Presidente de la Sonami disponible a cambios en materia de impuestos: “Hay que buscar un royalty que no provoque daños colaterales que son muy fuertes”

Foto: Aton

Diego Hernández, el presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), aseguró que lo ideal es "mantener una escala relativamente baja cuando los márgenes sean bajos, y subir la escala" cuando aumente el precio del cobre. Fuente: El Mostrador, 13 de mayo de 2021.


La discusión por el royalty a las ventas del cobre y el litio despachado por la Cámara de Diputados al Senado, destinado a financiar inversión en las regiones mineras e incrementar las arcas fiscales para la entrega de una renta básica universal durante la pandemia, tiene en estado de alerta al sector minero.

Entrevistado en El Mostrador en la Clave, el presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Diego Hernández, planteó que aunque “es muy difícil discutir sin interlocutor y sin tener una contraparte con datos duros», también se mostró abierto al diálogo y dispuesto a hacer cambios en el impuesto específico.

A su juicio, este proyecto de royalty, tal como está planteado hoy en día, “castiga más a las empresas más chicas y las empresas que tienen menor ley y costos más altos”, señaló el titular del gremio que agrupa a la gran, mediana y pequeña minería en Chile.

En este contexto, con los precios actuales del cobre por sobre los US$4 la libra, aseguró que todos los actores del sector “pueden contribuir” con este royalty. Sin embargo, la situación es distinta si el precio baja.

Así las cosas, plantea que algunas mineras “no van a poder resistir» el royalty que se propone actualmente si los precios por libra de cobre bajan a US$2,5 o US$2,8. Y los principales afectados serán “toda esta mediana minería y las minas grandes menos rentables”, precisó.

Considerando estos elementos, Hernández sostiene que “hay que buscar un royalty que no provoque esos daños colaterales que son muy fuertes y demostrables con las cifras”. “Queremos pagar impuesto cuando ganamos, y cuando no ganamos no queremos pagar», ya que tendríamos que endeudarnos, precisó. «Es cíclico nuestro negocio», recordó.

Lo ideal es «mantener una escala relativamente baja cuando los márgenes sean bajos, y subir la escala» cuando aumente el precio del cobre, remarcó el presidente de Sonami.

Si bien planteó que tienen disposición a buscar un punto de encuentro en esta materia, aclaró que “en este momento no hay ningún diálogo”.

Los dichos de Hernández coinciden con lo que ha planteado el presidente del Consejo Minero, Joaquín Villarino, quien en una reciente entrevista con El Mostrador señaló que en el sector son partidarios de un régimen tributario que entregue recursos adicionales a las regiones mineras y que los empresarios mineros están disponibles para abordar modificaciones a la legislación tributaria, incluido el royalty, pero estudiando bien las consecuencias, para no matar algunas faenas que tienen costos más altos. “Hay que sentarse a conversar y ver si hay margen, o no, para subir la carga tributaria”, señaló en dicha entrevista el titular del gremio que agrupa a las grandes mineras del país.

En concreto, el proyecto despachado por la Cámara establece una compensación a favor del Estado por la explotación de la minería del cobre, del litio y de todas las sustancias concesibles, equivalente al 3% del valor ad valorem de los minerales extraídos, parte del cual será destinado a financiar una renta básica y universal de emergencia en el contexto del estado de excepción constitucional de catástrofe por Covid-19 y sus sucesivas prórrogas.

Dichos recursos además deberán destinarse en un 25% a un Fondo de Convergencia Regional, que estará integrado solo por las comunas que pertenezcan a las regiones en que se realice explotación minera, mientras que el  75% restante se destinará a financiar iniciativas en las regiones mineras, en materia de reparación, mitigación o compensación de los impactos ambientales provocados por la actividad minera; para desarrollo de infraestructura crítica y digital; o para inversión o investigación en universidades estatales.

Los comentarios están cerrados.