Organizaciones de la Mesa Ciudadana de Cambio Climático  demandan se declare “estado de emergencia climática permanente” ante informe del IPCC

Representantes de la instancia indican que los múltiples y agresivos eventos climáticos de las últimas semanas en todo el mundo demuestran que los dichos del IPCC no son meras advertencias sino señales de una realidad concreta. Santiago, 10 de agosto de 2021

By Comunicaciones

Organizaciones de la Mesa Ciudadana de Cambio Climático demandan se declare “estado de emergencia climática permanente” ante informe del IPCC

La Mesa Ciudadana de Cambio Climático solicita al gobierno de Chile declarar estado de emergencia climática permanente en todo el territorio hasta que no se implementen medidas eficaces que permitan abordar la peor crisis que enfrenta la civilización: el calentamiento global. Lo anterior, después de conocer las alarmantes conclusiones del último informe elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que evidenció que los impactos del calentamiento global son peores y más inminentes de lo anteriormente proyectado. El informe también es claro al adjudicar la actual crisis a la actividad humana, expresando que la responsabilidad en este sentido es “inequívoca”.

Tal como señala el informe, las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado en 1,1 ºC la temperatura del planeta desde la época preindustrial y se proyecta que en los próximos 20 años se alcanzarán o superarán los 1,5 ºC de calentamiento que el Acuerdo de París fijó como el umbral que no debíamos sobrepasar. Lo anterior trae consigo riesgos de desastres “sin precedentes” para la humanidad desde el punto de vista social, ambiental, económico y cultural, y de los cuales ya somos testigos. El informe fue lanzado en medio de noticias internacionales mostrando catástrofes climáticas en varias partes del planeta; entre otros, inundaciones e incendios forestales, afectando incluso a los países más ricos del globo. Cabe señalar que el informe adelanta en 10 años lo que el IPCC predijo hace solo tres años.

Con este pronóstico, el compromiso mundial de lograr emisiones netas cero al 2050 será un absoluto fracaso, y es por esto que la Mesa Ciudadana de Cambio Climático llama a los gobiernos, y en especial al de Chile, a adelantar todas las metas proyectadas al 2030 y 2050 en la Contribución Nacional Determinada (NDC) y en la Estrategia Climática de Largo Plazo (ECLP), considerando la vulnerabilidad de Chile ante los efectos del Cambio Climático. Cabe señalar que Chile cumple con siete de los nueve criterios de vulnerabilidad establecidos por la Convención Marco de Naciones Unidas por el Cambio Climático, CMNUCC[1]. Además, solicitamos de manera urgente al Congreso Nacional y al Gobierno de Chile, como colegislador, despachar cuanto antes el Proyecto de Ley Marco de Cambio Climático con todas las perfecciones realizadas en la Comisión de Medio Ambiente del Senado y con un presupuesto que permita desarrollar acciones de mitigación y adaptación bajo una gobernanza participativa e inclusiva desde los distintos territorios.

La Mesa Ciudadana de Cambio Climático considera además urgente adoptar un nuevo modelo de desarrollo basado en la justicia ambiental, derechos humanos y de la naturaleza, educación ambiental, protección de la biodiversidad, transición energética justa, participación ciudadana vinculante y economía sustentable, que permita de una vez por todas generar los urgentes cambios sistémicos de autoconducta en pro del medio ambiente, a nivel de industrias y de hábitos de consumo energético en la población, para disminuir la presión sobre los recursos naturales actuales, permitir que la naturaleza se regenere y evitar las peores consecuencias del desastre que se avizora para las próximas décadas.

Los científicos señalan que desde 1960, aproximadamente, los bosques, suelos y océanos han absorbido el 56% de todo el CO2 que la humanidad ha expulsado a la atmósfera, que desde entonces ha aumentado un 50%. Sumideros naturales como los bosques o los océanos requieren acciones urgentes de conservación y protección para que puedan seguir prestando su contribución ecosistémica de absorber CO2. Conservar la biomasa de los bosques es fundamental por el alto volumen de carbono que almacenan y por la protección de la biodiversidad, ambos aspectos en crisis e interdependientes entre sí, como señaló el reciente informe de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) y del IPCC. Por otro lado, las políticas de conservación de los océanos son absolutamente insuficientes en Chile, estando incluso ausentes de herramientas de gestión como las NDC y la ECLP. Por esto, la Mesa Ciudadana de Cambio Climático insiste en aumentar y perfeccionar las medidas de mitigación y adaptación, como el manejo forestal sustentable, la gestión sostenible de los recursos pesqueros, el aumento de refugios climáticos terrestres y oceánicos, la protección y el combate de incendios forestales y la promoción de soluciones basadas en la naturaleza.

Finalmente, la Mesa Ciudadana de Cambio Climático llama a los gobiernos a responsabilizarse seriamente de las negociaciones, decisiones y acuerdos que se adopten en la próxima COP26 a realizarse en Glasgow (Reino Unido) entre el 1 y el 12 de noviembre de 2021, empujando a que sean las necesarias y suficientes para poder optar a la cada vez más delgada ventana de oportunidad que aún tenemos para evitar las peores consecuencias de esta crisis.

Desde que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) fue adoptada, en 1992, han pasado 29 años y los países miembros llevan ya 25 años reuniéndose anualmente en las llamadas Conferencias de las Partes (COP). En todo ese tiempo las emisiones no sólo no han bajado, sino que han seguido aumentando.

A pesar de sus lapidarias advertencias, el IPCC deja una pequeña ventana de esperanza de que podamos evitar las peores consecuencias de esta crisis sin precedentes. Cada tonelada de CO2 importa y tendrá una repercusión en el mundo que dejemos para quienes vendrán. Para aprovechar dicha oportunidad debemos ser capaces de cortar las emisiones drásticamente y llegar a emisiones netas cero para el 2050. Ya no hay más tiempo para pensar sino que de actuar y tomar decisiones concretas que permitan revertir las peores consecuencias del colapso mundial que enfrentamos como humanidad.

 

Más informaciones:

Rodrigo Herrera Jeno

Secretario Ejecutivo Mesa Ciudadana de Cambio Climático

+56975282893

mesachilecc@gmail.com

 

[1] Criterios de Vulnerabilidad al CC en Chile de la CMNUCC: i) áreas costeras de baja altura; ii) zonas áridas y semiáridas; iii) zonas de bosques; iv) territorio susceptible a desastres naturales; v) áreas propensas a sequía y desertificación; vi) zonas urbanas con problemas de contaminación atmosférica, y; vii) ecosistemas montañosos.

  • No Comments
  • 11/08/2021