Rodrigo Mundaca: «Si hay racionamiento de agua, habrá una intervención del Estado que priorizará el consumo humano»

El racionamiento es una posibilidad, dice el gobernador de Valparaíso, pero los esfuerzos están puestos en que eso no ocurra. "Los dueños del agua están determinando si vamos a tener agua o no", afirma. El dirigente de Modatima asegura que el gobierno impulsará un proyecto de "Consejos de cuencas", para que las comunidades puedan participar en la administración del agua, cuenten o no con derechos de aprovechamiento; lo que irá aparejado con lo que se defina en la Convención Constitucional. Fuente: La Tercera, 13 de mayo de 2022.


Según el gobernador de la Región de Valparaíso, Rodrigo Mundaca (Ind.-RD), con el nivel de agua que tiene hoy el embalse Los Aromos el suministro continuo en el Gran Valparaíso está asegurado solo hasta agosto.

El depósito -principal fuente de abastecimiento de las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y Concón- hoy presenta 8,3 millones de m3 del recurso, de los 22 que se requieren tener al 1 de septiembre para garantizar la continuidad del servicio hasta mayo del 2023.

«Estamos en una situación muy crítica. No tenemos ninguna posibilidad, en este minuto, de dar certeza», dice el dirigente de Modatima. Lo complejo, agrega, es que aún no hay acuerdo entre los agricultores del Río Aconcagua -que provee al embalse- para disminuir la cantidad de agua que extraen de la cuenca y así rellenar Los Aromos.

La próxima semana, la mesa que reúne a la sanitaria Esval, al gobierno y los agricultores podría alcanzar consenso. Pero, si no hay acuerdo, «el Estado tendrá que intervenir la cuenca», dice Mundaca. Tal como lo hizo en septiembre de 2021.

¿El racionamiento es una posibilidad?

El racionamiento es una posibilidad en la Región de Valparaíso.

¿Por qué los regantes (agricultores) no han llegado a acuerdo?

La Tercera Sección pide 48 horas de riego. La Primera y la Segunda ofrece 36. Y de por medio está Esval, al que se le solicita que busque nuevas fuentes de agua e invierta en el tratamiento de aguas servidas (…) la disputa tiene que ver con dar certeza de agua de riego en las tres secciones.

¿Quién responde a los agricultores? Tienen que dejar de regar y perder plantaciones, a pesar de contar con derechos de aprovechamiento de agua.

Hoy día creo la discusión es otra. Los dueños del agua son los que definen si vamos a tener agua o no en la zona metropolitana de la región. La titularidad de un derecho está determinando si vamos a tener agua o no (…) aquí tiene que prevalecer el bien común y no el interés privado.

¿Qué le parece la postura de los agricultores y de Esval?

Han participado y puesto sus temas por delante, pero creo que les falta generosidad. Y entender que estamos ad portas de cambiar el régimen jurídico y privado de agua, y eso significa que va a cambiar toda la mirada en torno al uso del agua, estableciendo prioridades. No es lo mismo la agricultura familiar campesina versus esta gran agricultura que orienta su producción a los mercados de exportación.

¿Por qué el Gobierno Regional (GORE) de Valparaíso no ha presentado un plan de posible racionamiento de agua, como sí hizo el de Santiago, que encabeza Claudio Orrego?

Desde que asumimos formulamos un plan de gobernanza hídrica (…) hemos armado mesas provinciales hídricas, donde hemos involucrado a los municipios en los procesos de fiscalización para garantizar que no haya prácticas impropias en los cuerpos de agua. Como GORE el año pasado nos tuvimos que involucrar en un proyecto de más de $ 5 mil millones, para comprar 52 camiones aljibe (…) y hemos estado trabajando en el manejo integrado de cuencas. Con la ministra (de Medio Ambiente) Maisa Rojas nos hemos reunido varias veces, también con su subsecretario, Max Proaño. Estamos apoyando los consejos de cuencas, que significa que la titularidad de un derecho de aprovechamiento de agua, sea superficial o subterráneo, no puede ser un obstáculo que impida la participación de las comunidades en la administración de las cuencas de sus territorios.

