Una “tormenta perfecta” genera escasez de pellets para calefacción en la zona sur

Foto: TV Patagonia

Consumo aumentó en medio de la crisis sanitaria, pero no es el único factor que genera quiebre de stock de este producto. Fuente: El Mercurio, 19 de agosto de 2020.


La pandemia del covid-19, una huelga que diezmó la producción de la principal empresa del país, un incendio que destruyó parte de una fábrica productora y la quiebra de otra proveedora en La Araucanía. Estos son los particulares ingredientes que desataron una ‘tormenta perfecta’ en la zona sur, que en medio del invierno ha generado la escasez de pellets y que tiene a cientos de personas haciendo largas filas para poder comprar este producto y así calefaccionar sus hogares.

‘Hace tres semanas que estamos en lo mismo, que no queda pellet en casi ningún lado, y cuando aparece algún stock, se acaba en menos de 20 minutos. Me quedan tres bolsas’, comenta Elías Retamales, en Valdivia, para graficar el escenario que también afecta a Osorno, Puerto Montt y Coyhaique.

El sobreconsumo de calefacción en los hogares en medio de la crisis sanitaria asoma como el principal factor que explica el aumento de la demanda. ‘Los clientes, como están encerrados en las casas, consumen más del doble (de pellets) de lo de un año normal’, explica Felipe Salazar, gerente comercial de Ecomas, la principal empresa del rubro en el país.

Sin embargo, el sobreconsumo no es el único factor, pues en abril Ecomas vio diezmada su producción por una huelga (43 días) de trabajadores de Promasa, su principal proveedor de materia prima. ‘La huelga nos mermó un 80% de un mes normal de producción, que son entre 4 mil y 5 mil toneladas’, comenta Salazar.

Además, a finales de 2019 ocurrió la quiebra de Maderas Venturelli, que proveía la materia prima, y luego, hace algunos meses, un incendio afectó la cadena de producción de Traiguén Energy. Con esto se produjo otra merma en la producción nacional, esta vez de dos mil toneladas.

Antonio Minte, gerente de la Asociación Chilena de Biomasa, que agrupa a 11 empresas productoras de pellets —representan el 85% de la producción nacional—, dijo que ‘la ‘tormenta perfecta’ incluye una pandemia, y eso ha cambiado la metodología de consumo, y nos ha llevado a esta sobredemanda que era imposible de pronosticar’. Agrega que este año se proyectaba que la demanda domiciliaria llegaría a las 100 mil toneladas; sin embargo, en el escenario actual se sobrepasarán las 140 mil toneladas. Esto, según estimaciones del gremio, ya que en Chile cuenta con unos 80 mil calefactores a pellets, de los cuales el 60% fue adquirido por privados y el otro 40%, como parte del recambio que impulsa el Ministerio del Medio Ambiente.

Los comentarios están cerrados.