue el primer paso en el combate contra el uso indiscriminado por plásticos. Es por eso que el Ministerio del Medio Ambiente está implementando la ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que obligará a las empresas a hacerse cargo de los residuos, recolectándolos y reciclándolos.

También, avanza en el Congreso el proyecto de ley que regula los productos de un solo uso que se entregan en los restaurantes, casinos, clubes sociales, cocinerías, fuentes de soda, cafeterías, salón de té, panaderías, bares, u otros locales similares que comercialicen comida preparada. De esta manera, quedarán prohibidos cubiertos, bandejas, vasos o bombillas que sean de materiales desechables.

Desafío plástico

Chile es el primer país en eliminar las bolsas plásticas en Latinoamérica pero también es el país que tiene una cifra récord: alcanza el primer lugar en la generación de basura plástica por habitante en el continente, explican en la organización.

«Somos un diamante en bruto en la eliminación de plásticos. Somos los primeros en eliminar las bolsas en América Latina. Por eso y no solo las empresas, sino la ciudadanía tienen un enorme potencial de participación social para generar, comprar, y almacenar elementos que reemplacen el plástico en su vida cotidiana. El uso innecesario de plástico es cosa del pasado, entramos en la fase de las personas y el planeta donde la gente ha tomado conciencia de la importancia de eliminar este elemento para poder dejar un medioambiente mejor a los que vienen», enfatizó Greenpeace.

En este contexto, la organización intensificó su trabajo para eliminar la avalancha de productos plásticos en Chile. Con esto han buscado dejar su huella identitaria respecto a la necesidad de tener un #chilesinplasticos.

«La presencia de plásticos en los océanos es un problema que crece a gran velocidad a la vez que aumenta vertiginosamente su producción global. Se estima que en 2020 esta producción superará los 500 millones de toneladas anuales, lo que supondría un 900% más que los niveles de 1980. Si los residuos plásticos no son correctamente gestionados o directamente se abandonan pasan a contaminar el medio terrestre y muchos llegan a los océanos a través de las vías fluviales», explica Acuña.

Como desafío Greenpeace explica que es hora que el Gobierno pueda agilizar y acelerar la transformación a un modelo de gestión del plástico cuyo norte sea reducir. “Recordemos que el reciclaje es insuficiente para lograr acabar con la crisis en la magnitud actual. Menos del 12% del plástico se ha reciclado en Chile, por lo que estamos lejísimos de una meta satisfactoria a la altura de la urgencia del desafío, sin contar las dificultades que tienen los gobiernos locales para lograr aumentar el reciclaje”. Por eso, si existen alternativas, la solución es eliminar y reducir su consumo. El mejor plástico es aquel que no se usa», enfatizaron desde la organización ambientalista.


Publicado en: Resumen de prensa

Etiquetas: bolsas plasticas Destacado

Los comentarios están cerrados.