Confirman que ballena azul varada en la Patagonia chilena murió por colisión con embarcación

A nivel torácico había un hematoma grande que sugería una colisión importante. Posteriormente, al remover la capa muscular, apareció que el corazón estaba fuera de la cavidad torácica, evidenciando que el impacto fue mortal. Fuente: Aqua, 22 de abril de 2021.


Durante la tarde de este jueves 22 de abril, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) confirmó que la causa de muerte de la ballena azul (Balaenoptera musculus) varada la semana pasada en Chumeldén, comuna de Chaitén, provincia de Palena, región de Los Lagos, fue producto de la colisión con una embarcación. La información fue dada a conocer una vez conocidos los resultados preliminares de la necropsia realizada el viernes pasado (16).

Así lo detalló el médico veterinario Mauricio Ulloa, especialista en cetáceos de la Unidad de Conservación y Biodiversidad de Sernapesca, quien supervisó el procedimiento realizado por especialistas de la ONG Panthalassa y de Fundación MERI, organizaciones con programas especiales dedicados al cuidado y conservación de cetáceos.

Mauricio Ulloa precisó que se trataba de un ejemplar juvenil macho de poco más de 14 metros de longitud y 30 toneladas de peso. “Era una carcasa en estado 4 de conservación, que quiere decir que presentaba cierto grado de descomposición, ataque de carroñeros y desprendimiento de la piel”.

“A nivel torácico había un hematoma grande que sugería una colisión importante. Posteriormente, al remover la capa muscular, apareció que el corazón estaba fuera de la cavidad torácica, lo cual nos da un indicio que el impacto fue verdaderamente severo y lo que le produjo la muerte al animal”, lamentó.

Del mismo modo, el director científico de la ONG Panthalassa, Frederick Toro, explicó que la necropsia se llevó a cabo con un trabajo simultáneo en tres secciones del animal, y que de este modo pudieron determinar que “externamente tenía algunas lesiones menores en la piel asociadas probablemente a artes de pesca, pero al entrar a la cavidad torácica encontramos un hematoma y líquido sanguinolento en la zona ventral. En el corazón presentaba una lesión en el ápice y el músculo cardíaco con hemorragia, todo lo cual es indicativo de una colisión con una embarcación de tamaño considerable”.

Reforzar la protección de los grandes cetáceos

Este incidente pone de manifiesto la importancia de trabajar en medidas para mitigar y prevenir las interacciones entre cetáceos y naves, lo que requiere de una coordinación de las entidades públicas y privadas.

Así lo enfatizó la directora ejecutiva de Fundación MERI, Ana María Molina, quien subrayó que “esto nos lleva a relevar la urgencia de tomar las medidas necesarias para evitar que estos hechos sucedan”.

“Por ello -ahondó Ana María Molina-, desde el año pasado trabajamos en conjunto con el Ministerio del Medio Ambiente y muchas otras instituciones en desarrollar el proyecto The Blue BOAT Initiative en la zona del golfo Corcovado y hacia el sur, con el que buscamos generar una alerta temprana a las embarcaciones que permita evitar estos impactos. Este proyecto más cada una de las acciones que pueda realizar cada sector, incluyendo a las comunidades, será un gran aporte a la protección de estos cetáceos que tantos servicios ecosistémicos entregan a la naturaleza”.

El jefe de la Unidad de Conservación y Biodiversidad de Sernapesca, Ricardo Sáez, destacó este tipo de iniciativas, manifestando que como institución “es fundamental contar el apoyo de la sociedad civil a través de proyectos como Blue Boat, que permitirá contar con boyas acústicas para detectar la presencia de grandes cetáceos, y advertir a las embarcaciones en la zona”.

Para Ricardo Sáez, este proyecto se suma a los esfuerzos que el Estado ha desarrollado a través de Sernapesca y el resto de la institucionalidad pesquera, ambiental y marítima, cada uno desde el ámbito de sus obligaciones, en instancias como el Comité de Ruido Submarino, el Plan de Conservación y Manejo de la Ballena Franca Austral, la evaluación de la interacción del delfín chileno con actividades de pesca costera y acuicultura, la vigilancia en parques y reservas marinas, entre otros.

Además, Sernapesca creó en 2017 la Red Nacional de Respuesta ante Varamientos de Fauna Marina, y más recientemente la Red Nacional de Desenmalle de Grandes Cetáceos, recientemente presentada ante el Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional. Por otra parte, durante el período de pandemia el Servicio ha realizado una serie de charlas y talleres abiertos a toda la ciudadanía donde se abordan aspectos como la ecología, comportamiento y respuesta ante varamiento de grandes cetáceos.

Finalmente, el jefe de la Unidad destacó que ya existen dos resoluciones de la autoridad marítima, una de carácter obligatorio y otra voluntaria, que regulan el tránsito y velocidad de las embarcaciones en dos zonas del país conocidas por la constante presencia de ballenas: la bahía de Mejillones y el golfo Corcovado.

En este sentido, puntualizó que el objetivo es ir ampliando y fortaleciendo este trabajo conjunto de la institucionalidad, la academia y la ciudadanía, para lograr mares seguros para la circulación de estos animales que son vitales para el planeta y para la misma humanidad debido a su rol en el ecosistema global.

Los comentarios están cerrados.