Plan de salida de carboneras sufre otro revés: CNE pide posponer el retiro de dos unidades

Foto: Diario Financiero

Unidades de la francesa Engie tenían previsto salir en diciembre, pero ahora será al menos en junio de 2022. Fuente: Diario Financiero, 25 de noviembre de 2021.


Pese a que todo ha estado encaminado a intentar acelerar el proceso de retiro de centrales a carbón, la sequía y la necesidad de tener generación para dar seguridad al sistema eléctrico está obligando a tomar medidas de fuerza mayor.

Este lunes, la Comisión Nacional de Energía (CNE) tomó la decisión de pedir oficialmente que la francesa Engie se tome hasta el 30 de junio del próximo año para desconectar sus unidades 14 y 15 de la Central Térmica Tocopilla.

Según se había anunciado, estaba contemplado que estas dos unidades, que aportan 268 MW de capacidad, pudieran ser retiradas a fines de este año. Sin embargo, la CNE pidió seis meses más, fecha que podría volver a revisarse, ya que el gobierno puede posponer este hito hasta por un año.

Según trascendió, a pesar de esta instrucción, la compañía sigue comprometida en seguir adelante con su plan de descarbonización, que busca dejar de usar este combustible a mediados de la década.

Seguridad del sistema

Según algunas fuentes del sector, no había otra opción que tomar esta decisión. De hecho, el gobierno lo habría estado analizando hace varias semanas, pero la idea era que no se transformara en un tema electoral, por la presión que existe de ir sacando estas centrales.

Aunque la Central Tocopilla está en una zona donde no hay problemas de suministro -los que se concentran de la zona de Polpaico, en la Región Metropolitana, al sur-, estas unidades permiten cubrir riesgos de falta de disponibilidad de gas, especialmente mirando el primer trimestre del próximo año, que es cuando existe mayor demanda del combustible en Europa.

De hecho, en la resolución de la CNE se toman como fundamentos los análisis que hizo el Coordinador Eléctrico Nacional, donde se revisaron factores de seguridad del sistema, por ejemplo considerando la salida de estas dos unidades. Retirarlas -agrega- «afectaría la seguridad de suministro eléctrico», entre otros factores porque se requeriría más petróleo.

En medio del complejo año que ha vivido el sector, la disponibilidad y capacidad para movilizar el petróleo -principalmente a través de camiones- ha sido un desafío en la planificación y operación de las centrales, dado que se ha requerido con mayor intensidad que otros años.

En este escenario, es altamente probable que también se postergue el retiro de la central Bocamina II, que estaba programada para mayo. A esto se suma, la solicitud -aunque no se ha concretado- del reinicio de la central Ventanas 1 de AES Andes.

Gas licuado: ENAP evaluará solicitud de alcaldes

Luego de que más de 20 alcaldes de la Región de Valparaíso solicitaran a Refinería Aconcagua de ENAP incorporarse como minoristas de gas licuado, la empresa estatal anunció que evaluará sus peticiones y presentará un proyecto en concreto.
«ENAP informa que ha recogido dichos planteamientos y anuncia que está en proceso de estudio para ver la factibilidad de la instalación de otros trenes de envasado de gas en el país, que se sumarían a los ya existentes en Linares y San Fernando», expresaron mediante un comunicado.
Por eso mismo, la empresa está estudiando cuál podría ser la eventual demanda que pudiera existir de gas licuado. «ENAP es una empresa de infraestructura crítica, estatal, y está disponible a estudiar cualquier proyecto que vaya en beneficio de todos los chilenos», agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *