Vecinos se toman ingreso a tranque del grupo Luksic: «No toman en serio el conflicto»

La comunidad acusa que la empresa dejó de asistir a una mesa de diálogo en que los vecinos estaban acordando una compensación con la minera para reparar el daño causado en la zona producto de la contaminación ambiental que está provocando el tranque «El Mauro», proyecto que fue instalado sin un proceso de participación ciudadana. Fuente: El Desconcierto, 6 de enero de 2022.


Un gran grupo de vecinos de la localidad de Caimanes desde este miércoles se han tomado el camino de ingreso al tranque de relave «El Mauro» de la Minera Los Pelambres, que es propiedad del grupo Luksic.

El motivo de la protesta es el quiebre en una mesa de diálogo que desde hace dos meses estaba sosteniendo la empresa con la comunidad, quienes reclaman que la compañía no se está haciendo cargo del importante daño ambiental que está generando en la zona.

«En las últimas semanas hemos tenido conversaciones con la empresa para ver si podemos ponernos de acuerdo entre la comunidad y la minera para resolver el conflicto que nos afecta desde hace muchos años«, comenzó explicando a El Desconcierto el vocero de las comunidades cercanas a Caimanes, Cristian Flores Tapia.

Flores agregó que «en ese sentido la minera tenía que llegar antes de ayer a la mesa que se estaba sosteniendo, pero no llegó. Por eso la comunidad tomó la decisión de tomarse los caminos hasta que vuelvan a retomar el diálogo, considerando que la minera no está tomando en serio el conflicto con la comunidad«.

Tranque de relave «El Mauro»

El tranque de relave «El Mauro» ha generado desde que comenzó sus trabajos de instalación episodios generalizados de contaminación del agua y el aire, que han sido numerosas veces denunciados por los vecinos, quienes también aseguran que informes de la Brigadas Investigadoras de Delitos Contra el Medio Ambiente (Bidema) de la Policía de Investigaciones (PDI) los respaldan.

«Los que no tienen plata para comprar en bidones o en supermercados, lo están haciendo desde las llaves, asumiendo las consecuencias de que el agua está contaminada. Hoy día la comunidad se encuentra permanentemente respirando el polvo que emana el tranque de relave. Hemos tenido las pruebas de que en algunos momentos es mucho más fuerte y en otros es menor», sostiene Flores.

Es por este motivo, junto con que no se realizaron instancias de participación ciudadano para autorizar el proyecto, que un grupo de vecinos judicializaron el caso, causa que llegó hasta la Corte Suprema y finalmente concluyó con un acuerdo con la minera de entregar a estos miembros de la comunidad $32 millones a modo de compensación.

Vecinos fuera del acuerdo

Sin embargo, los vecinos que no fueron parte de este acuerdo por no tener información del proyecto reclaman a través de la nueva mesa de negociación que merecen recibir el mismo trato. Pero la minera respondió públicamente este jueves que «de acuerdo a los permisos y normativa vigente, esta exigencia no corresponde».

El dirigente de la comunidad opina que «ya hay una jurisprudencia, que significa que lo que se opta para grupos en las comunidades que tengan la misma tendencia obviamente tiene que ser para toda la comunidad. Eso es lo que está alegando hoy día toda la comunidad. Pero es una sentencia de tribunales, no es que nosotros hayamos querido llegar a un acuerdo en términos económicos, sino que simplemente hay una sentencia que tiene que socializarla con toda la comunidad».

Hasta la noche de este jueves el bloqueo del camino por parte de los vecinos continuaba y la empresa ha dispuesto de un «puente aéreo» para que algunos trabajadores puedan llegar al tranque de relave.

Los comentarios están cerrados.