Kristine Tompkins anuncia que Patagonia creará fideicomiso para luchar contra el cambio climático

La ex CEO y directora de la multinacional de vestuario sustentable para el aire libre reveló que destinarán parte de las ganancias anuales para abordar el calentamiento global. Fuente: Diario Financiero, 15 de septiembre de 2022.


Desde sus inicios en 1953, la multinacional de vestuario outdoor estadounidense Patagonia ha tenido como sello el cuidado del medio ambiente. En esa línea, Kristine Tompkins -integrante del directorio y exCEO de la compañía- anunció en entrevista con DF que la marca destinará todas las ganancias que no se reinviertan en el negocio como dividendos para ayudar a la lucha contra la crisis climática.

La empresaria y conservacionista estadounidense, conocida por su labor en la protección de bosques del sur de Chile, comentó que en los últimos dos años estuvieron analizando formas de garantizar que la compañía realice un aporte “sustancial” a la naturaleza a largo plazo.

“Buscamos que Patagonia se convierta en uno de los financiadores ambientales más grandes del mundo”.

“Pensamos en una serie de caminos, como convertir Patagonia en una empresa pública o venderla, pero logramos llegar a esta estrategia, que canoniza los valores de la compañía en el futuro y, a la vez, la mantiene como una entidad comercial próspera”, dijo Tompkins.

Con la consigna de que “La Tierra es nuestra única accionista”, su dueño y fundador, Yvon Chouinard, decidió transferir toda su propiedad a dos nuevas entidades: el fideicomiso Patagonia Purpose Trust y la organización de bienestar social Holdfast Collective.

Patagonia Purpose Trust operará como un fideicomiso, el cual tendrá el 100% de las acciones con derecho a voto de Patagonia –equivalentes a un 2% de la compañía- y será guiado y supervisado por la familia Chouinard.

“El objetivo de este fideicomiso es crear una estructura legal que consagre el propósito de Patagonia de trabajar con un foco en el planeta, donde cualquier decisión de los accionistas, de tipo material o corporativa, tendrá que ser aprobada por este fideicomiso”, afirmó Tompkins.

En tanto, la organización Holdfast Collective será propietaria del total de las acciones sin derecho a voto, equivalentes a un 98% de la firma. “Luego de que se realicen todas las inversiones que la empresa necesita para estar saludable y continuar financiándose, el exceso de ganancias, posterior a ese proceso, será emitido como dividendos a este colectivo”, explicó Tompkins.

El Holdfast Collective, guiado y supervisado por la familia Chouinard, financiará organizaciones que están en primera línea luchando contra la crisis ambiental, con proyectos ligados a la protección de la naturaleza y la biodiversidad, así como apoyar la prosperidad de las comunidades.

La compañía proyecta que pagará un dividendo anual cercano a los US $100 millones como parte de su fideicomiso, dependiendo de la situación económica del negocio.

Con el cambio, los propietarios de Patagonia pasan a ser Holdfast Collective y Patagonia Purpose Trust. No obstante, a la cabeza de la multinacional continuará su actual CEO, Ryan Gellert, al igual que su directorio, presidido por Charles Conn, y que incluye miembros de la familia Chouinard y a Kristine Tompkins, entre otros.

 

Los proyectos

Tompkins señaló que si bien aún no tienen decididos los proyectos que apoyarán, la idea es que los recursos estén dirigidos a diferentes categorías, “especialmente en lo relacionado a la conservación de la tierra y el mar, y cómo eso contribuye al cambio climático en temas de disminución de emisiones. Hay un gran interés en esa área en particular”, dijo.

Añadió que la idea también es que Patagonia siga la misma línea de los últimos 30 años, donde ha comprometido el 1% de sus ventas a organizaciones ambientales sin fines de lucro. En 2002 creó la corporación “1% para el Planeta”, una alianza de empresas para la protección de los ambientes naturales, con foco en proyectos para abordar la contaminación del plástico y los incendios forestales, iniciativa que seguirá activa.

Por otro lado, los clientes de la marca, para chequear que los recursos efectivamente se estén destinando a proyectos de conservación y protección de la naturaleza, podrán acceder a informes que detallen las iniciativas en las que trabajen, donde se informará del destino de los recursos e impacto.

Efecto multiplicador

Tompkins afirmó que con el cambio de modelo buscan tener un efecto en las demás compañías a nivel mundial.

“Esto abre una forma completamente nueva para las empresas que realmente se toman en serio cambiar la apariencia del éxito, el cual no dependa solo del aspecto comercial”, dijo la empresaria.

El plan es ambicioso: aspiran que Patagonia se convierta “en uno de los financiadores ambientales más grandes del mundo”, donde “en lo que vaya mal -ecológica o socialmente-, podamos aportar de la mejor forma. Creo que esto tendrá un efecto multiplicador bastante rápido, y ya no hay tiempo que perder en concretar estos cambios”.

Los comentarios están cerrados.