Revelan que la Armada ha obtenido casi $1.000 millones por la venta de cientos de hectáreas de pino y eucalipto a forestales

Una publicación del periódico Resumen dio cuenta de documentación donde se evidencian negocios millonarios que involucran a la Armada de Chile y sus contratos en la Península de Tumbes en Talcahuano. Todo en medio de denuncias realizadas por vecinos respecto a la destrucción de playas y bosque nativo en el sector. Fuente: 03 de agosto de 2021.


En Talcahuano, precisamente en la Península de Tumbes, reside población civil y la institución militar, pero se encuentra casi en su totalidad administrada por la Armada.

Según un artículo de Resumen, tras una solicitud de transparencia, la institución castrense reveló de la existencia de seis contratos con empresas forestales y ninguna de áridos, entre los años 2015 y 2020, a las que les vendió metros ruma de pino y eucaliptus por montos que alcanzan cerca de 975 millones de pesos.

De esa forma, según expresa el texto, se trata de una cantidad indeterminada de hectáreas de bosque nativo y plantaciones forestales que han sido explotadas sin mayor regulación en predios que incluso tienen entre sus especies al Queule, árbol endémico que se encuentra en peligro de extinción.

Tras una solicitud de transparencia, la institución castrense reveló de la existencia de seis contratos con empresas forestales entre 2015 y 2020, a las que les vendió metros ruma de pino y eucaliptus por montos que alcanzan cerca de 975 millones de pesos.

“La Península de Tumbes ha sido transformada en una zona de sacrificio de playas públicas por medio de la extracción de áridos, y de tala de bosque nativo y su sustitución por monocultivo forestal por parte de la Armada de Chile, que ha explotado estas plantaciones generando ingresos millonarios”, reza el artículo.

El medio describió cómo en febrero de este año reveló que la Corporación Nacional Forestal, institución encargada de fiscalizar los predios forestales, reconoció en voz de su Director Regional, Francisco Pozo Alvarado, en al menos tres oportunidades, que la marina sí cuenta con planes de manejo de explotación forestal en la Península de Tumbes. No obstante, la misma entidad señaló, tras una solicitud vía Transparencia, que no cuenta con ningún plan de manejo presentado por la Armada de Chile. No sólo de los últimos años, sino que ningún plan desde 1990 a la fecha.

“Es decir, la Armada de Chile habría explotado recursos forestales sin ningún plan de manejo presentado a la CONAF, y por ende fuera de toda legalidad. Cabe recordar que el artículo 29 del DL 701, de 1974, que fija régimen legal de los terrenos forestales o preferentemente aptos para la forestación, establece normas de fomento sobre la materia: «Cualquiera acción de corta o explotación de bosques, sea cual fuere la naturaleza de éstos, deberá hacerse previo plan de manejo registrado ante la Corporación Nacional Forestal y en el cual se contemple expresamente el terreno en que se hará efectiva la obligación mencionada en el inciso primero del artículo anterior»”, apunta la pieza periodística.

El artículo fue complementado con imágenes satelitales que muestran cómo la Armada habría explotado bosques y plantaciones en la Península de Tumbes durante décadas.

Contratos con forestales

Entre la información entregada a Resumen, se establece que en cuanto a los contratos con empresas forestales, el primero es con la Forestal San Alberto SPA en 2015. Se trata de la venta de cosechas de 18 hectáreas de pino y eucalipto por un monto indeterminado en predios fiscales. El segundo contrato es con COMACO y corresponde a 2016 e involucra la tala rasa de 72 hectáreas de eucalipto por un valor de 234 millones de pesos, aproximadamente. El tercer contrato también es con Comaco, en 2017 y corresponde al pago de 234 millones de pesos por 9 mil metros ruma de eucaliptos.

Conaf informó que que no cuenta con ningún plan de manejo presentado por la Armada de Chile en el sector. No sólo de los últimos años, sino que ningún plan desde 1990 a la fecha.

Respecto al cuarto contrato informado, es la venta de desechos forestales de eucalipto por 1 millón y medio de pesos comprados por la empresa Luis Arsenio Proboste Chamorro el año 2018. El quinto fue celebrado con la empresa Sociedad Forestal y Minera Terán y Prieto LTDA el año 2019. Se trata de la explotación de eucaliptus de los fundos Lorena y Playa Blanca por 88,34 hectáreas por cerca de 420 millones de pesos. Y el sexto contrato, fue realizado con la empresa Forestal Foresol SPA, involucrando 29,4 hectáreas de pino radiata explotados del Fundo Taihuen.

Según Resumen, los contratos celebrados entre privados y la Armada revelan otro detalle llamativo: en ellos se mencionan planes de manejo que habría en los predios administrados por la entidad castrense, pese a que la CONAF informó al medio  que la Armada no tenía planes de manejo en la península.

En cuanto a las empresas, Forestal Comaco se trata de una compañía de la familia Zunino, cuyo patriarca era Ítalo Zunino Muratori, empresario agrícola y forestal militante de la Democracia Cristiana, que murió en un accidente en helicóptero en Quilleco. Conocido en la zona por encabezar Enacar al momento en que se cerraron las minas de Carbón del Estado.

La Forestal San Alberto SPA es una empresa con sede en la Región del Libertador Bernardo O’Higgins y es representada por Alberto Aedo Molina. Por su parte Luis Proboste Chamorro es un contratista forestal.

Forestal Foresol es representada por Rodrigo Olguín Villalobos y tiene su sede en Concepción. Respecto a la Sociedad Forestal y Minera Terán y Prieto LTDA, tiene su sede en Curanilahue y es representada por Miguel Terán Carrasco.

Los comentarios están cerrados.