El efecto en el cobre y el petróleo de la crisis energética de los países desarrollados

La debacle del gas y electricidad que sacude al hemisferio norte podría impactar a los commodities como el cobre, principal producto de exportación de Chile. Además, se generaría una “inflación importada” por los mayores precios de estas energías. Fuente: Diario Financiero, 12 de octubre de 2021.


El hemisferio norte comienza a ser testigo de la primera crisis energética en la era de la transición hacia las energías limpias. La escasez que sacude los mercados de gas natural y electricidad se está desarrollando justo cuando la demanda se recupera de la pandemia.

Incluso, el primer ministro británico, Boris Johnson, se mostró dispuesto a utilizar el ejército de su país para afrontar la crisis de suministro de gasolina.

“Los principales escenarios de la crisis energética son Europa, que se abastece de gas natural extraído desde Rusia, y China, que está presentando un déficit de carbón para generar energía”, explica el director de Latinoamérica de Omega IGF, Miguel Medell.

Estos problemas son “un mensaje de advertencia sobre lo compleja que será la transición energética”, afirmó el experto en energía y autor “El Nuevo mapa: Energía, Clima y el Choque de Naciones”, Daniel Yergin, según Bloomberg.

Mientras los gobiernos de esa zona intentan reducir el uso de combustibles fósiles, sin tener aún una forma barata de almacenar las energías limpias, habrá desajustes en estos mercados, lo que provocará volatilidad en los precios de los commodities de energía, como el petróleo o el gas, pero también tendrá efectos indirectos en otros mercados.

Petróleo y gas

Los precios del petróleo han subido casi 30% desde fines de agosto, alcanzando máximos desde 2014. Al cierre de esta nota el crudo WTI cerró en US$ 79,49 el barril, mientras que el Brent llegó a US$ 82,40 por barril.

El gas natural, por su parte, alcanzó el mayor precio de su historia el martes. En la Bolsa de Metales de Londres llegó a 293,910 libras esterlinas por therm (2,85 metros cúbicos), y en la de Chicago subió hasta US$ 6,3 por mmBTU (equivalente a 10 therm).

No obstante, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció el jueves que aumentaría la producción de gas y en paralelo, la secretaria de energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, dijo que podrían liberar reservas estratégicas para detener la escasez de gas. Esto permitió al precio del gas natural retroceder hasta 222,210 libras esterlinas por therm en Londres y a US$ 5,6 mmBTU en Chicago el viernes.

Impacto en Chile

Considerando que Chile importa petróleo, el alza de su precio genera una “inflación importada en el país”, según Medell, lo que se sumaría a las mayores expectativas de inflación existentes, tras las medidas tomadas para combatir la pandemia.

Por el lado de la crisis de carbón que experimenta China, conjugada con sus problemas en el mercado inmobiliario, “pueden impactar fuertemente al precio del cobre”, añade Medell. Aun así, explica que el precio del cobre aún no estaría en una tendencia bajista, ya que no bajó del soporte de US$ 3,99 la libra la semana pasada.

Desde Julius Baer ven riesgo en dos ámbitos. “Primero está el consumo, ya que el precio más alto de la gasolina y el gas de uso doméstico puede tener un efecto adverso en el presupuesto familiar. Y en el segundo está la industria, que deberá determinar cuánto del incremento en energéticos será transferido al consumidor y cuánto será absorbido por la empresa en menores márgenes, ganancias y flujo libre de efectivo”, señala el director de asesoría y productos para las Américas de la firma suiza, Esteban Polidura.

Pese a que los precios de los commodities de energía pueden seguir aumentando en el corto plazo, en Julius Baer creen que los próximos meses retrocederá. “Para el petróleo, la producción de shale en Estados Unidos continúa expandiéndose lo que incrementará la oferta. Y del lado de la demanda, los altos precios del combustible afectan los presupuestos familiares”, señala Polidura. Su estimación es de US$ 60 por barril para el Brent.

En cuanto al gas natural, “la creciente oferta de carbón para generar electricidad y el repunte de los flujos de gas ruso deberían calmar los temores extremos sobre la oferta, reflejados en los precios récord que hemos visto”, estima. Para el gas natural proyectan un precio de US$ 3 por mmBTU.

Los comentarios están cerrados.