Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) inicia reuniones para aprobar informe clave

Foto: AP/Martin Meissner.

El objetivo es aprobar el único informe de la entidad que se publicará este año antes de las esperadas negociaciones de la COP26, que se celebrarán en Glasgow en noviembre. Abarcará cuestiones como la atribución -la influencia mensurable de la humanidad en el clima-, los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, el aumento de la temperatura, las retroalimentaciones climáticas (también conocidas como impactos), el cambio del nivel del mar, el papel de los bosques y los océanos como sumideros de carbono hasta ahora, y cómo podrían comportarse en el futuro en función de las decisiones que las autoridades tomen ahora. Fuente: El Mostrador, 26 de julio de 2021.


El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) iniciará este lunes, y hasta el 6 de agosto, una reunión virtual para aprobar un informe clave.

El texto será el único informe del IPCC que se publicará este año antes de las esperadas negociaciones de la COP26, que se celebrarán en Glasgow en noviembre, informó la Asociación Civil Periodistas por el Planeta.
El informe abarcará cuestiones como la atribución -la influencia mensurable de la humanidad en el clima-, los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, el aumento de la temperatura, las retroalimentaciones climáticas (también conocidas como impactos), el cambio del nivel del mar, el papel de los bosques y los océanos como sumideros de carbono hasta ahora, y cómo podrían comportarse en el futuro en función de las decisiones que las autoridades tomen ahora.

Informe anterior

El informe del IPCC de 2018 sobre el objetivo del 1,5℃ cambió permanentemente el discurso público sobre el clima, con los gobiernos y las empresas bajo más escrutinio que nunca, y dio lugar a movimientos como Fridays for the Future y Extinction Rebellion.

Las principales conclusiones del IPCC SR15 mostraron que el mundo necesita un cambio sistémico urgente y sin precedentes para reducir las emisiones a la mitad en 2030 y alcanzar las emisiones netas cero en 2050 a más tardar, si los gobiernos se toman en serio el ambicioso objetivo de París de 1,5℃.

Sin embargo, las emisiones no han dejado de aumentar. La actualización de mayo del Climate Action Tracker mostró que las políticas actuales sitúan al planeta en torno al 2,9℃, y los compromisos climáticos entre el 2-2,4℃. A principios de este año, el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirmaba que un mundo alineado con el 1,5℃ significa el fin inmediato de las nuevas inversiones en combustibles fósiles, y un sector energético global neto cero para 2040.

Bajo cumplimiento

La AIE también publicó el 20 de julio su informe sobre los paquetes de recuperación para la crisis causada por el Covid, y concluyó que de los 16 billones de dólares de gasto mundial en ayuda, sólo el 2% del apoyo fiscal se destinó a las transiciones hacia la energía limpia. La cantidad de inversión total en energía limpia movilizada por las medidas de recuperación de los gobiernos hasta la fecha está muy por debajo de lo que se necesita para poner las emisiones mundiales de CO2 en la senda de alcanzar el nivel cero en 2050.

El informe afirma que espera que las emisiones alcancen su máximo histórico en 2023. Apenas dos días después, se publicó una noticia en la que se destacaba una declaración del Ministro de Petróleo saudí en una reciente reunión privada, según la cual el país pretende ser «el último hombre en pie, y cada molécula de hidrocarburo saldrá».

Mientras tanto, más de 100 gobiernos de países más pobres se unieron este mes para exigir una acción clara por parte del mundo más rico antes de la COP26. Sus demandas incluyen la financiación para que las naciones más pobres luchen y se adapten al cambio climático, así como la compensación por los impactos que sufrirán.

Pérdidas por contaminación

Un trabajo reciente de Swiss Re sitúa las pérdidas del PIB mundial para 2050 entre un 11 y un 14% si se mantienen las pautas actuales de emisiones, pero un 4% si éstas se reducen más rápidamente (el estudio también calcula las pérdidas de 48 economías importantes).

Esta pérdida proyectada empequeñece las estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, según las cuales los países en desarrollo necesitan actualmente 70.000 millones de dólares al año para adaptarse al cambio climático, cifra que se espera que aumente a 140.000-300.000 millones de dólares al año en 2030.

Por el contrario, el reciente informe de BloombergNEF sobre los subsidios a los combustibles fósiles descubrió que el apoyo directo a los combustibles fósiles por parte de los gobiernos del G20 en 2019 superó los 636.000 millones de dólares, lo que supone un descenso de apenas el 10% desde la ratificación del Acuerdo de París en 2015. Durante el período de cinco años evaluado, las naciones proporcionaron colectivamente 3,3 billones de dólares en subsidios a los combustibles fósiles.

Los comentarios están cerrados.