Retos socioambientales de la estrategia circular de la minería

Opinión de Telye Yurisch, economista de Fundación Terram, sobre los desafíos del sector minero frente a la economía circular. Fuente: Nueva Minería y Energía, 9 de noviembre de 2020.


Durante los últimos dos años, tanto a nivel ministerial como empresarial, se comenzaron a esbozar los lineamientos para establecer una estrategia que incorpore a la economía circular en la minería. No obstante las buenas intenciones, es importante tener presente que este sector históricamente ha desarrollado una cadena de valor más bien lineal, generando una gran cantidad de residuos sólidos que han sido dispuestos e incluso, en muchos casos, abandonados.

Entre ellos, los relaves mineros son los que despiertan la mayor preocupación. Sin duda, este es uno de los principales desafíos no resueltos por la política pública sectorial, que a la fecha se expresa en un total de 742 depósitos de relaves catastrados, de los cuales 463 se encuentran inactivos y otros 173 abandonados. Este escenario hace evidente la urgencia con la que hay que actuar para encontrar la forma de eliminar o disminuir dichas instalaciones abandonadas o pasivos mineros, e impone un gran desafío para la implementación de la lógica circular en el sector.

La economía circular en la minería ha estado presente en el desarrollo de distintas iniciativas relacionadas con la Política Nacional Minera 2050. Ésta representó una de las temáticas de importancia para la mesa de trabajo de Desarrollo Ambiental Sostenible de dicha Política, como también configura uno de los tres ejes temáticos de trabajo de la Mesa de Minería Verde y del documento de “Bases para una Política Nacional de Depósitos de Relaves”.

Si bien implementar acciones circulares en el sector implica –según lo han definido los propios actores sectoriales– avanzar en una mayor eficiencia hídrica y energética, transitar a una minería que genere menos residuos y promover la reutilización y reciclaje de los mismos, lo cierto es que en los documentos de política mencionados la economía circular solo se acota a la gestión de residuos mineros, específicamente a lo relacionado con el reprocesamiento de depósitos de relaves.

Es así como la estrategia circular que promueve la cartera de minería apunta a la transformación de un pasivo minero en un recurso (activo), fomentando de este modo la extracción de valor de los depósitos de relaves. Para lograrlo, la denominada “Política de Relaves” detalla que se requiere realizar modificaciones a cuerpos legales y normativos con el objetivo de permitir la reutilización de estos depósitos, avanzar en la investigación y el desarrollo de técnicas de reprocesamiento y nuevos usos de relaves, y, por último, en establecer incentivos (tributarios, por ejemplo) que faciliten su implementación.

Al respecto, desde Fundación Terram visualizamos que dicha estrategia presenta distintos problemas de implementación, ya que, por una parte, el reprocesamiento de depósitos mineros no cuenta con una normativa específica que lo regule, causando una serie de dificultades, ambigüedades y disparidades de criterios para su ejecución. Por otra, se abren dudas sobre el tratamiento ambiental de los nuevos desechos que se generarían en este proceso, más aún si éstos son tóxicos y/o peligrosos, considerando que eventualmente se reprocesarían elementos que provienen de relaves inactivos o abandonados. Por ello, el llamado a incorporar estos aspectos en el tratamiento sectorial de la economía circular es urgente, pero, al mismo tiempo, debe ser prioridad que se tomen medidas efectivas para dar respuesta a la histórica deuda socioambiental del sector relacionada a los Pasivos Ambientales Mineros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *