«Deberíamos avanzar en una ley que separe pesca de acuicultura»

Jaime Sáez, electo diputado, afirma que la salmonicultura debe comprender que su producción no puede ser ilimitada permanentemente, “porque nuestros sistemas tienen una capacidad de carga”. Fuente: Salmonexpert, 22 de diciembre de 2021.


“Necesitamos una institucionalidad marítima que hoy no existe y tenemos que avanzar progresivamente hacia un Ministerio del Mar, que permita aunar criterios entre distintos sectores productivos vinculados a la actividad marítima. Acuicultura es una, la pesca es otra, el desarrollo portuario, la marina mercante, el cabotaje y los trabajadores”, que comparten un espacio, por lo que deben conversar, dice el diputado electo por el Distrito 26, Jaime Sáez Quiroz, en entrevista con Salmonexpert.

“No tenemos una institucionalidad que esté a la altura, somos uno de los pocos países de la OCDE donde es una Fuerza Armada finalmente el ente mayor regulador, en este caso la Armada de Chile y eso se transforma en parte del problema. Creo que eso es bien importante, una nueva institucionalidad marítima para una nueva gobernanza respecto del mar”, agrega Sáez.

“Una ley de pesca transparente, que no tenga una corrupción tan evidente como la que hemos conocido a partir de la que se promulgó en el Gobierno anterior de (Sebastián) Piñera, que garantice la sustentabilidad de las pesquerías, sobre todo en el sur austral de Chile”, donde se focaliza.

Sáez justifica la necesidad de “cambios y ajustes urgentes”, tanto en fiscalización como regulación, “porque finalmente lo que tenemos es que la institucionalidad es permanentemente burlada”, “lo cual obliga a que toda la acción fiscalizadora y democrática pública en materia medioambiental tenga prevalencia sobre consideraciones de carácter productivo en primera instancia”.

“Hoy la institucionalidad ambiental está sometida a un Comité de Ministros con una mirada económica de corto plazo por sobre la institucionalidad medioambiental y nosotros entendemos que sustentabilidad económica no es viable si no existe sustentabilidad medio ambiental. Y en el caso de la acuicultura (se desarrolla) en ecosistemas que son dañados de manera irreparable y finalmente el negocio también termina dañándose”, afirma Sáez.

“Creo que el conjunto de actores tiene que comprenderlo”, cada vez que sobre todo hay episodios de contaminación, accidentes o cuestionamientos de parte de la opinión pública hacia la industria, ella ha respondido que se requiere regulación. Esa regulación tiene que existir. Hoy tenemos una ley de pesca y acuicultura, pero “en la medida que avanzamos en una nueva ley de pesca creo que hay que separar aguas, la pesca es una actividad y la acuicultura es otra, ahí tiene que existir esa separación y, nosotros deberíamos avanzar en el transcurso de estos cuatro años decididamente en esa línea”, adelanta.

Otra necesidad son estudios de capacidad de carga y aunque comparte la moratoria para nuevas concesiones, advierte que “con ella ha aumentado la biomasa y el hacinamiento en un espacio todavía más reducido. Eso también es problemático. La industria tiene que comprender que su producción no puede ser infinita, ilimitada permanentemente, porque nuestros sistemas tienen una capacidad de carga que hay que determinar con criterios científicos neutrales. De lo contrario estamos liquidando la capacidad de nuestro mar y sentando bases para que ocurran episodios críticos de contaminación, de mortalidad etcétera que no los quiere nadie, porque finalmente termina siendo un problema no solo para industria, sino para todo el resto de los sectores productivos vinculados al mar”.

Y apunta a otra derivada de las moratorias: “hoy existe especulación en torno a las concesiones y eso no es posible. Estamos hablando de bienes comunes y hoy día hay especulaciones en torno a las concesiones que es contraproducente para avanzar en mayor sustentabilidad y por lo tanto la moratoria tiene que revisarse en detalle”.

Los comentarios están cerrados.