Control de polvo: necesidad estratégica en la industria minera

Foto: La Tercera.

El impacto del material particulado en las personas es un problema del cual se está ocupando la minería, aplicando adelantos como antenas y equipos de generación de ondas de radio que funcionan como una cortina, impidiendo el movimiento del polvo. Fuente: Diario Financiero, 28 de mayo de 2021.


El material particulado se clasifica según su diámetro, característica de la que dependen sus impactos en la salud. Mientras menor es el diámetro de las partículas del material, mayor probabilidad tienen de penetrar a las vías respiratorias ‘llegando directamente a los alvéolos, lo que aumenta el riesgo de muerte prematura asociada a diversos efectos cardiopulmonares’, explica Thomas Vernün, gerente comercial de Dank Consultores.

Los efectos adversos del material particulado sobre la salud humana dependen de la concentración, la duración de la exposición y la susceptibilidad.

En ese sentido, el presidente de la Cámara Minera de Chile, Manuel Viera, advierte que este no es un problema solo de la minería, sino que afecta a todos por su relación con un problema de agua y energía.

‘Es obvio que la minería está muy preocupada por este aspecto, ya que el polvo contiene sílice, el que produce enfermedades como la neumoconiosis, conocida como silicosis’, dice, añadiendo que es por eso que la industria está atacando directamente donde se produce este problema: tronaduras; chimeneas de ventilación en minas subterráneas; pozos o piques de circulación de aire; frentes de explotación; carguío y transporte de mineral; chancado y molienda, ‘por lo que el control es un aspecto de suma importancia’.

Soluciones

El sector ha estado trabajando en la incorporación de soluciones innovadoras con foco en la mejora de la toma de decisiones, según los expertos, evitando así futuras interrupciones y buscando mejorar la sustentabilidad de las operaciones, reduciendo el impacto en el medio ambiente.

Entre las soluciones, Enrique Molina, director ejecutivo de Expande, destaca los modelos matemáticos que predicen la trayectoria del material particulado, ‘permitiendo ajustar la operación minera y minimizar la generación hasta tecnologías correctivas para la supresión de éste’.

En este último caso se usan desde reactivos químicos, biológicos y nebulizadores hasta sistemas mecánicos ‘ampliamente utilizados en ambientes cerrados como precipitadores electrostáticos’, añade.

Asimismo, continúa Molina, la industria ha incursionado recientemente en el uso de antenas y equipos de generación de ondas de radio y amplificadores electrónicos, los que ‘con ondas de amplitud, geometría y frecuencia conocidas, emitidas a muy baja frecuencia, generan una barrera -cortina- que impiden el movimiento del material particulado’.

Aunque aún no existen tecnologías que logren suprimir el 100% de las partículas en suspensión, Manuel Viera, de la Cámara Minera, asegura que la industria está usando tecnología de punta para enfrentar esta temática y, además, está utilizando lineamientos de la economía circular.

‘Para ello han aplicado Inteligencia Artificial, lo que ayuda al control de polvo y por ende mejoraría en las enfermedades respiratorias y protegería a los equipos que se utilizan’, agrega Viera.

Apuntar a la sostenibilidad

La extracción de materiales que actualmente emplea la industria tiene graves consecuencias medioambientales, dice Martín Tavil, director ejecutivo para la Industria Minera de Accenture Chile. ‘La industria puede reducir su intensidad de recursos -y los costos y riesgos asociados-, empleando estrategias como el uso de energía e insumos renovables’, plantea. Por su parte, Thomas Vernün, de Dank Consultores, explica que el sector lleva años trabajando en controlar estas emisiones, pero a su juicio aún ‘falta voluntad y que los niveles de inversión sean focalizados en esto’.

El problema está en el inicio de la fase de producción de cobre, sigue Vernün, y es ahí donde cree que se deben mejorar los procesos productivos.

En ese sentido, Manuel Viera dice que comenzar desde los diseños de ingeniería, haciéndolos confiables, inteligentes y con una filosofía más respetuosa con el ecosistema, podría ser una solución.

Los comentarios están cerrados.