¿Qué pasa con las aguas servidas en Puerto Varas?

Foto: Diario Puerto Varas

La playa del centro de Puerto Varas presenta coliformes fecales superando en 16 veces la normativa vigente sobre uso recreativo del agua. Así lo demuestran los informes de la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud Los Lagos. “Es bastante probable que la contaminación se deba a fallas en los sistemas de conexión, transporte y descargas –emisarios- de la concesionaria a cargo de las aguas servidas” aseveró Hernán Ramírez, investigador asociado a Fundación Terram. Fuente: Diario Puerto Varas, 21 de enero de 2022.


La contaminación por coliformes fecales del lago Llanquihue en la Bahía de Puerto Varas supera en 16 veces la normativa vigente para uso recreativo del agua. Tanto el informe de noviembre como el de diciembre 2021 de la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud Los Lagos revelaron que la playa del centro de la ciudad, a la altura de la calle San José, presenta 16.000 NMP (Número Más Probable) de coliformes fecales por 100 ML de agua.

Hernán Ramírez, investigador asociado a Fundación Terram, aseveró que “los coliformes fecales indican presencia de restos de excrementos humanos en un medio, y considerando que las dos muestras, que superaron la norma primaria de aguas de baño, se encuentran en pleno centro turístico de Puerto Varas, es poco probable que puedan provenir de alguna descarga ilegal. Como podría ser una “toma”. Por lo cual es bastante probable que la contaminación se deba a fallas en los sistemas de conexión, transporte y descargas –emisario- de la concesionaria a cargo de las aguas servidas”.

“Al respecto, la norma que ha sido excedida es una norma primaria de calidad de aguas (Decreto 143 /2009), que tiene por finalidad proteger la salud de las personas que practican deportes acuáticos o que tienen contacto directo con ella. Como es el caso de los bañistas. Cabe tener presente que esta norma, que es administrada por el Ministerio del Medio Ambiente, lleva 6 años de retraso en su ingreso a revisión. Cuya fiscalización recae en la Superintendencia de Medio Ambiente”, añadió Hernán Ramírez.

El Decreto con Fuerza de Ley N°382 de la Ley General de Servicios Sanitarios regula el establecimiento, construcción y explotación de los servicios sanitarios. Además, determina las responsabilidades de fiscalización que recaerá en la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

Pilar Barría, doctora en Ciencias y académica del Departamento de las Ingenierías Ulagos, expuso que “hay que mejorar el monitoreo del lago en distintos puntos. Me parece que eso es fundamental para partir. Tener un monitoreo en distintos lugares del lago, que tú puedas tener entonces control de las emisiones que hay, de las descargas puntuales, pero también de la contaminación difusa producto, por ejemplo, de la actividad agrícola, de la actividad de las parcelas de agrado que están alrededor del lago”.

“Eso es súper importante para poder conocer justamente, primero a partir de umbrales, cuándo tú sobrepasas los umbrales que podrían generar un daño ecosistémico al lago o también ser un daño para la salud de quienes van y quienes están acá visitando, especialmente en el verano”, agregó Pilar Barría.

En términos legales la única vía por la que la sanitaria podría arrojar coliformes fecales al lago sería a través de los aliviaderos de tormenta. Estos son conductos que sirven para permitir la salida de aguas sobrantes de un embalse o canalización. Particularmente de los sistemas de recolección de aguas servidas, plantas elevadoras y de tratamiento. La construcción de este tipo de obras es exigida en determinada estructura sanitaria como medida de seguridad ante aumentos en el caudal del sistema o para evitar inundaciones por lluvias.

Marcelo Cofré, sub-gerente de Medio Ambiente de la Empresa de Servicios Sanitarios Los Lagos (Essal), expuso que “no hay ninguna probabilidad de que los valores de coliformes fecales tengan que ver con la activación del aliviadero de emergencia porque los coliformes fecales en general tienen una permanencia bastante baja, de horas o días. Se eliminan producto de la radiación solar, son microorganismos que tienen baja supervivencia”.

“En el fondo, hablamos de coliformes fecales, no es una sustancia. Son microorganismos que al ser expuestos en un ambiente no apropiado o ajeno como es el agua del lago o el agua de mar tienen un bajo periodo de supervivencia. Son dos o tres horas en el agua de mar, una solución salina, decaen, mueren. En el agua dulce tienen una permanencia mayor, de a lo más un día”, añadió Marcelo Cofré.

Aliviadero de tormenta de Puerto Varas

El aliviadero de tormenta de Santa Rosa se activó por última vez en septiembre de 2021 según Marcelo Cofré. Asimismo, afirmó que habría otro tipo de descargas que contribuyen al estado en el que se encuentra el cuerpo de agua. “Como empresa venimos caracterizando desde el año 2018 todas estas descargas que hay en el lago Llanquihue y en la bahía de Puerto Varas que fundamentalmente corresponden a esteros que fueron intubados y permanentemente en el tiempo hemos observado que estas descargas vienen con elevados niveles de coliformes fecales”, dijo.

Los comentarios están cerrados.