Ley de glaciares: Senadores acuerdan nuevas excepciones e impulsan catastro

Foto: La Nación.

Pese a que el proyecto prohíbe actividades en estos depósitos, se permitirá el turismo sustentable, la investigación científica y la labor de las Fuerzas Armadas. Fuente: El Mercurio, 24 de diciembre de 2020.


Un lento avance es el que sigue presentando la discusión de la ley de glaciares en la comisión de Minería y Energía del Senado, que reanudó la votación de la iniciativa, aprobando nuevas excepciones para incluir en la normativa. Si bien el corazón del polémico proyecto prohíbe cualquier tipo de actividad en este tipo de depósitos, se acordó permitir el desarrollo en algunas excepciones, las cuales tienen que ver con la investigación científica, el turismo sustentable, o iniciativas que busquen la prevención de riesgos de la población, así como las materias propias de las Fuerzas Armadas y de Orden Público.

Del mismo modo, los asesores técnicos de los senadores alcanzaron un acuerdo respecto a la elaboración del catastro de glaciares, iniciativa que resulta fundamental para el proyecto. Pese a que resta que este artículo se vote, existiría un acuerdo para que, a través de un reglamento expedido por el MOP, se establezcan las normas necesarias para el procedimiento de catastro y clasificación de glaciares, mientras que en el caso del periglaciar y permafrost, se apunta a realizar un mapeo, debido a que se trata de áreas continuas o semicontinuas.

La instancia de ayer también sirvió como presentación del nuevo biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, quien abordó por primera vez en su nuevo rol el proyecto de ley. Jobet aseguró que la intención del Ejecutivo es impulsar la iniciativa y comentó que ‘tenemos la convicción de que hay que preservar y cuidar los glaciares. Chile tiene una enorme oportunidad y un valor enorme, y en la medida en que el cambio climático se acelera, son activos estratégicos que hay que preservar’. En esta línea, añadió que ‘espero que juntos podamos desarrollar una buena ley que proteja esos glaciares y que lo haga de una manera equilibrada, que sea sostenible en el largo plazo, que es lo que todos queremos’. Con todo, el proyecto seguirá siendo analizado la próxima sesión en la comisión, y se espera que se comiencen a tomar definiciones respecto a aquellos puntos que generan mayor polémica.

Desde la industria minera, la principal preocupación tiene que ver con el artículo transitorio que apunta a que la normativa sea retroactiva, prohibiendo el funcionamiento de cinco importantes faenas que operan en la zona central del país: El Teniente y Andina, de Codelco; Los Pelambres, de Antofagasta Minerals; Los Bronces, de Anglo American; y Caserones, a los que se suman 10 proyectos, y 21 faenas mineras de mediana y pequeña escala. Según las estimaciones de la comisión chilena del cobre (Cochilco), de prosperar el proyecto tal cual inició su tramitación, se espera un descenso promedio de un 22% a 28% de la producción de cobre del país en un horizonte de 2021 a 2031, lo que significa una pérdida de 1.387 a 1.809 miles de toneladas de cobre fino. No obstante, existen acercamientos para flexibilizar el desarrollo de actividades económicas en la zona periglaciar y en el permafrost que podrían viabilizar estas operaciones.

Los comentarios están cerrados.