Subsecretaria Recabarren: “La protección de los derechos humanos no es una responsabilidad exclusiva del Estado”

Foto: Subsecretaría DDHH

La subsecretaria hizo un llamado a las empresas del sector acuícola a que sean promotoras y protectoras de los derechos humanos. Fuente: Aqua, 28 de julio de 2021.


En Chile, la tendencia por incorporar una mirada desde los derechos humanos en el quehacer de las empresas avanza cada día más. Es un tema que ha dado que hablar en el mundo empresarial, desde que Naciones Unidas, en 2011, hizo un llamado a la implementación de su plan de Principios Rectores sobre los Derechos Humanos y las Empresas.

Para profundizar en el tema, AQUA conversó con la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, quien destacó la importancia de la implementación de un enfoque de derechos humanos en la acción diaria de las empresas y, además, señaló que en Chile es un compromiso que se viene trabajando fuertemente desde 2017 con la implementación del Plan de Acción Nacional de Derechos Humanos y Empresas.

Según afirmó la subsecretaria, “los principios de este plan se sustentan en tres pilares; el deber de los Estados de proteger los derechos humanos; la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos, mediante la debida diligencia en materia de derechos humanos; y el deber de garantizar el acceso a mecanismos de reparación para las víctimas de abusos relacionados con la actividad de las empresas”.

En su primera versión, comprendida entre 2017 y 2020, la iniciativa contempló la ejecución de 146 acciones, distribuidas en los tres pilares de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos y contó con la participación de 17 instituciones públicas. “Hemos avanzado fuertemente en esta materia, pero aún tenemos muchos desafíos por delante”, aseguró Lorena Recabarren.

En cuanto a los beneficios que trae incorporar dichas medidas en las empresas, la subsecretaria señaló que su implementación es necesaria para “identificar y prevenir los riesgos asociados al negocio y también permite abordarlos en forma anticipada para minimizarlos o mitigarlos y así evitar eventuales impactos que puedan vulnerar los derechos fundamentales de las personas. La incorporación de un enfoque de derechos humanos en la empresa apunta al respeto de la dignidad humana, ya que el integrar la debida diligencia en todo su proceso productivo implica poner a la persona en el centro de su operación”.

En relación a la recepción que han tenido estos conceptos en el mundo empresarial chileno, la subsecretaria afirmó que la agenda de derechos humanos está avanzando y, con respecto a las empresas del sector acuícola, “creo que es oportuno reforzar el mensaje que les hicimos llegar en marzo del presente año, cuando sostuvimos un encuentro con el gremio SalmonChile, ocasión en que planteé que el resguardo y protección de los derechos humanos no es una responsabilidad exclusiva del Estado. Las empresas, ya sea como empleadores, prestadores de servicios o productores, también deben protegerlos”.

Para finalizar, la subsecretaria hizo un llamado a las empresas del sector acuícola, destacándolas como actores sociales de gran relevancia e invitándolas a que incorporen este enfoque y sean promotores y protectores de los derechos humanos.

Los comentarios están cerrados.