La Región Metropolitana ya tiene parque nacional: oficializan a Río Clarillo como el primer lugar de este tipo en la capital

Con esto, la RM dejará de ser una de las dos regiones del país que no contaban con un parque nacional. Ahora solo queda Ñuble. La decisión había sido adoptada en 2016 por el Consejo de Ministros, pero no se había materializado. Fuente: La Tercera, 24 de agosto de 2020.


El 4 de julio de 2016 el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad aprobó una importante decisión: cambiar la categoría de Río Clarillo de reserva nacional a parque nacional. Esa decisión, sin embargo, fue oficializada recién hoy dando paso a que la Región Metropolitana tenga su primer recinto de este tipo, dejando solo a Ñuble fuera del listado.

La noticia fue dada a conocer esta tarde por el Presidente Sebastián Piñera quien anunció además que el santuario de la naturaleza Salar de Huasco -en la Región de Tarapacá- pasaría a convertirse en parque nacional por ser una gran zona de humedales, con un altísimo valor biológico que incluso lo llevó a ser parte del listado Ramsar de Sitios de Importancia Internacional.

La necesidad de que la RM tuviera su primer parque nacional ha rondado desde hace un largo tiempo. Las apuestas y principales campañas apuntaban, sin embargo, a la declaración de este tipo para el valle de los ríos Colorado y Olivares, en el Cajón del Maipo, donde hay más de 300 glaciares que concentran el 50% del agua dulce de la región. La iniciativa “Queremos Parque”, de hecho, ha reunido más de 142 mil firmas apoyando esta moción, tiene el respaldo de 150 organizaciones, de gran parte de los parlamentarios, pero aún el gobierno no se pronuncia al respecto.

El reciente anuncio fue celebrado por la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien manifestó que “con la recategorización de Río Clarillo, no sólo hacemos oficial el primer parque nacional de la Región Metropolitana, si no que le entregamos una figura de mayor protección un sector con gran cantidad de flora endémica del Chile central y fauna de alto valor. Además de cuidar los servicios ecosistémicos que el área entrega, como el abastecimiento de agua a las comunas de Pirque y Puente Alto”.

El nuevo parque nacional Río Clarillo tiene una superficie de 10.185 hectáreas, está ubicado en la comuna de Pirque y es uno de los últimos refugios de bosque esclerófilo de hoja dura de la zona central. En ese lugar hay peumos, litres, quillayes, además de ciprés de la cordillera, lingue y lirios, entre otras especies.

En cuanto a la fauna, en esa zona hay dos tipos de aves (es un refugio único para la reproducción de fio fio y torcazas), cinco de mamíferos, cinco de reptiles y tres de anfibios (rana de pecho espinoso, el sapo arriero, y la iguana chilena) que se encuentran clasificadas en estados de conservación vulnerable y en peligro.

Otro de los factores que pesó para que la reserva pasara a ser parque nacional fue la necesidad de establecer medidas de control para mejorar las condiciones de uso para el disfrute del público y la investigación científica, “sin que ello signifique alterar las condiciones actuales del área, promoviendo actividades de cero impactos y organizando la alta demanda por uso del área”.

Con esto, igualmente, se podrá reducir el uso o explotación de recursos de la zona.

Río Clarillo -reserva creada en 1982- actualmente posee siete senderos, que suman más de 24 kilómetros. Cuenta con baños, áreas de picnic, miradores y acceso al río. En condiciones normales, cuenta con más de cien mil visitas anuales, de los cuales aproximadamente 40 mil son estudiantes, que asisten también al Centro de Información Ambiental (sala de proyecciones con capacidad para 40 personas). En la Reserva trabajan 25 personas: 17 guardaparques y 8 son personal de apoyo.

Parque nacional Salar de Huasco

El humedal Salar del Huasco, en la Región de Tarapacá, es una importante área de nidificación de flamencos chilenos y atrae una diversidad de aves acuáticas como el flamenco andino, flamenco james, la guallata, y gaviotas andinas, suris y patos.

Los estudios científicos han determinado que ese lugar, además, es un vestigio de lo que fue un lago pleistocénico que abarcaba desde el Lago Titicaca, en el sur de Perú hasta la Región de Antofagasta. La evolución climática provocó, sin embargo, que este lago paulatinamente se fuera retirando, quedando como prueba de su existencia el humedal que hoy conforma el Salar de Huasco.

Ese ecosistema es reconocido como uno de los humedales más prístinos del altiplano y una importante reserva hídrica en uno de los lugares más áridos del mundo. Por ese motivo, se ha convertido en un hábitat esencial para el desarrollo de la biodiversidad de la zona, atrayendo un sinnúmero de especies y su ubicación lo transforma en un escenario de relevancia en una de las rutas migratorias de aves más importantes.

Los comentarios están cerrados.