Actualización del plan regulador comunal genera controversia en Papudo ante temor de que desaparezcan bosques y áreas verdes

El 29 y 30 de diciembre se realizará una audiencia pública para recibir las últimas observaciones de la comunidad. Fuente: El Mercurio, 16 de diciembre de 2020.


Posiciones encontradas ha generado el futuro plan regulador de Papudo, que proyecta a la comuna costera como un balneario-ciudad. Las perspectivas a 30 años plazo es contar con ua capacidad de 50 mil personas, cifra que se aleja de los tres mil vecinos permanentes actuales, número que en la alta temporada de verano llega a los 16 mil.

Ante el temor de que desaparezcan los bosques y las áreas verdes, que han sido reemplazados por los edificios, vecinos se organizaron en el movimiento ‘Salvemos Papudo’. Estos afirman que hay falta de participación, de que el municipio no responde a los requerimientos ni acusa recibo de las propuestas alternativas presentadas al nuevo plan regulador.

Desde el municipio responden que los temores son infundados, y que entre el 2 de diciembre de 2019 y el 17 de enero de 2020 se desarrolló la instancia de participación ciudadana, la cual recibió 562 observaciones, que en su totalidad fueron incorporadas al proceso.

El arquitecto Jorge Rubio, director de Obras de la Municipalidad de Papudo, afirmó que este viernes se publicará en un diario de la zona el calendario definitivo del plan, con el cronograma detallado de los pasos que faltan. En principio, el plan regulador debería estar listo entre marzo y abril del 2021. Asimismo, se informó que el 29 y 30 de diciembre se realizarán las primeras audiencias, con toda la documentación del nuevo plan regulador para recibir las últimas observaciones de la comunidad local.

Según Pilar Vigneaux, vocera del movimiento ‘Salvemos Papudo’, el nuevo plan regulador proyecta un crecimiento desmedido, que favorece a las inmobiliarias, sin áreas para nuevos colegios, espacios para un hospital o recintos culturales, como un teatro. ‘Que Papudo crezca no está mal; el punto es que crezca de una manera armónica’, afirma y agrega que los índices de densidad y constructibilidad del nuevo plan regulador empujará todas las áreas verdes a la punta de los cerros, porque los condominios ocuparán el espacio de los bosques. ‘Lo bonito de Papudo va a desaparecer. Llegar a las áreas verdes en las partes altas de los cerros será muy difícil’.

Los vecinos también se oponen a un proyectado by pass de 30 metros de ancho —como la Costanera Norte, en Santiago—, que pasaría por arriba de las quebradas, en vez de construir puentes, las que se van a rellenar con terraplenes. También precisan que el plan no incluye áreas para viviendas sociales.

Rubio desestimó las críticas. Por ejemplo, negó que las áreas verdes vayan a disminuir, sino que, por el contrario, ‘van a registrar un incremento’. De las 107,8 ha que contempla el plan regulador vigente, pasarán a 336 ha, y que se respetarán los bosques y quebradas.

En tanto, en una sesión especial del concejo municipal, realizada en noviembre, ya se definió generar parques públicos en la quebrada del Maqui y bosque de Lilén, humedal Agua Salada y laguna Totoral. También se acordó limitar el desarrollo de edificios en el bosque de Lilén y la zona alta de Papudo.

Los comentarios están cerrados.