Micro documental recoge la voz de las comunidades que buscan proteger las Islas Desertores y costa de Chaitén

Foto: Patagonia Mar y Tierra

En el marco de la alianza de Fundación Terram junto a Patagonia Mar y Tierra queremos destacar el material audiovisual, que será lanzado en el marco del Día Mundial de los Océanos, donde se relata el proceso de solicitud de un Espacio Costero Marino de Pueblos Originarios (ECMPO) cuyo objetivo es conservar la cultura y las prácticas ancestrales, así como la rica biodiversidad de una zona que abarca más de 200 mil hectáreas en la Región de Los Lagos.


La abundante biodiversidad de las más de 200 mil hectáreas que conforman el Espacio Costero Marino de Pueblos Originarios (ECMPO) “Islas Desertores y Costa de Chaitén” -actualmente en proceso de tramitación- están marcadas por la presencia de las comunidades indígenas que mantienen prácticas y usos ancestrales que son parte de su forma de vida e identidad.

Su profunda vinculación con el territorio y maritorio es presentada en un micro documental de nueve minutos titulado “Voces del Maritorio Minchemawida Chaitén”, donde son los propios habitantes de la zona quienes dan cuenta de su estrecha relación con la naturaleza única que caracteriza este lugar, y también explican cuál es el significado vital que este espacio tiene para ellos.

“Estamos muy agradecidos del resultado del documental, el cual contó con la colaboración de muchas personas que habitan aquí, desde sus distintos roles y las actividades diarias y comunitarias. El proceso se dio de una forma muy natural y nos dimos cuenta de que nuestras voces se unificaron en un solo relato consciente con el territorio”, explica Pamela Mayorga, presidenta de la Corporación Ambiental local del Uso del Borde Costero Chaitén y coordinadora de la mesa de trabajo local.

“Queremos invitarlos a ver este hermoso trabajo para que conozcan cómo avanzamos comunitariamente en la conservación de este territorio y maritorio, con nuestras prácticas cotidianas que han sido heredadas por los más antiguos: ellos fueron quienes comprendieron el ciclo de la naturaleza y nos enseñaron la gran influencia que tienen en nuestras vidas estas actividades ancestrales”, agrega la dirigente.

La solicitud de ECMPO “Islas Desertores y Costa de Chaitén” fue acogida a trámite en 2020 y busca resguardar y preservar la cultura, historia, prácticas y formas de vida asumidas por sus habitantes y traspasadas de generación en generación. Asimismo, también busca conservar la gran biodiversidad del lugar, donde habitan algunos mamíferos marinos emblemáticos como ballenas azules, fin y sei; aves como el cormorán imperial, cisnes de cuello negro y gaviota de franklin; corales de agua fría y decenas de especies marinas de importancia comercial para los pescadores artesanales.

El ECMPO se ubica a poco más de 20 km al noroeste Chaitén, Región de Los Lagos, en un área aledaña al Parque Nacional Pumalín y al Parque Nacional Corcovado, por lo que también se visualiza como un aporte a la conservación integral de la porción marina y terrestre de la región. Esto, frente a potenciales amenazas como la salmonicultura, la mitilicultura industrial, la sobreexplotación de recursos, la contaminación marina, el cultivo de macroalgas, el turismo no regulado, el tráfico marítimo y el cambio climático. 

La iniciativa de declaración de este ECMPO cuenta con el apoyo técnico del grupo Patagonia Mar y Tierra (PMyT) y del Programa Austral Patagonia de la Universidad Austral de Chile. 

Según explica Yacqueline Montecinos, especialista en biodiversidad marina de WWF Chile, organización integrante PMyT, “esta solicitud de ECMPO complementa la mirada de protección del ambiente natural que tiene la comunidad, la cual se une a las figuras de protección que ya se encuentran en la zona —parques nacionales Pumalín y Corcovado—. Este es un ejemplo de unión donde comunidades de pueblos originarios buscan mantener los usos históricos de este lugar, que van en directa relación con la mirada respetuosa que tienen hacia su biodiversidad”.

“La realización y promoción de este microdocumental es un excelente reflejo de cómo estas comunidades interactúan con su medio natural en un marco de conocimiento ancestral, el cual ha sido puesto en práctica por cientos de años, permitiendo que este borde costero cuente con las características de vida natural que lo hacen ser un sitio prioritario para la conservación de vida marina en la Patagonia”, agrega la especialista.

Link al corto “Voces del Maritorio Minchemawida Chaitén”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.