¿Pero es vinculante?

Los consejos de cuencas son vinculantes. Y de hecho cambió el eje del tratamiento del agua desde el Ejecutivo. Hoy hay un comité interministerial (…) y ahí se va a impulsar un proyecto que se titula «Consejos de cuencas».

¿Y eso no vulnera el derecho de propiedad?

Está ese planteamiento, pero también está en compás con lo que sucede en el proceso constituyente (…) estuvimos el sábado acompañando la presentación del informe de la comisión de Medio Ambiente, y en la votación que hubo se aprobó el estatuto del agua.

Entonces, son medidas más a mediano plazo que a corto plazo.

Los «Consejos de cuencas» es un proyecto que se va a empujar desde el comité interministerial, y que tiene un correlato, o se encuentra colegiado, con lo que se está discutiendo hoy día en la Convención Constitucional.

Y a corto plazo, ¿por qué no ha solicitado a entidades como la Onemi o la Superintendencia de Servicios Sanitarios que entreguen un plan, como hizo el gobernador Orrego?

Lo vengo exigiendo desde el primer día, que me transfieran las competencias en materia de agua. Sí, Orrego pide el plan y lo presenta, pero para ser muy preciso, pone la centralidad en el consumo humano de agua, pero no en la industria extractiva. Dice «tienen que bañarse más corto, no tienen que regar los jardines, no tienen que lavar los autos». Orrego le transfiere la responsabilidad del cuidado del agua a los ciudadanos, pero nada dice de la industria extractiva, de la industria asociada al monocultivo, de la contaminación de las fuentes de agua (…) hay que ser precisos cuando uno, alegóricamente, plantea un plan de racionamiento, poniendo la centralidad de la discusión en los ciudadanos y no en la industria extractiva, que usa los mayores volúmenes de agua.

Esa es su crítica respecto del plan que presentó Orrego, pero ¿por qué no ha presentado uno poniendo énfasis en las áreas que menciona?

Nosotros lo hemos presentado desde un primer minuto. Hoy estamos coordinando las mesas de agua (…) estamos trabajando en función de que no haya racionamiento. Y, por el contrario, que además exista certeza para el agua de consumo, particularmente en la zona metropolitana de la región (…) pero sin desatender lo que está pasando en el interior, donde no hay ninguna certeza de agua (…) nosotros estamos haciendo cosas concretas, más allá de la cosa alegórica, que dice Orrego, y que arma cosas de rap y sale cantando y bailando.

Pero él presenta un plan.

Sí, pero, te vuelvo a repetir. Presenta un plan donde la centralidad la coloca en nosotros, pero no en la industria extractiva, no la limita.

¿Se ha puesto un plazo para elaborar o solicitar la formulación de un plan de racionamiento?

El gobierno central sabe cuál es nuestra posición en materia de agua, y sabe que estamos haciendo todos los esfuerzos humanos y no humanos para que no exista racionamiento en la región. Existe riesgo de racionamiento, pero mi prioridad hoy día es que eso no exista.

Si existe la posibilidad de racionamiento, entonces, ¿existe la posibilidad de formular un plan también?

Hoy día si existe racionamiento habrá intervención por parte del Estado en la cuenca del Aconcagua. Y, si existe intervención, se van a establecer prioridades de uso, entonces el plan es supersimple: si el Estado interviene hay prioridades de uso, y ¿cuál es la principal prioridad de uso? El agua de consumo humano. Segunda prioridad, la producción de alimentos. Y tercera, la reparación ecosistémica de los cuerpos de agua que hoy se encuentran sobreotorgados. Ese es el plan. Y no existe otro. No existe un plan de racionamiento en marcha. ¿Existe la posibilidad de que exista racionamiento hoy día en la zona metropolitana de la Región de Valparaíso? Sí, si es que no hay acuerdo con los regantes del Aconcagua (…) y si es que no existe inversión por parte de la empresa sanitaria (Esval).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.