Inician proceso sancionatorio por faltas gravísimas a Salmones Aysén S.A.

Tras una denuncia ciudadana, la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) inició un proceso sancionatorio contra la empresa Salmones Aysén S.A., controlada Pablo Baraona. El proceso es por dos infracciones, calificadas por la autoridad ambiental como "gravísimas" y "graves", por lo que la salmonera podría ser clausurada, perder su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) y pagar una multa de hasta $10 mil millones, luego de un escape de 25 mil ejemplares de la especie "salmón del pacífico" o "coho" desde una instalación en la comuna de Calbuco, en la Región de Los Lagos. El Superintendente del Medio Ambiente (s), Emanuel Ibarra, explicó que en este caso “se genera un daño ambiental en el ecosistema porque dichos salmones depredan a otros peces nativos, entre otros impactos negativos”. Fuente: El Mostrador, 5 de octubre de 2022.


La empresa salmonera Salmones Aysén S.A., controlada por Pablo Baraona, podría sufrir una clausura y una multa de $10.000 millones, tras una masiva fuga de peces ocurrida en 2019 y la falta de un plan de acción para enfrentar la contingencia.

El hecho afectó una instalación ubicada en la comuna de Calbuco, en la Región de los Ríos,  que el 30 de septiembre sufrió el escape de 26.531 ejemplares de la especie «salmón del pacífico» o «coho», según informó la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA).

Tras la fuga la SMA inició una investigación tras una denuncia ciudadana y pidió a la empresa presentar un plan de acción. Un informe oficial determinó que el hecho se debió a una instalación mal fecha en el Centro de Engorda de Salmón (CES).

Al respecto, el Superintendente del Medio Ambiente (s), Emanuel Ibarra explicó que en este caso “a raíz de la fuga masiva de especies de salmones, considerada una especie exótica invasora, se genera un daño ambiental en el ecosistema porque dichos salmones depredan a otros peces nativos, entre otros impactos negativos”, indicó la autoridad.

El controlador de Salmones Aysén S.A. es hijo del fallecido exministro de Economía y Minería de la dictadura militar, Pablo Baraona Urzúa.

Cargos

El hecho derivó en la presentación de dos cargos de la SMA contra la firma.

La primera infracción se sustenta porque la empresa no mantuvo en el centro de cultivo “Canal Huito” las condiciones mínimas de seguridad establecidas en su resolución de calificación ambiental (RCA), en la etapa de operación, de acuerdo con las condiciones oceanográficas del área concesionada, cuya consecuencia fue el escape masivo de ejemplares desde el Centro.

Lo anterior se expresa en que la memoria de cálculo de fondeo de módulo 100 del año 2017, no cuenta con antecedentes fehacientes de corrientes oceanográficas imperantes del sector de emplazamiento, lo cual es parte de las bases para el diseño y adecuada instalación del módulo, detalló la SMA.

«El titular no realizó las respectivas verificaciones semestrales y anuales de los módulos de cultivo, sus elementos conformantes y el sistema de fondeo completo; en relación a las redes (artes de cultivo), no se realizaron las revisiones diarias comprometidas en la evaluación ambiental para evitar el escape de peces de la jaula 104; y se realizó la instalación deficiente de un tensor que aumentó el desgaste del material que componía la malla pecera y que no fue detectada oportunamente», advirtió la entidad.

En cuanto a la segunda infracción, esta se sustenta a la implementación tardía del plan de acción ante contingencias de escape de peces.

La primera de las infracciones fue clasificada como gravísima, por lo que el titular arriesga la revocación de la RCA, clausura o multa de hasta 10 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA). Mientras que la segunda infracción fue clasificada como grave por lo que la empresa podría ser objeto de Revocación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), Clausura o Multa de hasta 5 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA).

Sanciones

La primera de las infracciones fue clasificada como gravísima, por lo que el titular arriesga la revocación de la RCA, clausura o multa de hasta 10 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA), unos 7.000 millones de pesos.

En tanto, la segunda infracción fue clasificada como grave por lo que la empresa podría ser objeto de Revocación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), Clausura o Multa de hasta 5 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA), unos 3.500 millones de pesos.

Tras la notificación de esta formulación de cargos, Salmones Aysén S.A. tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar un Programa de Cumplimiento y de 15 días hábiles para formular sus descargos respectivos.

Los comentarios están cerrados.