Nuevo parque marino en la región apuesta por la conservación de las ballenas azules

Foto: Codexverde

TICTOC-GOLFO CORCOVADO. Consejo de Ministros por la Sustentabilidad dio luz verde a iniciativa medioambiental. Fuente: El Llanquihue, 3 de diciembre de 2021.


En una sesión telemática, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad aprobó la creación del Parque Marino Tictoc-Golfo Corcovado en la Región de Los Lagos.

El área busca proteger el ecosistema marino, junto con los hábitats, los procesos y funciones ecológicas que se desarrollan en este, como una forma de contribuir a la sustentabilidad de la biodiversidad marina nacional y mundial.

El área propuesta en la denominada ecorregión chiloense cuenta con un espacio marítimo de 1.019,16 km2, y forma parte de una de las zonas de alimentación y crianza más importantes reconocida hasta la fecha en el hemisferio sur para la ballena azul (Balaenoptera musculus), especie considerada «En Peligro».

Se estima que al menos el 10% de la población mundial de ballenas azules está en el Golfo de Corcovado, y que estas son claves para la lucha contra el cambio climático, al cumplir un importante rol en la captura de carbono, como solución basada en la naturaleza. El parque marino representa una de las áreas más relevantes del territorio para la reproducción y alimentación de otros mamíferos marinos icónicos, como lobos marinos y nutrias; así como colonias de aves marinas, como pingüinos, cormoranes y fardelas, que se ven favorecidas por el nivel prístino del lugar y ambientes altamente productivos.

El área complementa e integra la transición terrestre-marina, con relevantes ambientes terrestres protegidos en la parte continental adyacente, que incluye Áreas Silvestres Protegidas del Estado y Áreas Protegidas Privadas, así como sitios prioritarios de la Estrategia Nacional de Biodiversidad, y también ambientes marítimos de importancia global.

«La creación de esta área es un gran avance para el país, en términos de política ambiental, ya que aporta en el cumplimiento de metas de conservación y de compromisos adquiridos en los convenios internacionales suscritos por Chile, como la Convención para la Diversidad Biológica, el convenio para la protección del medio marino y áreas costeras del Pacífico y la convención de Bonn sobre conservación de especies migratorias respectivamente», señaló el ministro del Medio Ambiente, Javier Naranjo.

La Subsecretaria de Pesca y Acuicultura, Alicia Gallardo, expresó: «Chile es un ejemplo mundial en conservación marina y debemos seguir en esta senda. El futuro es hoy y nuestro compromiso institucional también está con la conservación marina y el cuidado de su biodiversidad. El océano es un sistema integrado que funciona en cadena y, en la medida que lo protegemos, aseguramos un océano sano. El equilibrio entre desarrollo productivo y protección es la clave para que nuestro mar nos siga ofreciendo sus bondades».

SUMIDERO DE CARBONO

En promedio, cada ballena captura 33 toneladas de CO2, y extrae y acumula, durante siglos ese carbono de la atmósfera. Así, la protección y conservación de estas zonas de la Patagonia busca que sea considerada como un refugio climático, en donde se fomente la recuperación y mantención de la integridad de los ecosistemas marinos, se reduzcan las presiones sobre estos y de esta manera se fortalezcan las fundones y servicios ecosistémicos, como el ser un sumidero de carbono, para colaborar con los esfuerzos mundiales y nacionales.

Del mismo modo, el área es importante para ballenas sei (Balaenoptera borealis) en categoría «En Peligro crítico», y delfín chileno (Cephalorhynchus eutropia) en categoría «Vulnerable», junto con otros objetos de conservación como la ballena jorobada (Megaptem novaeangliae), y el delfín austral (Lagenorhynchus australis), además de la especie Sprattus fuegensis (sardina austral) por su características genéticas y rol ecosistémico, y la especie Euphausia vallentini por su rol en la base alimentaria de las especies de ballenas objetos de conservación del parque marino.

Los comentarios están cerrados.