Las definiciones de José Miguel Ahumada por TPP11 a una semana de su votación en la sala del Senado

Foto: Agencia UNO

Subsecretario explicó las críticas a mecanismos de resolución de controversias que se buscan excluir con side letters. Fuente: Diario Financiero, 4 de octubre de 2022.


Poco más de una hora llevaba la discusión en la Sala del Senado sobre el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico -CPTPP o TPP11- cuando por fin intervino ayer el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, José Miguel Ahumada. A una semana de que la Cámara Alta vote el acuerdo, la autoridad abordó inquietudes sobre el mecanismo de resolución de controversias inversionista-Estado, que el gobierno busca excluir con side letters, o cartas bilaterales.

El titular de la Subrei explicó que, dado el debate que están generando en el mundo los marcos regulatorios en la inversión extranjera, el gobierno impulsó side letters, “que no es algo que nosotros estemos planteando sin ningún antecedente, sin ninguna experiencia”, aseguró.

Recordó que Nueva Zelanda desplegó una estrategia similar en 2018, y argumentó: “Este tipo de tribunales ad hoc, que fueron tan populares en los 90, hoy día efectivamente están siendo cuestionados por parte importante de los países con los cuales nosotros intercambiamos o nos comparamos”.

Narró el caso de la Unión Europea, que firmó acuerdos bilaterales de inversión, pero que desde 2015 busca instalar una corte permanente, ya que los tribubales ad hoc “carecen de jurisprudencia, no tienen jueces, tienen árbitros, no son pagados por algún aparato público sino que se construyen ad hoc a las demandas”, relató el Subrei.

También nombró a otros países que han criticado estos mecanismos, como Estados Unidos, o que se han excluido, como Canadá. Recordó que el RCEP, el acuerdo más grande del mundo, no tiene capítulo de mecanismo de resolución de controversias con tribunales ad hoc, y que Australia y Nueva Zelanda establecieron side letters sobre el tema en su acuerdo con Asean.

“Lo que hemos planteado como gobierno es por qué no ser parte de esa discusión internacional que hoy día se está dando”, argumentó el subsecretario.Y agregó que “estamos, desde nuestra perspectiva, ante una situación en que o establecemos más bien la inercia de lo que ya se ha venido estableciendo, o tratamos de insertarnos en este debate global, en esta discusión global con los países con los cuales tradicionalmente nos comparamos”.

La autoridad señaló que “se han sobredimensionado las ventajas comerciales” del TPP11, y recordó que las 3.000 líneas arancelarias de las que se habló por años son 1.228 productos, de los cuales 444 tienen oportunidades comerciales.

También recogió que se ha afirmado que con el CPTPP no se podrán establecer empresas públicas, lo que descartó. Pero alertó que “hay otro tipo de problemas respecto a si es que el Estado puede subsidiar ese tipo de empresa y si esto puede afectar la rentabilidad de la contraparte. Eso podría ser efectivamente espacio de demanda internacional por parte de inversionistas. Otra cosa es si se gana en ese juicio”, comentó.

¿Y las PYME? 
Ahumada también se refirió a las posibilidades que podrían tener las PYME de insertarse en cadenas regionales de valor, de ratificarse el TPP11. Relató que este punto está concentrado en el Capítulo de Acumulación de Origen, que -dijo- tiene dos “áreas clave”: la armonización de la norma de origen y la acumulación de origen.
Explicó que el la primera permitiría “hacer mucho más eficiente el intercambio de bienes”, pues ya no se necesitarían 11 normas diferentes, sino que se tendría un mismo estándar. Y, el segundo punto “podría permitir fortalecer la inserción de PYME en las cadenas regionales de valor, según se ha establecido”.
Si bien reconoció que “esto efectivamente tiene un potencial”, señaló que en un estudio elaborado recientemente por Nueva Zelanda para analizar el impacto de la ratificación, se evidencia que “en términos de PYME ha sido bastante débil la participación”. Y agregó que las ganancias comerciales han sido inferiores a lo que esperaba el país.
“Esto nos dice que no hay mucha ganancia en términos comerciales, pero tiene estos capítulos de acumulación de origen que permitirían, por lo menos en términos de regla, aumentar estas exportaciones de las PYME”, dijo. Pero, detalló que las pequeñas empresas nacionales exportan poco, o bien no envían a Asia, sino que, debido a su economía de escala, a los problemas de distancia, se enfocan en los países de América Latina, por lo que los principales beneficios se enfocarían en Perú o México.

Los comentarios están cerrados.